El alentador pronóstico del cardiólogo Eric Topol acerca de cinco vacunas contra el COVID-19

Se trata de un reconocido investigador, que resaltó el alto porcentaje de efectividad de varias inoculaciones a la hora de prevenir el 100% de las muertes y hospitalizaciones por el nuevo coronavirus a partir del análisis de un paper científico de JAMA

infografia

Un revelador paper científico de JAMA Network exploró las principales características de las 9 vacunas que obtuvieron la autorización para su uso limitado de emergencia contra el COVID-19. 5 de ellas, según el reconocido cardiólogo estadounidense Eric Topol, se destacan por brindar 100% de protección contra la muerte y las hospitalizaciones por coronavirus.

Según advirtieron los autores, los investigadores Buddy Creech, Shannon Walker y Robert Samuels -todos del Programa de Investigación de Vacunas de Vanderbilt, Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, Tennessee, Estados Unidos-, poco después de que surgiera el SARS-CoV, a principios del siglo XXI, la proteína spike (S), particularmente en su conformación de prefusión nativa, fue identificada como el antígeno inmunodominante del virus.

La evaluación de pacientes con SARS-CoV-2 reveló que los anticuerpos neutralizantes y de unión se dirigen principalmente al dominio de unión al receptor de la “subunidad S1”. Una vez que se identificó este supuesto objetivo de la vacuna, el siguiente desafío fue cómo generar mejor una respuesta inmune efectiva al SARS-CoV-2. Las características de esta respuesta incluirían la producción de anticuerpos neutralizantes, la generación de una respuesta de células T y la evitación de la enfermedad potenciada por el sistema inmunitario, es decir la respuesta inducida por la vacuna que condujo a un aumento paradójico de la gravedad de la enfermedad en la exposición viral.

El reconocido investigador Eric Topol se refirió a la alta efectividad de 5 inoculantes contra el COVID-19 a la hora de prevenir muertes y hospitalizaciones (@EricTopol)
El reconocido investigador Eric Topol se refirió a la alta efectividad de 5 inoculantes contra el COVID-19 a la hora de prevenir muertes y hospitalizaciones (@EricTopol)

Diversos grupos de especialistas evaluaron varios diseños de vacunas durante el desarrollo de un inoculante contra el SARS-CoV-2. Acerca de estos prometedores resultados en los que se observa en cinco inoculantes un 100% de eficacia respecto a las muertes y hospitalizaciones por coronavirus, el reconocido cardiólogo genetista estadounidense, investigador en medicina digital y autor Eric Topol, expresó en Twitter que “¡son impresionantes, 100% de protección contra la muerte y las hospitalizaciones en los ensayos de Fase III de las vacunas de Johnson & Johnson, Pfizer, Moderna, Novanax y Sputnik V!”, al mismo tiempo que manifestó que el documento de JAMA “proporciona información adicional para otras vacunas en desarrollo, el antígeno, el almacenamiento, la dosis, adyuvantes”.

Topol, nacido en 1954, fue presidente de Medicina Cardiovascular en la clínica Cleveland (1991-2005) y fundó el Cleveland Clinic Lerner College of Medicine. El científico también es el fundador y director del Scripps Translational Science Institute en La Jolla, California. A su vez, se desempeña en el puesto de director académico para el Scripps Health, de profesor de Genómica en el Centro de Investigación Scripps, y de consultor senior en el Departamento de Enfermedades Cardiovasculares de la clínica Scripps. Es redactor jefe de Medscape y de theheart.org.

Dentro de las vacunas inactivadas y de subunidades proteicas se encuentra la china de Sinopharm (REUTERS/Tingshu Wang)
Dentro de las vacunas inactivadas y de subunidades proteicas se encuentra la china de Sinopharm (REUTERS/Tingshu Wang)

Los inoculantes contra el COVID-19 actualmente autorizados para su uso de emergencia, y otros que tienen datos clínicos disponibles en etapa tardía, se resumen en los siguientes grupos:

Vacunas inactivadas y de subunidades proteicas

Un enfoque para el desarrollo de vacunas es la creación de vacunas inactivadas derivadas de virus desarrollados en cultivo y luego inactivados químicamente, que pueden proporcionar epítopos antigénicos conformacionalmente nativos expresados de manera estable. Sinopharm y Sinovac se encuentran entre los fabricantes más avanzados en el desarrollo de este tipo de vacuna, que han sido evaluados por ensayos de Fase III que han obtenido autorizaciones internacionales de uso.

Otro enfoque para el desarrollo de vacunas es la administración de la proteína S como una subunidad de proteína recombinante dentro de uno de varios sistemas basados en células que apoyan la expresión de la proteína. Este enfoque puede proteger a los animales inmunizados in vivo, pero tiene el riesgo teórico de generar una respuesta inmune polarizada que puede superarse, dependiendo del adyuvante utilizado. Novavax, informó recientemente sobre sus ensayos clínicos de Fase tardía en el Reino Unido, demostrando una eficacia de la vacuna contra COVID-19 del 89%. Más del 60% de las vacunas actualmente en desarrollo utilizan un enfoque de subunidades de proteínas, aunque ninguna está autorizada para su uso.

La farmacéutica AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford ofrecen un inoculante de vector viral (Europa Press)
La farmacéutica AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford ofrecen un inoculante de vector viral (Europa Press)

Vacunas vectoriales virales

Las vacunas de vectores virales utilizan virus de replicación deficiente diseñados para expresar la secuencia genética del antígeno de interés en las células huésped. Se han desarrollado adenovirus de replicación incompetente para el VIH, la tuberculosis, la malaria y el virus del Ébola. Este enfoque de vacunación ha tenido un éxito variable, a menudo limitado por la inmunidad preexistente al vector adenovirus. Utilizando adenovirus que tienen una inmunidad preexistente mínima en los EE. UU. Y Europa, 2 vacunas se han mostrado prometedoras desde el principio: la vacuna del vector del adenovirus del serotipo 26 (Ad26.CoV2.S; Johnson & Johnson) y la vacuna del vector del adenovirus de chimpancé (ChAdOx; AstraZeneca). Ambas parecen ser eficaces para prevenir la hospitalización y la muerte relacionadas con COVID-19, pero tienen una eficacia variable en la prevención de la enfermedad clínica, en particular la enfermedad causada por las nuevas variantes del SARS-CoV-2.

Las vacunas de Pfizer BioNTech y Moderna utilizan innovadora tecnología de ARN mensajero
Las vacunas de Pfizer BioNTech y Moderna utilizan innovadora tecnología de ARN mensajero

Vacunas de ARNm

Los nuevos avances que aprovechan el ARNm para la administración de vacunas tienen el potencial de mejorar en gran medida el desarrollo de vacunas para muchos patógenos. En estas vacunas, las nanopartículas de lípidos se utilizan para proteger el ARNm que codifica la proteína S estabilizado por prefusión en ruta hacia el espacio intracelular. El huésped usa el ARNm para producir la proteína diana (proteína S en este caso), que induce una respuesta inmune coordinada. Pfizer-BioNTech y Moderna han desarrollado vacunas basadas en ARNm que demuestran una eficacia superior al 90% contra la enfermedad clínica del SARS-CoV-2 en ensayos clínicos. Esta alta eficacia de la vacuna se asocia con muy pocos eventos adversos, aunque la reactogenicidad local y sistémica de la vacuna es común. Hay muchas ventajas de este enfoque, incluida la velocidad de fabricación de la vacuna, en semanas. Se están realizando o planificando estudios para evaluar la eficacia de las vacunas actualmente autorizadas en niños y contra las variantes comunes del SARS-CoV-2, y para evaluar si las vacunas repetidas que contienen ARNm que codifica las variantes pueden ser efectivas.

5 ensayos de vacunas de Fase III demostraron un 100% de protección contra la muerte y las hospitalizaciones contra COVID-19 (REUTERS/Ronen Zvulun/ File Photo)
5 ensayos de vacunas de Fase III demostraron un 100% de protección contra la muerte y las hospitalizaciones contra COVID-19 (REUTERS/Ronen Zvulun/ File Photo)

Hay vacunas disponibles, ¿qué sigue?

Una vez que las vacunas estuvieron disponibles, las barreras para la administración incluyeron un suministro inicial insuficiente, ineficiencias en la entrega de vacunas y una vacilación generalizada de las vacunas. Estas barreras limitaron la capacidad de vacunar a una cantidad suficiente de la población para alcanzar alguna medida de inmunidad poblacional. Fuera de los EE. UU., los países de ingresos bajos y medianos han tenido dificultades para obtener incluso un número mínimo de dosis de vacuna.

El lanzamiento de la vacuna, más lento de lo esperado, plantea dos importantes cuestiones de salud pública. La primera es si es preferible asegurar la máxima cobertura vacunando al mayor número posible de personas con 1 dosis (de las vacunas de 2 dosis) o asegurar la máxima protección reservando estratégicamente las dosis que se utilizarán para la segunda dosis. Según los materiales informativos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. presentados para la Autorización de uso de emergencia, la vacuna Moderna tiene una eficacia superior al 80% 2 semanas después de la primera dosis y la vacuna Pfizer-BioNTech tiene una eficacia superior al 50% después de la primera dosis. En segundo lugar, optimizar las estrategias de vacunación en personas previamente infectadas con SARS-CoV-2 ofrece otra oportunidad para ahorrar dosis.

“La vacunación es la estrategia más importante para poner fin a la pandemia”, advierten los autores del documento de JAMA. Sin embargo, la aparición de múltiples variantes del SARS-CoV-2 con susceptibilidad reducida a la inmunidad inducida por la vacuna y la enfermedad amenaza el progreso. A pesar de estas amenazas continuas, la eficacia de las vacunas contra el SARS-CoV-2 brinda una verdadera esperanza para el 2021.

Infografía: Marcelo Regalado

SEGUÍ LEYENDO: