Peter Zhu, cadete de la Academia Militar de los Estados Unidos. (Academia Militar de los Estados Unidos / AP)
Peter Zhu, cadete de la Academia Militar de los Estados Unidos. (Academia Militar de los Estados Unidos / AP)

Meses después de que el cadete de la Academia Militar de Estados Unidos, Peter Zhu, muriera debido a las lesiones sufridas en un accidente de esquí, y perdiera lo que sus padres decían era su sueño de tener hijos propios, un juez ha dictaminado que sus padres pueden usar su esperma congelado para concebir a un niño.

John Colangelo, juez de la Suprema Corte de Justicia del Estado de Nueva York, dictaminó la semana pasada que los padres de Zhu, Yongmin y Monica Zhu, pueden decidir qué hacer con el esperma de su hijo, incluyendo si lo usan para "propósitos procreativos". Los padres presentaron una petición ante la corte en marzo para recuperar el esperma de su único hijo antes de que fuera retirado de soporte vital, llamándolo su "única oportunidad de cumplir los deseos de Peter y preservar su increíble legado" y para continuar con el nombre de la familia.

"En este momento, el Tribunal no impondrá restricciones sobre el uso que los padres de Peter pueden hacer del esperma de su hijo, incluyendo su potencial para propósitos procreativos", escribió el juez en su fallo. "En la medida en que la Corte pueda discernir, tales restricciones no son obligatorias ni por la ley de Nueva York ni por la ley federal. Esto no quiere decir, sin embargo, que los solicitantes no necesiten superar ciertos obstáculos o confrontar asuntos residuales importantes si deciden usar el esperma de Peter para propósitos reproductivos".

El abogado de los padres, Joseph R. Williams, no pudo ser localizado inmediatamente para que hiciera comentarios.

Zhu, de Concord, California, había expresado el deseo de tener su propia familia, comentaron sus padres.

El estudiante de 21 años de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, Nueva York, había hablado de sus sueños con sus padres, diciéndoles que quería ser padre de cinco hijos y criarlos en un rancho, a pesar de que se burlaban de que esa crianza sería costosa, escribieron sus padres en su petición del 1 de marzo.

Para una asignación de la clase superior, Zhu había escrito que quería casarse "antes de los 30 años″, tener hijos y "convertirse en un oficial de carrera en el ejército", según los registros de la corte.

"El último deseo de nuestro hijo era convertirse en padre y traer hijos a este mundo", dijeron sus padres.

Pero Art Caplan, profesor de bioética y jefe de la División de Ética Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, dijo que el caso es "un atolladero ético", y explicó que no hay un sistema establecido para preguntar a las personas qué quieren para su material genético después de su muerte, ni un sistema establecido para hacer esa determinación en los tribunales cuando no han expresado legalmente sus deseos.

Eso, dijo Caplan, deja muchas consideraciones éticas, sobre todo acerca de lo que es mejor para el niño: ¿el padre o la madre fallecida habría querido que el niño fuera concebido usando una madre sustituta? ¿Habría querido ese padre que el niño fuera criado por sus abuelos o por alguien que no fuera el padre real? ¿Cuándo y cómo habría querido ese padre que se le dijera la verdad al niño?

En cuanto al caso Zhu, Caplan dijo que no está de acuerdo con la decisión del juez porque no cree que los padres deban tener control sobre la reproducción de sus hijos. "No existe en la naturaleza", dijo. Añadió que, en su opinión, esas prestaciones sólo deberían concederse a las parejas o a los cónyuges.

En febrero, Zhu resultó gravemente herido en un accidente de esquí en la pista de esquí de West Point, lo cual fracturó su médula espinal, según documentos de la corte.

Días después, el 27 de febrero, el joven de 21 años fue declarado con muerte cerebral.

"La muerte de Peter fue una pesadilla horrible, trágica y repentina para la que ninguno de los dos podríamos habernos preparado", escribieron sus padres en la presentación ante el tribunal el 1 de marzo, solicitando el permiso del juez para obtener el material genético de su hijo. "Estamos desesperados por tener un pequeño pedazo de Peter que pueda vivir y continuar difundiendo la alegría y la felicidad que Peter trajo a nuestras vidas".

Apenas unas horas más tarde, el caso —que involucraba un procedimiento médico plagado durante mucho tiempo de preocupaciones éticas, padres con el corazón roto y la presión de las expectativas culturales— llegó a un punto crítico cuando un juez ordenó al Centro Médico de Westchester en Valhalla, Nueva York, donde se mantenía a Zhu con soporte vital, que recuperara los espermatozoides y los almacenara. No fue hasta la semana pasada que un juez decidió que los padres podían usarlos.

Desde que se realizó por primera vez hace unos 40 años por Cappy M. Rothman, un urólogo con sede en Los Ángeles, la recuperación de espermatozoides post mortem ha llevado a muchos a cuestionar sus implicaciones éticas, reportó The New York Times en 2004.

"¿Es apropiado traer conscientemente a un niño a este mundo con un padre muerto?", cuestionó Alexander Capron, profesor de derecho y medicina y codirector del Pacific Center for Health Policy and Ethics de la Universidad del Sur de California, en entrevista con Associated Press en 1999. Ese año, una mujer hizo historia en Estados Unidos cuando dio a luz a un niño usando esperma extraído de su esposo muerto, reportó AP en aquel entonces.

"Quisiéramos, en el momento en que ocurre una muerte, que los médicos nos preguntaran: '¿Cosechamos óvulos?' '¿Cogemos esperma?'", preguntó Capron. "Esto no es para mejorar la condición humana."

Otros estudios han intentado responder preguntas igualmente desafiantes, la principal de ellas: ¿Cómo asegurarse de que se respeten los deseos del difunto?

En abril de 2000, los investigadores concluyeron que el consentimiento escrito o verbal documentado por un profesional de la salud sería "deseable", pero no "un requisito absoluto", según un artículo publicado en la revista Human Reproduction. El documento señalaba que "es posible que en algunos casos se pueda hacer una inferencia razonable si el paciente ha discutido previamente estos asuntos con los miembros de la familia".

Los Zhu presentaron el plan detallado de su hijo para la paternidad en la petición.

Pero más allá de su deseo personal de tener una gran familia, la pareja dijo que el legado de su hijo también necesitaba ser preservado "por razones profundamente culturales".

Zhu era el único hijo varón de su familia, y en la cultura china, sólo los hijos pueden transmitir un apellido, escribieron sus padres en su petición.

"Cuando Peter nació, su abuelo lloró de alegría porque había nacido un hijo para llevar el nombre de nuestra familia", dijeron. "Peter se tomó este papel muy en serio, y tenía la intención de continuar el linaje de nuestra familia a través de sus propios hijos."

Sin los hijos de Zhu, sus padres escribieron que sería "imposible" que su linaje continuase y expresaron que el "nombre de la familia morirá".

El 1 de marzo, los padres insistieron en que la recuperación de los espermatozoides debía realizarse antes de las 3 p.m., cuando su hijo, un donante de órganos, estaba programado para someterse a un procedimiento de extracción de órganos. Los médicos les habían informado que la recuperación no sería posible después de la extirpación de los órganos de Zhu, dijo el archivo.

Según los documentos, el hospital tenía un urólogo que estaba "listo y dispuesto" a realizar el procedimiento siempre y cuando obtuviera una orden judicial.

La Red de Salud del Centro Médico de Westchester le dijo a The Washington Post en una declaración en ese momento que "por respeto a la privacidad del paciente y de la familia" los funcionarios no discutirían los detalles de ningún caso.

"Sin embargo, de vez en cuando, como la mayoría de los hospitales, al Westchester Medical Center se le presentan situaciones legales y éticas complejas en las que la orientación de la corte es apropiada y apreciada", dice la declaración, añadiendo que el centro "está agradecido de que la familia haya solicitado una orden judicial durante un momento tan difícil".

Ahora que tienen el esperma, los Zhu pueden estar un paso más cerca de continuar con el legado de su hijo.