El 70% de los pacientes con epilepsia logra controlar la enfermedad con el tratamiento adecuado

Se estima que 50 millones de personas en el mundo y 230.000 en Argentina padecen esta afección. En Día internacional de la Epilepsia, cuáles son los avances de las terapias con cannabis medicinal

Hay dos momentos de la vida donde la aparición de la epilepsia resulta más habitual: en los primeros años de vida y después de los 60 años (Getty)
Hay dos momentos de la vida donde la aparición de la epilepsia resulta más habitual: en los primeros años de vida y después de los 60 años (Getty)

En la actualidad, más de 50 millones de personas en el mundo padecen epilepsia, lo que la convierte en uno de los trastornos neurológicos más comunes: es la primera enfermedad neurológica más frecuente en niños y la segunda en adultos, después del accidente cerebrovascular. Con el diagnóstico y el tratamiento adecuado, el 70% de las personas con epilepsia podrían controlar las convulsiones, estima la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre los tratamientos posibles, los fármacos son la base fundamental contra esta enfermedad. Aproximadamente, un 70% de los pacientes con epilepsia logra controlar sus crisis con un solo fármaco antiepiléptico. Entre las novedades auspiciosas, la aprobación del uso de cannabis medicinal por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para los cuadros de epilepsia refractaria, mejoró la calidad de vida de miles de pacientes

En la Argentina, se calcula que “unas 230.000 personas tendrán un diagnóstico de epilepsia en 2022″, estimó la doctora María del Carmen García (MN 96280), neuróloga coordinadora de la sección Epilepsia del Hospital Italiano y presidenta de la Liga Argentina contra la Epilepsia (LACE).

La epilepsia no es transmisible y sólo en algunos casos es un cuadro hereditario, pero la mayoría de las veces ocurre sin que ningún otro familiar haya padecido la afección. Se trata de una alteración de las redes neuronales. Como sabemos, las neuronas son las células cerebrales, cuando se presenta esta alteración de sus conexiones se produce la crisis epiléptica.

El porcentaje de epilepsias de causa genética es de aproximadamente el 30 %. No obstante, ser portador de algún gen anómalo no necesariamente va a asegurar que exista una epilepsia. En cuanto a causas no genéticas, es necesario considerar razones estructurales, infecciosas, metabólicas, inmunológicas o a veces desconocidas”, señaló el doctor Nicolás Schnitzler (MN 107885), neurólogo infantil del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT).

En la mayoría de los pacientes que presentan buena respuesta al tratamiento farmacológico, la epilepsia en sí misma no debería afectar la calidad de vida (iStock)
En la mayoría de los pacientes que presentan buena respuesta al tratamiento farmacológico, la epilepsia en sí misma no debería afectar la calidad de vida (iStock)

Esta enfermedad puede comenzar en cualquier etapa de la vida, pero hay dos momentos donde su aparición resulta más habitual: en los primeros años de vida y después de los 60 años.

Los expertos coinciden en que existe cierta estigmatización respecto a la enfermedad, una imagen equivocada de pacientes que sufre convulsiones severas con mucha frecuencia. Si bien la convulsión es la más conocida de las manifestaciones de esta afección, existen otras formas de presentación frecuentes: pequeños períodos en que la persona parece desconectada de su medio y se queda mirando a un punto fijo o bien parpadea en forma rápida; realización de movimientos automáticos y repetitivos y en ocasiones torpes; percepción de sonidos o imágenes inexistentes; pérdida de conciencia con caídas súbitas; o cambio brusco hacia un discurso incoherente y confuso.

Hay muchos pacientes que pueden pasar años sin tener convulsiones, “según el tipo de epilepsia definido inicialmente y tal vez confirmado durante el paso del tiempo, existen momentos en los que es posible programar la suspensión paulatina de la medicación. Mientras tanto, es conveniente continuar diariamente con el tratamiento. En algunos casos, aún luego de varios años sin crisis, pueden reaparecer”, detalló el doctor Schnitzler

En la mayoría de los pacientes que presentan buena respuesta al tratamiento, la epilepsia en sí misma no debería afectar la calidad de vida, pero aún hoy sigue existiendo un alto nivel de estigma que les impide, por ejemplo, acceder a ciertos trabajos por más que tengan una alta calificación para el puesto”, señaló la doctora García.

Epilepsia refractaria y cannabis medicinal

El tratamiento con CBD dio más herramientas para el tratamiento de aquellos cuadros de epilepsias más severas, donde se ha demostrado su eficacia tanto para el control de crisis como para la mejoría en la calidad de vida (Getty)
El tratamiento con CBD dio más herramientas para el tratamiento de aquellos cuadros de epilepsias más severas, donde se ha demostrado su eficacia tanto para el control de crisis como para la mejoría en la calidad de vida (Getty)

Uno de los últimos avances para el tratamiento de la epilepsia lo marcó el uso del cannabis medicinal para los cuadros de epilepsia refractaria. A fines de 2020, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el uso medicinal del cannabidiol (CBD) en los síndromes de Lennox-Gastaut, Dravet, las epilepsias asociadas a esclerosis tuberosa y en otras formas de epilepsia refractaria.

“La evidencia científica ya es fuerte en casos de síndrome de Lennox- Gastaut, síndrome de Dravet y en epilepsia sintomática en el complejo esclerosis tuberosa. No obstante, en casos puntuales que el neurólogo considere, está permitida la prescripción bajo supervisión estrecha de la evolución terapéutica. Son necesarios mayores trabajos de investigación comparando el CBD con las medicaciones existentes para aportar mayor fortaleza científica. Algunos de ellos ya están en curso”, explicó el doctor Schnitzler.

La autorización del tratamiento con CBD “dio más herramientas para el tratamiento de aquellos cuadros de epilepsias más severas, donde se ha demostrado su eficacia tanto para el control de crisis como para la mejoría en la calidad de vida”, contó la doctora García y agregó: “Es una novedad auspiciosa, que impactó mucho en la sociedad en general, y también en la comunidad médica, donde nos aportó más herramientas para el tratamiento de estos pacientes”, dijo la doctora García.

En Argentina, Convupidiol fue el primer medicamento con CBD -el componente de la planta de cannabis con mayores propiedades terapéuticas- en contar con aprobación de la ANMAT en el país. Se trata de un producto con cannabidiol (CBD) para el tratamiento de la epilepsia refractaria, focalizada en niños, del laboratorio Alef Medical Argentina. Además de este medicamento, también un desarrollo del Laboratorio ELEA, a partir de un Fito cannabinoide con CBD de alta pureza y sin componentes psicoactivos, permitirá que más pacientes puedan acceder a un tratamiento.

En el tratamiento de la epilepsia, el cannabis medicinal tiene que ser de buena calidad y con CBD puro, además es sumamente importante el porcentaje de CBD que contenga el aceite. Esto es así porque “se debe cumplir con los estándares de seguridad y trazabilidad exigidos como ocurre con cualquier medicación para poder evaluar resultados terapéuticos de manera confiable. Es necesario evitar el uso de componentes psicoactivos de la planta de marihuana que puedan implicar efectos adversos a mediano o largo plazo. Sobre todo, siendo que puede ser necesario utilizar el aceite con CBD por muchos años”, detalló el doctor Schnitzler.

En el tratamiento de la epilepsia, el cannabis medicinal tiene que ser de buena calidad y con CBD puro, además es sumamente importante el porcentaje de CBD que contenga el aceite (Getty)
En el tratamiento de la epilepsia, el cannabis medicinal tiene que ser de buena calidad y con CBD puro, además es sumamente importante el porcentaje de CBD que contenga el aceite (Getty)

Los expertos destacan que, por ahora, no se utiliza el CBD como complemento de otros fármacos, la doctora García aclaró que “no está indicado adjuntar CBD a los fármacos utilizados en aquellos pacientes con epilepsias que responden al tratamiento, ya que no sería necesario”.

En diálogo con Infobae, el doctor Claudio Waisburg Director Médico del Instituto SOMA comentó: “El cannabidiol (CBD) de alta pureza revoluciona y revolucionará aún más el mercado local y regional. Los profesionales de la salud en general requerimos de un producto farmacológico de excelencia en calidad, proveniente de una fuente seria, seguro y eficaz. Los estudios y la evidencia científica desarrollada durante los últimos años han podido demostrar la eficacia al disminuir el 50% de las convulsiones a más de la mitad de los pacientes. También ha demostrado mejorar la calidad de vida que es un aspecto mayúsculo en la interacción con los pacientes y su familia. Por otro lado, los pacientes tratados con CBD requirieron menor cantidad de fármacos de rescate y de otros medicamento para las convulsiones”.

Medicina de precisión

Otras de las novedades más importantes en el terreno del tratamiento de la epilepsia se encuentran asociadas a la medicina de precisión: “el tratamiento bien dirigido a la patología de base, con fármacos que tienen precisión para algunos cuadros especialmente de origen genético, como el uso de bloqueantes sódicos en pacientes con encefalopatías epilépticas asociadas a alteraciones de los canales del sodio o a algunas alteraciones de canales de potasio”, dijo la doctora García.

Sin embargo, para algunos pacientes el tratamiento farmacológico no es suficiente: “Un 30 % de personas con epilepsia serán resistentes a fármacos no logrando el control de crisis. En este subgrupo, es muy amplio el rango de pacientes que se beneficiaría con una cirugía de epilepsia, que puede ir del 5 al 50 %. Cuando no surgen complicaciones mayores relacionadas al procedimiento, la cirugía de epilepsia tiene altos niveles de efectividad incluso suprimiendo las crisis en algunos casos”, explicó el doctor Schnitzler.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR