Por qué las vacunas contra el COVID-19 son tan difíciles de comparar

A pesar del despliegue generalizado de varias vacunas, podrían pasar meses antes de que se puedan clasificar

Cualquier esfuerzo para clasificar las vacunas debe tener en cuenta no solo su efectividad informada, sino también los suministros, los costos, la logística de implementación, la durabilidad de la protección que ofrecen y su capacidad para defenderse de variantes virales emergentes (Reuters)
Cualquier esfuerzo para clasificar las vacunas debe tener en cuenta no solo su efectividad informada, sino también los suministros, los costos, la logística de implementación, la durabilidad de la protección que ofrecen y su capacidad para defenderse de variantes virales emergentes (Reuters)

Yusuff Adebayo Adebisi sabe que una vacuna que ofrece un 70% de protección contra COVID-19 podría ser una herramienta valiosa contra la pandemia de coronavirus en Nigeria, especialmente si esa vacuna es barata y no tiene que almacenarse a temperaturas extremadamente frías. Pero, ¿qué pasaría si otra vacuna, una que sea más cara de comprar y almacenar, tuviera una eficacia del 95%?

“¿Deberíamos enviar la vacuna menos eficaz a África? ¿O deberíamos buscar una forma de fortalecer el almacenamiento en frío?”, pregunta Adebisi, director de investigación de African Young Leaders for Global Health, una organización sin fines de lucro con sede en Abuja.

Según una reciente investigación publicada en la revista científica Nature, este es el tipo de preguntas que enfrentan los investigadores y los líderes gubernamentales de todo el mundo, cuando evalúan la selección emergente de vacunas contra el coronavirus y tratan de decidir cuál será más útil para poner fin a una pandemia que ya se ha cobrado casi 2,5 millones de vidas. Es una decisión moldeada por suministros limitados y obstaculizada por datos limitados, advierte Cristina Possas, investigadora de salud pública de la Fundación Oswaldo Cruz en Río de Janeiro, Brasil. “No es posible comparar estas vacunas en este momento”, dice.

En Bangladesh, el economista de salud Shafiun Shimul de la Universidad de Dhaka se preocupa por los riesgos si los gobiernos retrasan las vacunas durante meses para construir una infraestructura de cadena de frío. “Si desea controlar la infección, debe confiar en algo que sea factible según el contexto para usted, no se trata solo de la efectividad”, sostiene. “Si esperan la perfección, creo que será una espera larga”.

La “mejor” vacuna

A muchas personas les puede resultar difícil apartar la mirada de los resultados de ensayos clínicos que sugieren una brecha de eficacia (Reuters)
A muchas personas les puede resultar difícil apartar la mirada de los resultados de ensayos clínicos que sugieren una brecha de eficacia (Reuters)

Dada la demanda de velocidad en medio de suministros limitados, cualquier esfuerzo para clasificar las vacunas debe tener en cuenta no solo su efectividad informada, sino también los suministros, los costos, la logística de implementación, la durabilidad de la protección que ofrecen y su capacidad para defenderse de variantes virales emergentes. Aun así, a muchas personas les puede resultar difícil apartar la mirada de los resultados de ensayos clínicos que sugieren una brecha de eficacia.

Hasta el momento, se han administrado más de 200 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus y han estado llegando datos de ensayos clínicos en varios países. Los resultados de primera línea de esos estudios sugieren una gama de protección: desde el 95% de eficacia para una vacuna fabricada por Pfizer de la ciudad de Nueva York y BioNTech de Mainz, Alemania, hasta aproximadamente el 70% sugerido por los resultados iniciales de una vacuna fabricada por AstraZeneca de Cambridge y la Universidad de Oxford.

“Puede ser tentador, pero simplemente no es posible comparar directamente la efectividad de las vacunas basándose únicamente en esos resultados”, advierte David Kennedy, quien estudia la ecología y la evolución de las enfermedades infecciosas en la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park. Para el experto, cada medida de eficacia viene con un grado de incertidumbre, y los ensayos pueden tener diferentes definiciones de criterios importantes, como qué constituye un episodio “grave” de COVID-19 en comparación con uno “moderado”.

Las vacunas se estudiaron en diferentes momentos en varios países. Cada ensayo solo puede ofrecer una instantánea de la protección contra las variantes virales que eran dominantes en ese momento o lugar (AP)
Las vacunas se estudiaron en diferentes momentos en varios países. Cada ensayo solo puede ofrecer una instantánea de la protección contra las variantes virales que eran dominantes en ese momento o lugar (AP)

A esto se suma la demografía de cada ensayo: en el caso de la vacuna Oxford-AstraZeneca, por ejemplo, los desarrolladores recopilaron pocos datos sobre la eficacia de la vacuna en personas mayores de 65 años. Esto llevó a Alemania a autorizar la vacuna solo para los menores de 65 años aunque la Agencia Europea de Medicamentos lo recomienda para todos los adultos.

Y las vacunas se estudiaron en diferentes momentos en varios países. Cada ensayo solo puede ofrecer una instantánea de la protección contra las variantes virales que eran dominantes en ese momento o lugar, dice Kennedy. “Ese número se relaciona con un momento particular en el tiempo. No es lo mismo cómo eso se traduce en protección durante uno o dos años”, concluye el especialista.

SEGUIR LEYENDO: