Los pacientes con COVID-19 prolongado enfrentan riesgos de salud preocupantes y persistentes, advierte un estudio

Según una investigación publicada en la revista “Nature”, los efectos no solo pueden extenderse durante meses, sino que parecen aumentar el riesgo de muerte y afecciones médicas crónicas. Qué dicen los expertos consultados por Infobae

La investigación, basada en registros de pacientes en el sistema de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos, también encontró que los sobrevivientes de COVID-19 no hospitalizados tenían un 20 por ciento más de probabilidades de necesitar atención médica ambulatoria (REUTERS)
La investigación, basada en registros de pacientes en el sistema de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos, también encontró que los sobrevivientes de COVID-19 no hospitalizados tenían un 20 por ciento más de probabilidades de necesitar atención médica ambulatoria (REUTERS)

Los efectos sobre la salud del COVID-19 no solo pueden extenderse durante meses, sino que parecen aumentar el riesgo de muerte y afecciones médicas crónicas, incluso en personas que nunca estuvieron lo suficientemente enfermas como para ser hospitalizadas, encuentra un estudio nuevo.

En el estudio, publicado este jueves en la revista científica Nature, los investigadores analizaron los registros médicos de más de 73.000 personas en los Estados Unidos cuyas infecciones por coronavirus no requirieron hospitalización. Entre uno y seis meses después de infectarse, esos pacientes tenían un riesgo de muerte significativamente mayor (60 por ciento más alto) que las personas que no habían sido infectadas con el virus.

La investigación, basada en registros de pacientes en el sistema de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos, también encontró que los sobrevivientes de COVID-19 no hospitalizados tenían un 20 por ciento más de probabilidades de necesitar atención médica ambulatoria durante esos seis meses que las personas que no habían contraído el coronavirus.

Los sobrevivientes del virus experimentaron una amplia gama de problemas médicos a largo plazo que nunca antes habían tenido, no solo problemas pulmonares por los efectos respiratorios del virus, sino síntomas que podrían afectar prácticamente cualquier sistema de órganos o parte del cuerpo, neurológicos, cardiovasculares o gastrointestinales. También tenían un mayor riesgo de tener problemas de salud mental, como ansiedad y trastornos del sueño. “Lo encontramos todo”, dijo un autor del estudio, el doctor Ziyad Al-Aly, jefe del servicio de investigación y desarrollo del VA St. Louis Health Care System.

“Es evidente que recuperarse de la enfermedad no significa recuperarse de las secuelas que esta puede haber ocasionado. Esto se constata en muchos de los pacientes que luego de haber superado la enfermedad quedan con un perfil de secuelas durante un tiempo prolongado e incluso pueden tener una mayor posibilidad de sufrir determinadas complicaciones o de fallecer. El SARS-CoV-2 es un microorganismo tremendamente inteligente y capaz. Hay que ser extremadamente prudentes para conseguir el objetivo final que debemos tener frente a él y que es el de no infectarnos”, manifestó consultado por este medio Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología y asesor del plan de inmunización en España.

Se estima que al menos el 10% de las personas con coronavirus tendrá síntomas persistentes que no se resolverán por meses (REUTERS)
Se estima que al menos el 10% de las personas con coronavirus tendrá síntomas persistentes que no se resolverán por meses (REUTERS)

Los investigadores estadounidenses encontraron que algunos de los problemas médicos posteriores a la enfermedad de los pacientes, como la diabetes, la enfermedad renal y algunos problemas cardíacos, podrían convertirse en afecciones crónicas que requerirían tratamiento por el resto de sus vidas.

“La gente tiene una enfermedad respiratoria continua, dolor de cabeza continuo, esto, aquello y lo siguiente”, aseveró en diálogo con The New York Times la doctora Laurie Jacobs, presidenta de medicina interna del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, que no participó en el estudio. “Y aún no entendemos la causa subyacente o por qué se vuelve crónica en algunos casos e incapacitante en otros. En algunas áreas, la gente ha mejorado, pero es muy variable“.

Jacobs aseguró que su clínica estaba viendo la amplia gama de síntomas en el estudio. Pero dijo que el riesgo de muerte entre los pacientes del estudio era considerablemente más alto de lo que hubiera esperado. “Me sorprendió realmente el número”, dijo.

Se cree que el estudio es el más grande hasta ahora en evaluar una gama tan completa de condiciones de salud. Los sobrevivientes de COVID-19 no hospitalizados en el estudio dieron positivo al virus desde el 1 de marzo de 2020 hasta noviembre. Los investigadores compararon su riesgo de muerte y otras características con datos de casi 5 millones de pacientes en el sistema de Veteranos que no tenían COVID-19 y no fueron hospitalizados durante ese tiempo.

“Es un problema que cada día sale más a la luz. Cada vez nos encontramos con más sorpresas sobre lo que les ocurre a aquellos que fueron infectados con el virus. Hay que tener en cuenta que en mucha gente la infección es masiva, por ejemplo en la tinción de tejidos. Allí la cantidad de virus que afecta a los pulmones o al corazón es realmente masiva. No me sorprende que entre estas personas haya una mayor mortalidad, incluso meses después de haberse infectado, porque todavía gran parte de esos tejidos siguen afectados”, subrayó en diálogo con Infobae Ernesto Resnik, científico argentino, biólogo molecular-celular y biotecnólogo especializado en anticuerpos monoclonales.

Se llama "long COVID" o COVID prolongado a un conjunto de fenómenos que se dan y que se desarrollan durante o después de la infección por COVID-19, que continúan por más de 12 semanas y no son explicados por otro diagnóstico (EFE)
Se llama "long COVID" o COVID prolongado a un conjunto de fenómenos que se dan y que se desarrollan durante o después de la infección por COVID-19, que continúan por más de 12 semanas y no son explicados por otro diagnóstico (EFE)

Entre uno y seis meses después de experimentar una infección relativamente leve o moderada, 1.672 de los 73.345 pacientes, alrededor del 2,3 por ciento, murieron, informó el estudio. No indicó qué causó las muertes ni nada específico sobre las condiciones de esos pacientes.

Los investigadores tampoco pudieron decir si las personas tenían afecciones de salud subyacentes y si sus nuevos síntomas eran efectos directos de su infección por coronavirus, efectos corolarios de los medicamentos que estaban tomando para tratar algunos de los síntomas, estrés de otros problemas relacionados con la pandemia u otras influencias. Los expertos dijeron que los hallazgos del estudio reflejan una cascada de problemas impulsados no solo por el virus en sí, sino también por la lucha del sistema médico para lidiar con la enfermedad y sus efectos a largo plazo.

“Tenemos cientos de miles de personas con un síndrome no reconocido y estamos tratando de aprender sobre la respuesta inmune y cómo el virus cambia esa respuesta y cómo la respuesta inmune puede incluir todos los sistemas de órganos del cuerpo”, advirtió el doctor Eleftherios Mylonakis, jefe de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina Warren Alpert y los hospitales Lifespan de la Universidad de Brown, que tampoco participó en el estudio. “El sistema de salud no está hecho para lidiar con algo como esto”.

Para el especialista, en muchos casos, “las personas que experimentan nuevos síntomas que nunca se enfermaron agudamente por la infección viral ingresan a un mundo médico confuso y balcanizado, donde buscan la ayuda de médicos de atención primaria y luego son remitidos a varios especialistas que intentan tratar las condiciones que caen dentro de su área particular de especialización. Eso ayuda a explicar por qué el estudio encontró que los sobrevivientes de la enfermedad tenían aproximadamente una vez y media más visitas ambulatorias al mes que los pacientes de la población general de VA”.

La investigación mostró que los sobrevivientes de COVID-19 también tenían más probabilidades de estar tomando una variedad de medicamentos para sus problemas de salud recién surgidos, incluidos los opioides (Shutterstock)
La investigación mostró que los sobrevivientes de COVID-19 también tenían más probabilidades de estar tomando una variedad de medicamentos para sus problemas de salud recién surgidos, incluidos los opioides (Shutterstock)

La investigación mostró que los sobrevivientes de COVID-19 también tenían más probabilidades de estar tomando una variedad de medicamentos para sus problemas de salud recién surgidos, incluidos los opioides, que el doctor Al-Aly dijo que era preocupante porque podría presagiar otra ola de problemas de adicción a los opioides en el futuro.

Al-Aly y sus coautores Yan Xie y Benjamin Bowe, ambos de la Universidad de Washington en St. Louis, también analizaron los registros de 13.654 pacientes que habían sido hospitalizados por su infección inicial por coronavirus. Como era de esperar, encontraron que los pacientes más enfermos, los que necesitaban cuidados intensivos, tenían el mayor riesgo de complicaciones a largo plazo, seguidos por los que fueron hospitalizados en salas regulares, seguidos por los pacientes que nunca fueron hospitalizados.

No obstante, al menos algunas de las personas que nunca fueron hospitalizadas experimentaron prácticamente todas las categorías de síntomas, desde dolor en el pecho hasta dificultad para respirar, diabetes y debilidad muscular.

“Yo interpretaría esto como si dijera: ‘El virus está en todas partes’”, indicó el experto. “Incluso si te quedaste en casa y luego te recuperaste entre comillas en tres o cuatro días. Y eso es muy importante porque ese segmento realmente es la mayor parte de los pacientes de COVID-19. La mayoría de las personas, cuando contraen la enfermedad, no son hospitalizadas“, continuó.

Para las personas que fueron hospitalizadas, sus experiencias implicaron un riesgo significativamente mayor de complicaciones de salud a largo plazo que las personas hospitalizadas por gripe estacional, encontró el estudio. Tenían más probabilidades de desarrollar o tener síntomas persistentes en una amplia gama de categorías más allá de las manifestaciones respiratorias de coronavirus: problemas neurológicos, cognitivos, psicológicos, cardiovasculares, gastrointestinales metabólicos, anemia y de coagulación sanguínea, así como fatiga y malestar.

Mylonakis y otros expertos señalaron que la comprensión del virus y el estado del tratamiento médico están evolucionando rápidamente, y este progreso ya se está traduciendo en una mejora para algunos pacientes. Además, algunas personas con coronavirus prolongado han mejorado con el tiempo, ya sea por sí mismas o con la ayuda de un tratamiento.

Aun así, Al-Aly concluyó: “Lo que enfrentaremos en los próximos años, tal vez incluso durante décadas, es el efecto de la pandemia en la salud a largo plazo. Nos pillaron desprevenidos para el COVID-19. No dejemos caer la pelota sobre prolongado“.

SEGUIR LEYENDO: