"Soy la tataranieta de Alfonsina Storni" (Video: "Otra noche familiar" – El Trece)

Alfonsina Storni fue una prolífica escritora y periodista y, además, una gran defensora de los derechos de las mujeres y de la igualdad de género: marcó una era en la literatura nacional en los albores del siglo XX. Por eso, ni bien se presentó una joven participante el viernes pasado en Otra noche familiar, el conductor del ciclo de El Trece, Guido Kaczka, se sorprendió al escuchar apellido.

"Ah, Storni, como Alfonsina Storni, la gran poetisa argentina. A mi mamá le encantaba Alfonsina Storni y nos leía sus poemas", contó Guido, sin imaginarse la respuesta con la que se encontraría. "Sí, soy su tataranieta", confesó la participante, que fue al ciclo acompañada por su tío, Francisco Martini.

"¿Storni es tu tatarabuela? ¿En serio me decía? ¡Ay! ¡Mi vieja se acaba de desmayar! ¿De verdad? ¿En serio? 'Y si llama él no le digas que estoy, di que me he ido…' Los versos de Alfonsina Storni… Bueno, la playa Alfonsina Storni es un homenaje a ella", indicó, aún sorprendido, uno de los conductores estrella de El Trece.

En ese sentido, la joven participante recordó "Alfonsina Storni y el mar", la canción hecha en homenaje a su tatarabuela, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa Mujeres Argentinas. "Ese es un poema en homenaje a ella. 'Por la blanda arena que lame el mar, su pequeña huella no vuelve más' -entonó Guido-. Disculpá que te cholulée, pero tu tatarabuela tuvo un hijo, si no me equivoco".

Valentina Storni habla de su vida personal (Video: "Otra noche familiar" – El Trece)

"Sí, mi bisabuelo. Yo lo conocí porque vivió bastante, hasta los 93 o 94 años", precisó Valentina, que está en pareja hace un año con un joven llamado Mateo, estudia terapia ocupacional y es acompañante terapéutica. A lo que Guido señaló: "Se me hace tan raro… Porque uno sabe que venimos de esos lugares, pero en realidad parecen de otra dimensión".

El conductor recordó que se sabe poco de la vida amorosa de la gran escritora y de la identidad del padre de su hijo. Pero no obtuvo mucha más información. "Sigue siendo un misterio", dijo, al respecto, el tío de Valentina.

"Siempre se hablaba de ella como una mujer de grandes rasgos, como una mujer exquisita… Además, tenía un carácter muy independiente. Una feminista de esa época, ¿no? Una feminista total, con ideas propias. Ser poetisa en esa época y a lo que ella le empieza a escribir… Se hablaba de su delicadeza, digamos, que siempre me la imagino cuando leo. Y acá tenemos a su tataranieta, que también es delicada y a la vez firme", observó el conductor. El tío de la joven, por supuesto, tampoco ahorró en elogios: "Es una sobrina de lujo".

"Mirá con lo que me vengo a encontrar. Impresionante. La tataranieta de Alfonsina Storni… Una maravilla. Francisco, que no caiga la tataranieta de Alfonsina Storni, te lo pido por favor", dijo el conductor, que todavía no podía salir de su asombro, en referencia al "pantano" de su programa.

Sin embargo, en la pregunta final no pudo responder bien "de qué color es el mineral malaquita", presente por ejemplo en la base del trofeo de la Copa del Mundo de fútbol, cuya respuesta correcta era "verde". Y la joven tuvo que caer al agua.

Francisco Martini responde mal y Valentina Storni cae al pantano (Video: "Otra noche familiar" – El Trece)

Storni nació en Suiza el 29 de mayo de 1892. Al poco tiempo su familia se mudó a la provincia de San Juan y luego recaló en Rosario. Con 19 años la escritora se instaló en Buenos Aires y al año siguiente nació su hijo Alejandro. Para mantenerlo trabajó como cajera en una tienda de Avenida Florida y Sarmiento y en la revista Caras y Caretas.

A los 27 años, Storni había escrito seis cuentos, dos novelas y una serie de ensayos como La inquietud del rosal, El dulce daño, Irremediablamente y Languidez, con el que ganó del Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura. Su trabajo la llevó pronto a ser una de las poetas más respetadas.

Activista en materia de derechos de la mujer desde los 16 años, fue miembro del Comité Feminista de Santa Fe, líder de la Asociación pro Derechos de la Mujer y ayudó a que se estableciera la Sociedad Argentina de Escritores.

El 23 de octubre de 1938, a sus 46 años, viajó a Mar del Plata y se quedó sola en un hotel frente a la playa La Perla. Durante las primeras horas del martes 25 de octubre, salió de su habitación con destino a la playa. Nadie la vio, pero las hipótesis sobre su muerte aseguran que caminó lentamente hacia el mar y que se hundió en las frías aguas. Fueron dos obreros quienes, horas después, descubrieron el cuerpo sin vida de la escritora.

SEGUÍ LEYENDO