La trampa del cigarrillo electrónico: los que lo utilizan tienen dos veces más probabilidad de sufrir disfunción eréctil

El índice se mantiene incluso entre una población sana, indica nuevo estudio de la Universidad de Nueva York y la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. Los detalles de la investigación

Los hombres de entre 20 y 65 años de edad sin antecedentes antecedentes de ECV pero que usan ENDS diariamente tienen más del doble (2.4 veces) más probabilidades que los hombres que nunca han usado ENDS de reportar disfunción eréctil
Los hombres de entre 20 y 65 años de edad sin antecedentes antecedentes de ECV pero que usan ENDS diariamente tienen más del doble (2.4 veces) más probabilidades que los hombres que nunca han usado ENDS de reportar disfunción eréctil

La disfunción eréctil (DE) y la enfermedad cardiovascular (ECV) son dos de las patologías que han sido vinculadas históricamente al hábito de fumar. Sin embargo, pocas investigaciones han explorado si existe una asociación similar entre los hombres que usan los sistemas electrónicos de administración de nicotina (ENDS), comúnmente conocidos como cigarrillos electrónicos.

En el primer estudio poblacional de este tipo, investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York y la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins publicaron un nuevo documento en el American Journal of Preventive Medicine que sugiere que los hombres de entre 20 y 65 años de edad sin antecedentes antecedentes de ECV pero que usan ENDS diariamente tienen más del doble (2.4 veces) más probabilidades que los hombres que nunca han usado ENDS de reportar disfunción eréctil.

Según los científicos, el uso de ENDS parece estar asociado con la disfunción eréctil independientemente de la edad, la ECV y otros factores de riesgo comunes de esta dolencia, lo que afecta a uno de cada cinco hombres sobre el 20 años en los Estados Unidos, según citan en su investigación.

"Dado que muchas personas usan los cigarrillos electrónicos como una forma de reducir los daños causados por el tabaquismo o para ayudarlos a dejar de fumar, debemos investigar a fondo la relación entre los productos de vapeo y la disfunción eréctil", dijo uno de los expertos
(Gettyimages)
"Dado que muchas personas usan los cigarrillos electrónicos como una forma de reducir los daños causados por el tabaquismo o para ayudarlos a dejar de fumar, debemos investigar a fondo la relación entre los productos de vapeo y la disfunción eréctil", dijo uno de los expertos (Gettyimages)

Dado que muchas personas usan los cigarrillos electrónicos como una forma de reducir los daños causados por el tabaquismo o para ayudarlos a dejar de fumar, debemos investigar a fondo la relación entre los productos de vapeo y la disfunción eréctil y, por lo tanto, comprender mejor las posibles implicaciones para la salud sexual de los hombres. Los hallazgos subrayan la necesidad de estudiar patrones de uso de cigarrillos electrónicos que sean relativamente más seguros que fumar -explicó Omar El Shahawy, profesor asistente en el Departamento de Salud de la Población en NYU Langone y autor principal del estudio-. Nuestros análisis tomaron en cuenta el historial de tabaquismo de los participantes, incluidos aquellos que nunca fueron fumadores de cigarrillos para empezar, por lo que es posible que el vapeo diario de cigarrillos electrónicos pueda estar asociado con mayores probabilidades de disfunción eréctil independientemente de uno”.

Rastreo de fumadores electrónicos

Dentro de la muestra restringida, el 10,2 por ciento de los encuestados reportó disfunción eréctil. El cinco y medio por ciento informó el uso ocasional de ENDS, mientras que el 2,5 por ciento informó el uso diario
Dentro de la muestra restringida, el 10,2 por ciento de los encuestados reportó disfunción eréctil. El cinco y medio por ciento informó el uso ocasional de ENDS, mientras que el 2,5 por ciento informó el uso diario

El equipo de investigación, para llevar a cabo su análisis, utilizó datos del Estudio de Evaluación de la Población del Tabaco y la Salud (PATH), representativo a nivel nacional en Estados Unidos, de 45.971 adultos de 18 años o más que examina varios comportamientos de consumo de tabaco y sus consecuencias de salud.

Este estudio se limitó a 13.711 hombres, de 20 años o más, que respondieron a una pregunta sobre la disfunción eréctil. Tanmik Shah, el especialista principal en estadística de NYU Langone y coautor del estudio, examinó la asociación entre ENDS y DE en la muestra completa, así como en una restringida de 11.207 hombres adultos de 20 a 65 años sin antecedentes Diagnóstico de ECV. Los encuestados se clasificaron como usuarios que nunca utilizaron, antiguos o actuales (ocasionales o diarios) de los cigarrillos. Casi la mitad de los participantes eran exfumadores, el 21 por ciento eran fumadores actuales de y el 14 por ciento usaba otros productos de tabaco.

En comparación con aquellos que nunca usaron ENDS, los usuarios diarios tenían más de dos veces más probabilidades de informar que tenían disfunción eréctil (2,2 veces en la muestra completa y 2,4 veces en la muestra restringida). Hubo una asociación significativa entre el uso de ENDS y la DE entre los encuestados de 20 a 65 años con índice de masa corporal normal y sin ECV, lo que sugiere una asociación de la DE con el uso de ENDS entre una población relativamente sana.

La disfunción eréctil es un problema en un gran porcentaje de la población masculina (IStock)
La disfunción eréctil es un problema en un gran porcentaje de la población masculina (IStock)

Dentro de la muestra restringida, el 10,2 por ciento de los encuestados reportó disfunción eréctil. El cinco y medio por ciento informó el uso ocasional de ENDS, mientras que el 2,5 por ciento informó el uso diario. En comparación con aquellos que informaron que nunca usaron ENDS, los usuarios actuales diarios tenían más probabilidades de informar la disfunción eréctil tanto en la muestra completa como en la restringida. La actividad física se asoció con menores probabilidades de disfunción eréctil en ambas muestras de población.

Una limitación del estudio, según los investigadores, es que los análisis se basaron en datos autoinformados, todos los cuales están sujetos a clasificación errónea y sesgo de deseabilidad (la posibilidad de que los encuestados respondan preguntas en función de lo que piensan será percibido favorablemente por los demás). Tampoco hubo datos que indicaran si los encuestados estaban tomando algún medicamento asociado con la disfunción eréctil, como antidepresivos o betabloqueantes.

La siguiente fase de la investigación, según el autor principal El Shahawy, será comprender mejor si ciertos tipos de ENDS tienen una asociación más fuerte con la disfunción eréctil que otros, y si la dolencia informada podría ser reversible al descontinuar su uso.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR