Recibí las dos dosis de la vacuna: ¿cómo debo protegerme ahora contra el COVID-19?

Las personas ya inmunizadas también tienen riesgo de contagiarse. Si bien esa posibilidad es baja, no deberían relajarse con el uso del barbijo ni hacer reuniones sociales en lugares cerrados, recomienda la Sociedad Argentina de Infectología

Las vacunas contra el COVID-19 otorgan protección para reducir el riesgo de sufrir complicaciones, cuadros graves y muertes si una persona queda expuesta a la infección por el coronavirus
Las vacunas contra el COVID-19 otorgan protección para reducir el riesgo de sufrir complicaciones, cuadros graves y muertes si una persona queda expuesta a la infección por el coronavirus

Tras recibir las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19, las personas inmunizadas no están exentas de infectarse con el nuevo coronavirus. Pero es importante vacunarse para estar protegido contra el desarrollo de complicaciones y de sufrir la muerte por la infección. Por eso, desde la Sociedad Argentina de Infectología se recomienda que las personas vacunadas sigan con los cuidados de prevención que ya han demostrado ser efectivos para reducir el riesgo de contagio del coronavirus.

“Es muy probable que la transmisión viral se vea reducida por la vacunación, pero la infección puede suceder igualmente. Por eso los cuidados de las personas ya vacunadas con las dos dosis tienen que continuar”, informó a Infobae la doctora Leda Guzzi, integrante de la comisión de Comunicación de la Sociedad Argentina de Infectología y médica infectóloga de la Clínica Olivos y del Hospital Santa Rosa del partido de Vicente López.

Hoy, solo el 25,8% de la población mundial ya accedió al menos a una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Algunos países están más adelantados en sus planes de vacunación, y han alcanzado a más personas con la segunda dosis. En Malta, ya se vacunó completamente al 70% de la población. También Emiratos Árabes, Israel, Uruguay y Chile, entre otros, han vacunado con la segunda dosis a más del 57% de la población. En la Argentina, sólo el 11,26% de la población pudo completar el esquema hasta ayer. El 45,3% de la población se encuentra vacunada con una sola dosis.

Las personas ya vacunadas con dos dosis deben seguir los cuidados de prevención igualmente porque no están exentas del contagio. Tienen que usar el barbijo de manera adecuada al salir de sus casas. Hay que evitar las reuniones sociales dentro de espacios cerrados porque el coronavirus queda suspendido en aerosoles a partir de la exhalación de personas que pueden estar contagiadas y sin síntomas (REUTERS/Lindsey Wasson
Las personas ya vacunadas con dos dosis deben seguir los cuidados de prevención igualmente porque no están exentas del contagio. Tienen que usar el barbijo de manera adecuada al salir de sus casas. Hay que evitar las reuniones sociales dentro de espacios cerrados porque el coronavirus queda suspendido en aerosoles a partir de la exhalación de personas que pueden estar contagiadas y sin síntomas (REUTERS/Lindsey Wasson

“Las personas ya vacunadas deben seguir las mismas pautas de prevención que los que aún no se vacunaron. Esto se debe a que las vacunas no evitan la infección sino el desarrollo de cuadros graves, las hospitalizaciones y las muertes”, remarcó Guzzi. “Todos tienen que seguir con el uso adecuado del barbijo desde la nariz al mentón, evitar las reuniones sociales en ambientes cerrados con no convivientes, y realizar una ventilación cruzada y permanente”, recordó.

“Es posible que con el advenimiento de nuevos conocimientos a partir de estudios científicos las recomendaciones sufran alguna modificación en el futuro, pero por el momento las recomendaciones siguen igual tanto para vacunados como para aún no vacunados”, dijo la doctora Guzzi.

En los Estados Unidos, la autoridad sanitaria liberó meses atrás algunas medidas para las personas ya vacunadas, pero ahora hay discusión ante el predominio de la variante Delta de preocupación. “La decisión de Estados Unidos se relacionó más con incentivar la vacunación en las personas que se resisten a aplicarse la inmunización. Pero por el momento, cuando aún hay alta transmisión comunitaria del coronavirus, sería imprudente en América Latina liberar las medidas de prevención”, sostuvo Guzzi.

De acuerdo con el médico Javier Farina, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, “los vacunados deben seguir con las mismas medidas de prevención tras recibir las dos dosis actualmente. También las recomendaciones son iguales si son contacto estrecho o si se contagian entre vacunados y no vacunados”. Agregó que en Uruguay se había dejado de recomendar el uso de barbijo en las personas ya vacunadas este año, pero con el repunte de casos de COVID-19 la medida fue descartada.

El 56,4% de la población desde los 12 años en adelante ya completó el esquema en los Estados Unidos. Hasta ahora, las vacunas contra el coronavirus disponibles en ese país país proporcionan una fuerte protección contra el coronavirus, incluida la variante Delta que ahora domina en todo el territorio.

En los Estados Unidos, ya se vacunó con dos dosis al 56,4% de la población desde los 12 años en adelante (REUTERS/Brendan McDermid/File Photo)
En los Estados Unidos, ya se vacunó con dos dosis al 56,4% de la población desde los 12 años en adelante (REUTERS/Brendan McDermid/File Photo)

No hay evidencias de que la inmunidad esté empezando a desaparecer entre las personas que recibieron las vacunas contra el COVID-19 en diciembre o enero pasado, ni de que corran un mayor riesgo de contraer infecciones graves, dijo el doctor Jay Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), durante una conferencia de prensa.

Las infecciones después de aplicarse las dosis, o los casos entre personas totalmente vacunadas, son poco frecuentes: de los 157 millones de personas vacunadas hasta el 6 de julio, solo se han notificado a los CDC 5.186 casos posvacunación hospitalizados o mortales. Más de 1.500 de los infectados eran asintomáticos. Se aclaró que la hospitalización o la muerte no estuvieron relacionadas con la enfermedad COVID-19.

“Lo que dicen es que si estás totalmente vacunado, la probabilidad de que te infectes con (el coronavirus) es mucho menor, y la probabilidad de que seas un portador asintomático también se reduce mucho, porque incluso si te infectas, llevas mucho menos virus y por lo tanto eres menos capaz de transmitirlo a los demás”, dijo la doctora Leana Wen, analista médica de la cadena CNN, médico de urgencias y profesora visitante de política y gestión de la salud en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington.

En Estados Unidos preocupa el potencial impacto de la variante Delta del coronavirus. Según la doctora Wen, “la variante Delta parece estar presente en mayores cantidades en las personas infectadas (no vacunadas)”. Pero “aún no se sabe del todo es en qué medida la variante delta podría afectar a la capacidad de bloqueo de la transmisión de las vacunas contra el coronavirus, dijo Albert Ko, director y profesor del departamento de epidemiología y enfermedades microbianas de la Escuela de Salud Pública de Yale.

Las personas ya vacunadas puede igualmente contagiarse el coronavirus y contagiar a otras. Como no todas las personas han accedido a las vacunas y hay una alta transmisión comunitaria del virus, las autoridades sanitarias consideran que los ya vacunados deben ser solidarios y seguir las pautas de prevención (EFE/Nathalia Aguilar/Archivo)
Las personas ya vacunadas puede igualmente contagiarse el coronavirus y contagiar a otras. Como no todas las personas han accedido a las vacunas y hay una alta transmisión comunitaria del virus, las autoridades sanitarias consideran que los ya vacunados deben ser solidarios y seguir las pautas de prevención (EFE/Nathalia Aguilar/Archivo)

Si las personas que ya recibieron las dos dosis de las vacunas quedan expuestas a una situación de riesgo de infección por haber compartido un momento con casos confirmados de COVID-19, pasan a considerarse “contactos estrechos”, explicó a Infobae la doctora Guzzi.

De acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación de Argentina, los contactos estrechos de un caso sospechoso o confirmado de COVID-19, deben guardar aislamiento durante 10 días, incluso si las personas están vacunadas ya sean convivientes o no”. Para considerarse contacto estrecho, se deben dar las siguientes condiciones a la vez: que dentro de las 48 horas previas al inicio de los síntomas, la o las personas hayan estado por más de 15 minutos a menos de 1,5 metros de distancia.

SEGUIR LEYENDO: