La Bolsa de Chile (Shutterstock)
La Bolsa de Chile (Shutterstock)

La Bolsa de Santiago se disparaba más de 6% tras la apertura este viernes, mientras el dólar empezaba con una caída abrupta luego de tocar máximos históricos, en una primera reacción de optimismo entre los inversionistas por un acuerdo político alcanzado la madrugada para salir de la grave crisis social en Chile.

El principal índice bursátil, el S&P IPSA, subía 6,19%, y acumulaba 4.776,75 puntos, según datos de Diario Financiero.

Por su lado, el billete verde bajaba 13,10 pesos para ubicarse en 789,53 unidades por dólar, luego de haber superado la marca de los 800 pesos desde el martes, cuando hubo un recrudecimiento de los incidentes violentos en el marco de un estallido social que empezó el 18 de octubre.

La crisis social sin precedentes en Chile, la más grave desde el retorno a la democracia en 1990 tras 17 años de dictadura de Augusto Pinochet, ha dejado 22 muertos, más de 1.000 heridos y graves denuncias de abuso de las fuerzas del Estado. En menos de un mes, fuentes médicas y organizaciones de derechos humanos contabilizaron 182 personas con daños oculares por disparo de balines de la Policía durante las protestas.

Momento en el que los miembros del congreso chileno realizan el histórico acuerdo
Momento en el que los miembros del congreso chileno realizan el histórico acuerdo

El Congreso chileno llegó a un acuerdo en la madrugada de este viernes para convocar en abril de 2020 a un plebiscito por una nueva Constitución que sustituya la vigente desde la dictadura de Pinochet (1973-1990), tras casi un mes de violento estallido social.

Es una respuesta de la política con mayúscula que piensa en Chile y que también se hace cargo y asume su responsabilidad”, afirmó el presidente del Senado, Jaime Quintana, miembro del opositor Partido por la Democracia (centroizquierda), flanqueado por los presidentes de las principales formaciones políticas del país, a excepción del Partido Comunista, en una conferencia de prensa en una de las sedes del Congreso en Santiago.

“Esta respuesta que están dando todos los partidos que nos acompañan es una muestra que busca señalar el camino de profundización democrática, una salida pacífica a la crisis y de construir un verdadero contrato social, y eso ha sido posible gracias a la ciudadanía que ha estado movilizada”, agregó.

Bajo el acuerdo, necesario para modificar la actual carta magna, que no permite llamar a plebiscito para estos fines, se impulsará la realización de una consulta en el mes de abril de 2020 que resuelva dos preguntas: si se quiere o no una nueva Constitución y qué tipo de órgano debiera redactar esa nueva Constitución, una “comisión mixta constitucional” o una “convención constitucional” o Asamblea constituyente, explicó Quintana.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: