Así fue la persecución para capturar al barco chino que pescaba ilegalmente en aguas uruguayas

La embarcación está siendo trasladada hacia el puerto de Montevideo

El video de la persecución al barco pesquero chino

La Armada Nacional uruguaya capturó el lunes a un buque chino por presunta pesca ilegal en aguas jurisdiccionales. Esto se dio en el marco de un operativo de control a través del ROU 23 Maldonado, un navío de la Armada.

El viernes se detectaron varias embarcaciones navegando en zona económica exclusiva de Uruguay que estaban “aparentemente realizando pesca ilegal”. Ante esa situación, la aeronave B-200 T de la Aviación Naval realizó un “vuelo de reconocimiento” y detectó dos buques poteros —aquellos utilizados para la pesca de calamar— que se encontraban a 150 millas náuticas del sureste de Punta del Este.

A través de un registro fotográfico que realizó la aeronave durante todo el día —como se ve en el video—, la Armada pudo detectar “artes de pesca desplegadas y en la noche, las luces utilizadas para la pesca encendidas, en presunta actividad delictiva”.

El sábado zarpó hacia la zona el ROU 23 Maldonado y llegó al día siguiente, encontrándose con una embarcación de bandera china y nombre Lu Rong Yuan Yu 606.

Tras recibir el aviso de que iban a ser abordados para realizar una inspección, el barco pesquero se dio a la fuga. Eso desató una persecución que “llevó toda la noche del domingo, finalizando en horas de la mañana del lunes, cuando finalmente accedieron a ser abordados”.

En esa inspección se pudo comprobar que “efectivamente tenían elementos de pesca, pero no tenían carga en sus bodegas”, informó la Armada en un comunicado.

La embarcación está siendo trasladada hacia el Puerto de Montevideo y se prevé que arribe este martes. En tanto, la nave ROU 23 Maldonado arribó esta madrugada.

La pesca ilegal es una problemática que representa una gran amenaza al medio marino. El Atlántico Sur, en tanto, es la tercera área geográfica de mayor explotación pesquera del mundo según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

En un artículo de la ONG Oceanosanos se explica que, desde 1992, “el Puerto de Montevideo opera como puerto libre, lo cual se entiende como espacios aduaneros portuarios en los que rigen regímenes fiscales y aduaneros especiales, incluyendo la libre circulación de mercaderías sin exigencia de autorizaciones ni trámites formales”. Por este motivo, se ha transformado en una base para flotas extranjeras —y en gran cantidad de procedencia China— que pescan en el atlántico.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR