Fernando Gago tuvo cinco minutos para el olvido en este inicio de la 18ª fecha de la Superliga que tuvo el empate 1-1 entre Vélez y Aldosivi: pegó una patada brutal que tranquilamente podría haberle significado la roja e, instantes más tarde, debió pedir el cambio por una grave lesión.

La primera situación se desarrolló a los 18 minutos del complemento, cuando el mediocampista 33 años quiso salir jugando en la mitad de la cancha, tardó demasiado y Pablo Becker le robó el balón. El delantero surgido de Rosario Central corrió rumbo al arco que defendía Lucas Hoyos, Pintita intentó recuperarse pero el rival le tiró la pelota larga para superarlo. El ex Boca sólo vio una solución en el camino: se lanzó con vehemencia con su pierna izquierda sobre el tobillo izquierdo de Becker, que cayó al suelo.

El árbitro Hernán Mastrángelo consideró que sólo debía mostrarle la tarjeta amarilla, aunque las quejas de los futbolistas del Tiburón se multiplicaron pidiendo la expulsión.

Apenas cinco minutos más tarde, Gago miró al banco y le pidió a Gabriel Heinze el cambio. Así se desarrolló el debut absoluto de Ricardo Centurión con la camiseta del Fortín, quien arribó en este mercado de pases al club de Liniers a casi un año de su último partido con la camiseta de Racing.

Con las alarmas encendidas, el entrenador respondió sobre el tema en conferencia de prensa y reconoció la preocupación: “Lo de Fer hay que ver ahora los estudios. Tuvo ahí en la rodilla y hay que ver qué ha pasado. Vamos a ver en estas próximas horas. Seguramente que vamos a depender de los estudios, así que vamos a ver”. Durante las primeras horas de la mañana se conoció que Gago sufrió la rotura de los ligamentos de la rodilla derecha.

Gago pidió el cambio por lesión y se fue directo al vestuario (Foto Baires)
Gago pidió el cambio por lesión y se fue directo al vestuario (Foto Baires)

Esta nueva lesión genera una tristeza especialmente por el amplio historial de problemas físicos de Gago, el cual dificultó su carrera durante los últimos años. Cabe recordar que llegó a Vélez impulsado por el propio Gringo Heinze, quien intentó apoyarlo tras la rotura del tendón de Aquiles de su pierna derecha que sufrió durante la final entre River y Boca de la Copa Libertadores 2018 que parecía marcar el final de su recorrido profesional.

Pintita había retornado a los campos con la camiseta del club de Liniers luego de ocho meses de inactividad, que se sumaban a varios episodios de problemas físicos que le impidieron desarrollarse con normalidad y lo pusieron al borde del retiro.

Más allá de algunos problemas musculares que lo venían aquejando en temporadas previas, la primera situación de gravedad la vivió en septiembre del 2015 cuando se rompió el tendón de Aquiles izquierdo; el cual volvió a lesionarse en abril del año siguiente a pocos minutos de su regreso a la actividad oficial. Cuando había logrado recuperar su nivel y se encaminaba para ser una pieza clave de Argentina en el Mundial 2018, se rompió a fines del 2017 el ligamento cruzado lateral interno de la rodilla derecha. La última perla negra a ese historial se sumó en el Santiago Bernabéu cuando se rompió el tendón derecho durante la final con River.

Seguí leyendo: