Justina Pons tiene 25 años, estudió economía pero antes de terminar la carrera se dio cuenta de que quería dedicarse al modelaje. Vivió un Hawai casi un año y allí comenzó a sacarse fotos y publicar en las redes sociales

Justina Pons tiene 25 años, estudió economía pero antes de terminar la carrera se dio cuenta de que quería dedicarse al modelaje. Vivió un Hawai casi un año y allí comenzó a sacarse fotos y publicar en las redes sociales

Hoy tiene casi 20 mil seguidores en Instagram (@justipons), con quienes comparte a diario imágenes sexies en las que muestra los 14 tatuajes que tiene en los brazos y también posa mostrando su cola. “Es lo que más me elogian los hombres”, cuenta a Teleshow

Hoy tiene casi 20 mil seguidores en Instagram (@justipons), con quienes comparte a diario imágenes sexies en las que muestra los 14 tatuajes que tiene en los brazos y también posa mostrando su cola. “Es lo que más me elogian los hombres”, cuenta a Teleshow

“En Hawai trabajé lavando platos en un bar. Allá me puse de novia con un fotógrafo, quien, cuando nos íbamos a alguna playa exótica, me sacaba fotos un poco más jugadas y empecé a subirlas a las redes”, explica Justina que tenía 4 mil seguidores hace menos de un año y que en los últimos meses cuadruplicó esa cantidad gracias a los tipos de posteos que realiza

“En Hawai trabajé lavando platos en un bar. Allá me puse de novia con un fotógrafo, quien, cuando nos íbamos a alguna playa exótica, me sacaba fotos un poco más jugadas y empecé a subirlas a las redes”, explica Justina que tenía 4 mil seguidores hace menos de un año y que en los últimos meses cuadruplicó esa cantidad gracias a los tipos de posteos que realiza

Inspirada en la actriz y modelo británico-estadounidense Emily Ratajkowski y en Alexis Ren, Justina Pons asegura que, por su estereotipo físico, no es la “típica modelo argentina” y quiere romper ese molde

Inspirada en la actriz y modelo británico-estadounidense Emily Ratajkowski y en Alexis Ren, Justina Pons asegura que, por su estereotipo físico, no es la “típica modelo argentina” y quiere romper ese molde

“Siempre me gustó sacarme fotos, pero acá, en Argentina, no me daban mucha bola. Tengo muchos tatuajes y hago un estilo de fotos más hot de lo que es la moda hoy en día”, explica Pons

“Siempre me gustó sacarme fotos, pero acá, en Argentina, no me daban mucha bola. Tengo muchos tatuajes y hago un estilo de fotos más hot de lo que es la moda hoy en día”, explica Pons

“No me parece que la modelo tenga que ser falta y flaca. Con mi perfil, quizá acá no encajo tanto. En cambio, en Estados Unidos, hay modelos que pueden posar para Playboy pero también desfilar para Marc Jacobs”, agrega quien triunfa en el exterior

“No me parece que la modelo tenga que ser falta y flaca. Con mi perfil, quizá acá no encajo tanto. En cambio, en Estados Unidos, hay modelos que pueden posar para Playboy pero también desfilar para Marc Jacobs”, agrega quien triunfa en el exterior

En febrero, Justina se irá a México y Los Ángeles, contratada por agencias de modelaje para que pose para exclusivas marcas. “Hoy en día provocar es visto como algo vulgar y no me parece que sea así. El cuerpo de la mujer es súper natural y estoy cómoda mostrándolo. Eso no significa que sea una trola”, continúa la joven que está soltera y recibe cientos de mensajes de hombres a través de las redes sociales.

En febrero, Justina se irá a México y Los Ángeles, contratada por agencias de modelaje para que pose para exclusivas marcas. “Hoy en día provocar es visto como algo vulgar y no me parece que sea así. El cuerpo de la mujer es súper natural y estoy cómoda mostrándolo. Eso no significa que sea una trola”, continúa la joven que está soltera y recibe cientos de mensajes de hombres a través de las redes sociales.

“Estoy cómoda con mi cuerpo y lo muestro porque me parece súper natural. Hoy en día es importante dejar de pensar así porque no coincide con la época que vivimos. Es súper machista pensar de esa manera”, asegura Justina, que sorprendió a sus padres cuando comenzó a publicar sus imágenes sexies. “Al principio, fue un shock pero siempre me dijeron que me apoyarían en lo que a mí me gustaba hacer”, aclara

“Estoy cómoda con mi cuerpo y lo muestro porque me parece súper natural. Hoy en día es importante dejar de pensar así porque no coincide con la época que vivimos. Es súper machista pensar de esa manera”, asegura Justina, que sorprendió a sus padres cuando comenzó a publicar sus imágenes sexies. “Al principio, fue un shock pero siempre me dijeron que me apoyarían en lo que a mí me gustaba hacer”, aclara

Para mantener su figura, Justina realiza un entrenamiento que no es a base de pesas sino que trabaja con su propio cuerpo: “Cuando estaba en Hawai, tuve épocas en las que tenía el cuerpo más marcado. Pero ahora estoy más relajada. Me gusta correr, y lo hago durante 40 minutos tres veces por semana”

Para mantener su figura, Justina realiza un entrenamiento que no es a base de pesas sino que trabaja con su propio cuerpo: “Cuando estaba en Hawai, tuve épocas en las que tenía el cuerpo más marcado. Pero ahora estoy más relajada. Me gusta correr, y lo hago durante 40 minutos tres veces por semana”

La modelo acompaña el entrenamiento aeróbico con ejercicios en el gimnasio. “Voy tres veces por semana y la rutina está basada más que nada en los glúteos y abdominales. No me gusta trabajar los brazos”, destaca quien asegura que no tiene ninguna cirugía estética: “Solo me hago tratamientos de belleza”.

La modelo acompaña el entrenamiento aeróbico con ejercicios en el gimnasio. “Voy tres veces por semana y la rutina está basada más que nada en los glúteos y abdominales. No me gusta trabajar los brazos”, destaca quien asegura que no tiene ninguna cirugía estética: “Solo me hago tratamientos de belleza”.

En sus fotos, Justina, que ya se convirtió en una de las influencer más sexies de argentina, muestra sus brazos tatuados. “Ninguno significa nada en especial. Todos fueron por estética y algunos, a veces, por impulso”, revela la modelo y agrega que no quiere marcar otra parte de su cuerpo. “Soy una persona que me ordeno dentro de mi quilombo. En este caso, el quilombo sería mi cuerpo y está contenido en los brazos”, explica Pons

En sus fotos, Justina, que ya se convirtió en una de las influencer más sexies de argentina, muestra sus brazos tatuados. “Ninguno significa nada en especial. Todos fueron por estética y algunos, a veces, por impulso”, revela la modelo y agrega que no quiere marcar otra parte de su cuerpo. “Soy una persona que me ordeno dentro de mi quilombo. En este caso, el quilombo sería mi cuerpo y está contenido en los brazos”, explica Pons

Fotos: Chistian Bochicio

LEA MÁS