La envidia, el sentimiento autodestructivo que alimenta la decadencia argentina

Ha alimentado durante toda nuestra historia al populismo argentino. Desde los caudillos a Rosas, desde Perón a Galtieri, desde Néstor a Cristina

Una mujer camina frente a la Caso Rosada (foto de archivo: REUTERS/Agustín Marcarian)
Una mujer camina frente a la Caso Rosada (foto de archivo: REUTERS/Agustín Marcarian)

“Envy: hatred of the good for being the good” (Ayn Rand)


Si ha habido un sentimiento que ha alimentado durante toda nuestra historia al populismo argentino ha sido el de la envidia. Desde los caudillos a Rosas, desde Perón a Galtieri, desde Néstor a Cristina.

La envidia ha sido el narcótico que hemos utilizado los argentinos para redireccionar nuestras frustraciones, inseguridades e impotencias. Nos hemos valido de ella para transformar dicha impotencia en odio para luego dirigir ese odio hacia terceros cuya única falta ha sido tener éxito en emprendimientos en los que nosotros fracasamos.

¿A quién odiamos? A aquel que ha osado revelar nuestra falta de aptitudes e incapacidad.

¿Cómo ha hecho semejante revelación? Atreviéndose él mismo a mostrar sus cualidades, su capacidad y sus aptitudes.

En dos excelentes podcasts, el filósofo canadiense-americano Stephen Hicks, autor del bestseller Explaining Postmodernism, from Rousseau to Foucault (“Explicando el postmodernismo, la crisis del socialismo”) se refiere a la envidia como un sentimiento autodestructivo, auto-saboteador.

Analicemos los ejemplos que propone el Dr. Hicks:

1. Viendo autos deportivos y lujosos estacionados, un individuo decide rayarlos con una llave sin motivo aparente.

2. Sin motivo, un grupo de alumnas de un liceo ataca a la alumna más linda e inteligente de la clase con el objeto de “ponerla en su lugar”.

3. Un actor fracasado en Hollywood se indigna frente al televisor que le informa que su compañero de actuación acaba de recibir un “Oscar”. Indignado, exclama: “Odio a ese tipo!” al tiempo que apaga la televisión.

El estudio de las causas que evocan ese sentimiento parece indicar que lo que nos lastima es el observar el hecho de que alguien se destaca o realiza eficazmente una determinada actividad. Al compararnos y observar nuestra falta de destrezas relativas, experimentamos dolor y frustración. Inmediatamente intentamos despojarnos de dicho dolor. ¿Cómo? Culpando a un tercero por nuestro infortunio.

La tradición liberal y autores como Nietzsche o Rand han combatido la envidia y manifestado la necesidad de erradicarla del alma humana. Pero otros como Rousseau o John Rawls la han justificado y hasta le han encontrado aspectos positivos y útiles. Mientras el socialismo se ha caracterizado por estimular la envidia y generar culpa en el envidiado, el capitalismo ha aceptado dicha culpa disculpándose por estimular la “avaricia” o por su falta de “solidaridad”.

Según el Dr. Hicks, es casi inevitable sentir envidia en alguna circunstancia de la vida; por ejemplo: tu cuñado te invita a una cena en su lujosa casa, grande e imponente, su auto deportivo estacionado en el frente y tú te encuentras actualmente desempleado y sin un peso… ¿Cómo te hace sentir esa situación?

O una joven cercana a la madurez experimenta un nuevo fracaso amoroso, uno más de una larga lista... y es invitada a comer por una amiga que se encuentra en una relación consolidada y que se siente muy amada por su espléndido partenaire. La pareja demuestra su amor a cada momento. ¿Qué sentirá la joven en esa circunstancia?

O el ya mencionado actor frustrado observando a su amigo recibir el premio Oscar, ¿cómo se sentirá?

El filósofo francés, Jean-Jacques Rousseau.
El filósofo francés, Jean-Jacques Rousseau.

Qué es la envidia

La envidia se define como una emoción que surge en respuesta al éxito de otra persona que nos obliga a poner foco en nuestro propio fracaso, en la frustración que nos provoca el no haber podido alcanzar las metas que nos propusimos.

La envidia no debe ser confundida con “celos”. Mientras los celos implican el miedo a la pérdida de algo que creemos que ya poseemos, la envidia implica, en cambio, el percatarse de que existe algo que deseo poseer, pero que no me siento capaz de conseguir. Por ejemplo: si encuentro a mi novia besándose con otro hombre en un bar siento celos (experimento el dolor por la potencial pérdida). Envidia implica, por su parte, la creencia de que carecemos de la habilidad o inteligencia necesaria para alcanzar aquello que deseamos conseguir. Esta impotencia provoca dolor y para no asumir dicho dolor lo redirecciono regocijándome con el fracaso ajeno.

Apelando a los ejemplos antes mencionados, si un tornado destruye el auto deportivo de nuestro cuñado, o si nuestra amiga rompe con su actual novio, me regocijo. Aplaco mi dolor contemplando el fracaso ajeno. El igualitarismo en la desgracia nos consuela. De allí, el refrán español: “Mal de muchos, consuelo de zonzos”.

Las fases de la envidia

La envidia pasa por varias etapas. Para que lleguemos a sentirla se deben dar las siguientes características:

1) Se deberá tener una meta significativa que deseemos alcanzar;

2) deberemos compararnos con otra persona que nos resulte familiar y que tenga la misma meta que yo;

3) percibimos que la otra persona avanza mejor y más rápidamente hacia dicha meta;

4) en la comparación percibo mi “inferioridad”;

5) esa percepción pone en duda mi propia capacidad para alcanzar el objetivo;

6) se estimula la idea de que estoy destinado al fracaso;

7) percibo el dolor que me provoca dicha idea;

8) como no deseo sentir ese dolor, lo redirecciono en forma de odio hacia la persona que provocó la sensación;

9) “mato” al mensajero.

Cómo luchar contra la envidia

El Dr. Hicks enumera varios mecanismos que permiten entender mejor y luchar contra la envidia. Esos mecanismos requieren que seamos capaces de transformarla en admiración, respeto, motivación o emulación.

Es importante destacar que la envidia no aparece si no existen similitudes de metas. Si nunca he deseado ser un super golfista, difícilmente sienta envidia por Tiger Woods. La envidia requiere también de similitud de carreras o de intereses, encontrarnos dentro del mismo rango etario o jerarquía intelectual o en el mismo rango de habilidades. El envidiado deberá encontrarse dentro de mi equipo de “pares”.

Una forma de combatir la envidia es concentrarse en nuestras propias responsabilidades, en nuestro propio auto perfeccionamiento. En este caso la envidia tiende a desaparecer.

La envidia y la política

Tanto el fascismo como el socialismo, al favorecer el concepto de igualdad (mediante la ley), estimulan la envidia. Al validarla, la popularizan. Pero como el sentimiento de envidia provoca dolor será necesario redireccionar dicho dolor y transformarlo en odio. Ello hará necesario a su vez la aparición de " chivos expiatorios”: los ricos, la oligarquía, el capital concentrado. Slogans como “justicia social” o “la necesidad crea derechos” logran redireccionar el dolor de la envidia hasta transformarlo en políticas públicas de monitoreo y apropiación del éxito ajeno. ¿Cuál es sino la justificación ética del impuesto a las ganancias?

¿Ayudan los mecanismos de redistribución a apaciguar la envidia? Desde Rousseau, han sido muchos los escritores que han sostenido la idea de que los mercados libres acentúan las desigualdades.

En realidad, lo opuesto es cierto: mientras el capitalismo iguala a todas las castas sociales en consumos abundantes, las sociedades pretéritas estaban repletas de castas y de privilegios.

El capitalismo también tiene costos, no es gratis: la abundancia de oportunidades implica elegir, lo que conlleva la enorme posibilidad de equivocarnos.

Los remedios consisten en volcarse a sí mismo, el comprender que la comparación jamás debe ser contra terceros sino contra uno mismo y que el éxito de los demás, en lugar de lastimarnos, podría ser estimulante y aleccionador si aprendemos a manejarlo. Lo que debe inspirarnos es nuestro propio destino, la búsqueda de nuestras propias metas a nuestro propio ritmo de avance y no al de los demás. Cada cual con sus fuerzas y con sus propias y únicas razones.

Transformar la envidia en inspiración y emulación es una de las grandes tareas a realizar por parte del pueblo argentino.

*Eduardo Marty es fundador y ex director general de Júnior Achievement de Argentina.

Últimas Noticias

Terminaron las elecciones presidenciales en Irán: Ebrahim Raisi se mantiene como favorito

El malestar generalizado de los iraníes por el COVID-19 y la descalificación de cientos de candidatos hacen prever una elevada abstención, que podría batir el récord del 57% de las legislativas de 2020

Robo de armas, secuestro, tortura y homicidio: la historia de un crimen que estremece a La Araucanía chilena

Dos sujetos se entregaron por este crimen y otros dos han sido detenidos en las últimas horas. La policía indaga la posibilidad de que las armas hurtadas hayan sido usadas en un asesinato contra un Carabinero

Jessica Salazar, ciclista mexicana, pidió aclarar su exclusión de los JJOO de Tokio

Jessica Salazar, determinó como injusta la determinación que se tomó al dejarla fuera de la Selección Mexicana de Ciclismo, pues es una de las mejores arrancadoras

La dura respuesta de la Asociación Argentina de Psiquiatras: “En nuestro país no existen los manicomios hace décadas”

Fue en respuesta a los dichos del gobernador Axel Kicillof, quien aseguró que en la Provincia de Buenos Aires han sido ejemplares en “desmanicomializar”. En diálogo con Infobae, Ricardo Corral, presidente de la institución que nuclea a los psiquiatras, remarcó la importancia de contar con un sistema de salud mental acorde a los tiempos vigentes

Mauricio Macri pidió perdón por haber comparado el coronavirus con “una gripe un poquito más grave”

Tras la fuerte repercusión de sus palabras, el jefe de Estado difundió una serie de mensajes en Twitter para disculparse. “Pido perdón por el error que cometí”, aseguró
MAS NOTICIAS