Científicos detectaron una toxina producida por las algas que puede matar muy rápido a humanos y animales

Aunque todavía no se sabe cómo exactamente llega al aire, es fulminante cuando se entra en contacto con ella

Un tipo de cianobacteria presente en las algas se ha descubierto que es tóxico para el ser humano y que está llegando al aire por razones todavía desconocidas para los científicos.
Un tipo de cianobacteria presente en las algas se ha descubierto que es tóxico para el ser humano y que está llegando al aire por razones todavía desconocidas para los científicos.

Hay algas buenas, y hay algas malas, y saber esto es importante para nosotros los humanos porque mientras que las buenas son vitales para, por ejemplo, ser fuente del nitrógeno que necesitamos para subsistir (como las algas verdiazules, o las cianobacterias) otras tienen el potencial de ser peligrosas, y matarnos muy, muy rápido.

Así lo ha demostrado un nuevo estudio que encontró una toxina particularmente peligrosa producida por las cianobacterias que pueden causarnos una rápida muerte, la cual circularía por el aire como un efecto colateral del cambio climático junto con procesos ambientales normales como el agua destilada del riego en los procesos agrícolas.

La toxina, llamada anatoxina-a (ATX) o Factor de muerte muy rápido (sin exagerar), hace lo que dice su etiqueta: mata las cosas rápidamente. Si tiene la mala suerte de estar expuesto, puede causar pérdida de coordinación, parálisis o la muerte en humanos y otros animales.

“El ATX es una de las cianotoxinas más peligrosas producidas por las floraciones de algas nocivas, que se están volviendo más predominantes en lagos y estanques de todo el mundo debido al calentamiento global y al cambio climático”, explica James Sutherland del Consejo de la Tierra de Nantucket, autor principal del estudio.

Las algas tóxicas pueden proliferar en algunos cuerpos de agua.
Las algas tóxicas pueden proliferar en algunos cuerpos de agua.

El ATX es producido por una variedad de cianobacterias que florecen en agua cálida, tranquila y rica en nutrientes, y puede alterar el resto del ecosistema.

En las floraciones de algas nocivas (HAB), las cianobacterias reducen los niveles de oxígeno del agua y, a veces, pueden producir toxinas como ATX.

Luego, una vez que la floración muere, los microbios que descomponen las algas usan aún más oxígeno, lo que puede crear muertes masivas de peces e incluso zonas muertas .

Por lo general, cuando las autoridades del agua detectan una floración de algas, se aseguran de que los humanos se mantengan alejados del agua debido al peligro que pueden causar las toxinas como el ATX. Sin embargo, todavía ha habido varias hospitalizaciones y muchas muertes de perros y otros animales por ingerir el agua.

Pero los investigadores del Consejo de la Tierra de Nantucket querían saber si el aire que rodeaba la floración también era peligroso.

“Aunque ningún estudio previo ha documentado la captura de moléculas ATX en el aire o células de cianobacterias que contienen ATX, planteamos la hipótesis de que ATX podría transmitirse por el aire bajo ciertas condiciones ambientales” , escribe el equipo en su nuevo artículo publicado en la revista Lake and Reservoir Management.

El equipo investigó Capaum Pond, una libra de agua dulce en Nantucket, Massachusetts, conocida por sus habituales brisas de verano.

Invasión de cianobacterias en Puerto Madero en 2020 (Foto_ María Ungaro)
Invasión de cianobacterias en Puerto Madero en 2020 (Foto_ María Ungaro)

Recogieron muestras del área entre julio y octubre de 2019, tanto en el agua como en el aire alrededor del borde del estanque.

Se encontró ATX en concentraciones bastante altas en el cuerpo de agua, en un día en particular, el 11 de septiembre de 2019, el equipo registró 21 nanogramos por mililitro.

En ese ventoso y brumoso día de septiembre, el equipo también detectó ATX en el aire alrededor del estanque. Encontraron una concentración promedio de 0,87 nanogramos por filtro, que corresponde a una posible exposición en el aire de 0,16 nanogramos por metro cuadrado.

“La gente a menudo recrea alrededor de estos lagos y estanques con floraciones de algas sin darse cuenta de los problemas potenciales”, dijo Sutherland.

“El contacto directo o la inhalación de estas cianotoxinas puede presentar riesgos para la salud de las personas, y hemos informado de una posible exposición a la salud humana no examinada previamente”, agregó.

El equipo aún no está seguro de cómo termina la toxina en el aire, y la exposición al aerosol a ATX no se comprende bien, por lo que hay mucho más que investigar aquí.

Los investigadores sugieren en el artículo que quizás el viento provocó que pequeñas gotas llenas de moléculas de ATX, o incluso las células cianobacterianas, se transportaran por el aire, y la niebla ayudó al ATX a permanecer en el aire por más tiempo.

Mientras tanto, es mejor mantenerse alejado de los cuerpos de agua con floraciones de algas, especialmente en días con mucho viento o niebla, para que no se convierta en un caso de estudio involuntario del Factor de muerte muy rápida.

SEGUIR LEYENDO