Partidarios de Morales golpean a un opositor con palos en Cochabamba, Bolivia (Reuters/ José Rocha)
Partidarios de Morales golpean a un opositor con palos en Cochabamba, Bolivia (Reuters/ José Rocha)

Políticos opositores acusaron este miércoles a Evo Morales por la muerte del joven opositor Limbert Guzmán en los violentos enfrentamientos que se desataron este miércoles en la región boliviana de Cochabamba entre opositores y partidarios del presidente boliviano.

Limbert Guzmán, de 20 años, había ingresado con muerte cerebral en un hospital de Cochabamba, en el centro del país, tras sufrir graves heridas en unos choques con palos y piedras.

El parte médico indicó que el joven ingresó en el hospital Viedma con “traumatismo cráneo encefálico grave, fractura de base de cráneo y muerte cerebral”."Presentó un paro cardio respiratorio, que inmediatamente fue reanimado por más de 20 minutos, y los esfuerzos fueron vanos falleciendo el paciente a horas 20:45 (sic)″, hora local (01:45 GMT del jueves), señaló el informe.

Luis Fernando Camacho, el opositor que lidera las protestas en contra del presidente boliviano, fue uno de los más contundentes en su denuncia, al afirmar que Limbert Guzmán, de 20 años, fue “asesinado brutalmente por el régimen de Evo Morales”.

Candidatos presidenciales como Oscar Ortiz Antelo también condenaron el episodio. El candidato de Bolivia dice No dijo que la muerte del joven “es el resultado de la política temeraria y criminal del gobierno del MAS de enfrentar a bolivianos contra bolivianos”. “Paren y vamos a nuevas elecciones”, instó.

El ex presidente Tuto Quiroga pidió a Morales “que desactive sus grupos de choque violentos, que son como los ‘colectivos’ de Maduro”. “Bolivia necesita mediación internacional de países amigos AHORA”, aseguró.

La diputada Demócrata Eliane Capobianco exigió la renuncia de Morales y calificó a Limbert Guzmán como “un nuevo héroe de la democracia y una vida más que se pierde producto de la confrontación que genera el MAS por no respetar el voto de los bolivianos”.

Por su parte, el mandatario Evo Morales también expresó su “profundo pesar” por la muerte del opositor, quien calificó de “víctima inocente de la violencia promovida por grupos políticos que alientan el odio racial entre hermanos bolivianos”.

Sin embargo, la ONG human Rights Foundation respondió a Morales: “Tu falso pesar por las víctimas de tu tiranía es vacío”. Los linchamientos y grupos de choque son tu manera favorita de reprimir desde antes (de) que tomes el poder”, denunció. “Tus grupos violentos asesinaron a Guzman”.

La Defensoría del Pueblo de Bolivia, a través de Twitter, lamentó el fallecimiento “como consecuencia de los violentos enfrentamientos en el sector del puente Huayculi en la ciudad de Cochabamba”.

“Demandamos al Ministerio Público (que) investigue y se sancione a los responsables de su muerte”, escribió la Defensoría en la red social.

El joven fallecido era uno de los 34 heridos en una ola de violencia desatada durante esta jornada en la región central de Cochabamba.

El comandante general de la Policía de Bolivia, Yuri Calderón, explicó a los medios en La Paz que la mayoría de los heridos lo fueron por contusiones de palos y piedras.

El jefe de la Policía afirmó que los heridos se produjeron en choques entre grupos de manifestantes en los que fueron utilizados explosivos.

La región de Cochabamba registró desde primera hora de la mañana hasta entrada la noche graves enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente Evo Morales.

Las protestas se suceden desde hace más de dos semanas en Bolivia después de que oposición y movimientos ciudadanos denunciaran fraude en el recuento de votos a favor del presidente tras los comicios del 20 de octubre.

El órgano electoral dio como vencedor para un cuarto mandato consecutivo a Evo Morales, pero la oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria, exigen la renuncia del presidente y reclaman nuevas elecciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: