Liam Broady pidió que los profesionales sean cuidados por la organización (Shutterstock)
Liam Broady pidió que los profesionales sean cuidados por la organización (Shutterstock)

La Federación Internacional de Tenis y los organizadores del Abierto de Australia nunca pusieron en duda la postergación del certamen que reúne a los mejores tenistas del circuito este enero en lo que será el primer Grand Slam del 2020, a pesar de las preocupaciones. Es que el país oceánico ha vivido el peor incendio de su historia, que ha consumido más de 100.000 kilómetros cuadrados (más que la superficie de Portugal) , matado a 28 personas y, según las estimaciones, a más de mil millones de animales.

En este marco, los tenistas han comenzado a disputar el certamen en Melbourne que finalizará el 2 de febrero y ya se han visto situaciones alarmantes. La serbia Dalila Jakupovic se vio obligada a retirarse debido a un severo ataque de tos durante un partido de la fase previa del campeonato, antes de servir y cuando iba ganando el encuentro que disputaba en el Melbourne Park contra la suiza Stefanie Vogele.

“Tenía mucho miedo de colapsar... no es saludable para nosotros”, dijo a los periodistas. “Me sorprendió, pensé que no íbamos a jugar hoy, pero no tuvimos muchas opciones”, agregó.


Ahora, la organización le envió un correo electrónico a los deportistas para llevar calma. En el escrito, se asegura que los profesionales no corren riesgo alguno, aunque sí admiten que las condiciones son “desafiantes”.

Quien estalló por el mensaje fue el británico Liam Broady, número 234 del mundo, que se manifestó a través de su cuenta de Instagram: “Cuanto más lo pienso más me hierve la sangre. El mensaje que recibimos de la ATP y el torneo en el que se nos decía que se podía jugar es una falta de respeto absoluto. Se advirtió a los habitantes de Melbourne que no salieran de casa y a nosotros nos hacen jugar. Necesitamos una unión de los jugadores para defender nuestros intereses. TODOS los jugadores necesitan protección, no solo unos pocos”.

Lo cierto es que más allá de las quejas, las primeras etapas del torneo han comenzado, mientras que los mejores se unirán a la actividad la semana que viene. El campeón defensor Novak Djokovic iniciará la búsqueda de su octavo título del Abierto de Australia contra el alemán Jan-Lennard Struff, mientras que el español Rafa Nadal, finalista del año pasado y número uno del mundo, comenzará el torneo frente al boliviano Hugo Dellien. El serbio ganó su séptimo campeonato en Melbourne Park el año pasado y extendió la racha de tres años de dominio en los grand slams del trío que integra junto a Nadal y Roger Federer.

Espectadores llevan máscaras para cubrir sus narices y bocas del humo de los incendios forestales durante una sesión de prácticas de tenis en Melbourne Park, Australia (Reuters)
Espectadores llevan máscaras para cubrir sus narices y bocas del humo de los incendios forestales durante una sesión de prácticas de tenis en Melbourne Park, Australia (Reuters)

Además, el ruso Medvedev, cuarto favorito, enfrentará un duro desafío en primera ronda ante el estadounidense Frances Tiafoe, quien llegó a cuartos de final del Abierto de Australia el año pasado. El austriaco Thiem se medirá con el francés Adrian Mannarino, y el griego Tsitsipas, sexto preclasificado, hará lo propio ante el italiano Salvatore Caruso.

En las mujeres, la número uno del mundo y máxima favorita Ash Barty enfrentará a la ucraniana Lesia Tsurenko la próxima semana, mientras que Serena Williams, octava preclasificada, iniciará su campaña por obtener su octava corona en Melbourne Park ante la rusa Anastasia Potapova.

Los tenistas que ya están en Melbourne despertaron el jueves bajo un cielo libre de señales obvias del humo de los incendios forestales que asfixió a la ciudad el martes y miércoles e interrumpió los partidos de la clasificación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: