Bolivia amaneció este jueves con la noticia de la muerte del conocido fotoperiodista, Samy Schwartz. El deceso se produjo horas después de haber tomado las fotos oficiales de Jeanine Áñez como presidente interina del país. Áñez expresó su pesar en las redes sociales y publicó un video de ambos durante la sesión de fotos con el mensaje “¡Hasta siempre querido amigo!”

Un vocal detractor del ex jefe de Estado Evo Morales, Schwartz murió como consecuencia de un infarto. Sin embargo, un colega suyo sembró dudas acerca de la razón real. A través de sus redes sociales, el periodista John Arandia publicó una serie de mensajes en los que Schwartz le reveló que había padecido serios problemas de salud como consecuencia de lo que, creía, podría haber sido un envenenamiento en diciembre pasado.

En la comunicación, Schwartz le explicó que durante una cobertura le robaron sus pertenencias y que, al verlo buscando recuperarlas, un grupo de personas le regaló una empanada salteña para solidarizarse con el. Esas personas, indicó, estaban vestidas de “21F”, una referencia al 21 de febrero de 2016, día en el que Evo Morales celebró -y perdió- el referendum para eliminar la prohibición de postularse para la reelección una única vez.

No obstante, la empanada tenía una “sorpresa” que a los dos días, indicó, le perforó el intestino. Según su relato, Schwarz viajó a los Estados Unidos para encontrarse con sus hijas en Miami. Allí fue a recibir atención como consecuencia de los dolores. Y los médicos le quitaron un hueso tallado y envuelto en grasa animal. “Si me hubiera quedado en La Paz o Santa Cruz no te contaría nada de esto”, describió.

“Todos los doctores del hospital monte Sinaí venían a preguntarme como me comí eso”, agregó el periodista. En consecuencia, detalló, estuvo “11 semanas con una bolsa y después en otra operación de 3 horas me conectaron”. “Hasta hoy nunca hablé del tema. Pero obvio me cambió la vida para seguir ayudando a mis hermanos con mas fuerza”, concluyó.

Junto con las capturas de la conversación, Arandia publicó un mensaje en el que reveló que durante el fin de semana Schwartz le indicó que no se sentía bien, y creía que ello era consecuencia de aquel episodio. “No quiero pensar que te mataron, pero pediré una investigación del tema”, expresó. E indicó que la conversación que adjuntó podría ser considerada como prueba.

Schwartz era un periodista de alto perfil público, conocido particularmente por dos razones: haber sido elegido por el papa Francisco para ser el fotógrafo oficial de su visita a Bolivia y sus críticas al expresidente Evo Morales. De hecho, el tuit fijado en su cuenta de la red social era un artículo sobre él de la revista argentina Gente titulado “el fotógrafo que provocó la renuncia de Evo Morales”.

Más sobre este tema: