Brenda Acuña-Agüero y Jorge Murrieta-Valenzuela enfrentan cargos por delitos graves de agresión sexual, agresión con agravantes y registro ilegal de una persona Foto: (Oficina del Sheriff del Condado de Maricopa)
Brenda Acuña-Agüero y Jorge Murrieta-Valenzuela enfrentan cargos por delitos graves de agresión sexual, agresión con agravantes y registro ilegal de una persona Foto: (Oficina del Sheriff del Condado de Maricopa)

Por Antonia Noori Farzan

Es una escena familiar en Phoenix, y en todo el país: temprano en la mañana, los jornaleros se congregan en el estacionamiento afuera de Home Depot, esperando encontrar trabajo. Los paisajistas, contratistas y equipos de construcción se detienen en su camino a los sitios de trabajo y agarran a la cantidad de personas que necesitan, ofreciéndoles una tarifa fija o un escaso salario por hora por la ardua jornada laboral. La configuración está plagada de abusos, y los trabajadores, a menudo inmigrantes con poco conocimiento del inglés, se encuentran frecuentemente en el extremo perdedor de los acuerdos de explotación. El robo de salarios es común, y los trabajadores se han convertido en el blanco de los ladrones porque a menudo se muestran reacios a denunciar los delitos a la policía.

Y, como un trabajador originario del estado mexicano de Sonora aprendió la semana pasada, las cosas pueden ir muy mal después de subirse al camión de un extraño.

La policía de Phoenix informó que una pareja detuvo al hombre a punta de pistola, lo agredió sexualmente y luego lo chantajeó con fotos. Y aseguraron que no es la primera vez que los dos hacen esto.

home depot

El 8 de abril, el hombre estaba buscando trabajo en un Home Depot en el lado oeste de Phoenix cuando la policía dijo que Brenda Acuña-Agüero, de 39 años, lo recogió y le dijo que ella y su esposo necesitaban ayuda para mover algunos artículos dentro de su casa. Una vez que llegaron a la casa del rancho de aspecto ordinario de la mujer, la situación dio un giro extraño.

El hombre, al que The Washington Post resguarda su identidad debido a que es víctima de agresión sexual, más tarde le dijo a la policía que Acuña-Agüero había empezado a hacerle comentarios sexuales, diciéndole que "era su fantasía tener relaciones sexuales con un trabajador". Incómodo con la situación, inicialmente le siguió el juego. Sin embargo, una vez que se dio cuenta de que ella era seria acerca de querer tener relaciones sexuales con él, le dijo que no iba a suceder.

Entonces, el marido de la mujer irrumpió en la habitación, agarrando un rifle negro. Jorge Murrieta-Valenzuela, de 45 años, colocó el cañón de la pistola en el pecho del trabajador y le dijo que le dispararía si no tenía relaciones sexuales con su esposa, según una declaración jurada de la policía.

El obrero obedeció, y Murrieta-Valenzuela tomó fotos y las filmó con su celular mientras lo obligó a realizar diferentes posiciones, describió la policía. Después, la pareja obligó a la víctima a revisar su teléfono, señalar el número de su esposa y llamarla para asegurarse de que realmente era su cónyuge. Luego confiscaron su visa mexicana y su licencia de conducir de Sonora, diciéndole que iban a guardar los documentos hasta que regresara y tuviera relaciones sexuales con Acuña-Agüero nuevamente.

Se le dijo a la víctima que regresara al día siguiente a las 9 am, o de lo contrario la pareja enviaría las fotos a su esposa en México donde tenía sexo con Acuña-Agüero, dice la declaración jurada.

Dijeron que obtendrían Viagra para él, y Murrieta-Valenzuela lo llevó de vuelta al Home Depot. Sin embargo, poco después de dejarlo, le envió un mensaje al trabajador en WhatsApp, diciendo que había cambiado de opinión. El hombre necesitaba regresar a su casa de inmediato, insistió.

Cuando el obrero no respondió, Murrieta-Valenzuela supuestamente comenzaron a amenazarlo, diciendo que necesitaba acudir en menos 10 minutos a su casa y tener sexo con Acuña-Agüero, a menos que quisiera que su esposa viera las fotografías reveladoras. El hombre ignoró el aparente intento de chantajearlo. No mucho después, supo de su esposa: alguien le había enviado fotos de él teniendo sexo con otra mujer.

Un amigo eventualmente lo llevó de vuelta a la casa de la pareja. Pero Murrieta-Valenzuela, enojado porque el trabajador no había venido solo, se negó a devolverle su visa y su licencia de conducir. Finalmente, la víctima llamó a la policía.

Los investigadores determinaron rápidamente que el escenario que la víctima describió no había sido un hecho aislado. Después de obtener una orden de registro para el teléfono celular de Murrieta-Valenzuela, descubrieron fotos y videos que indicaban que la pareja había "participado en un incidente similar" en marzo, con una víctima que los detectives no pudieron identificar. Durante una entrevista con la policía, Murrieta-Valenzuela admitió que la pareja había hecho lo mismo en al menos cuatro ocasiones con "otros hombres al azar", dice la declaración jurada.

Según la denuncia penal presentada en el Tribunal Superior del Condado de Maricopa el viernes, Murrieta-Valenzuela confirmó todos los detalles clave de la historia más reciente de la víctima, y le dijo a los detectives que había estado "participando en un escenario de fantasía sexual" con su esposa. La policía encontró fotos y videos en su teléfono que respaldaban la cuenta del trabajador, incluyendo fotos que Murrieta-Valenzuela había tomado de la visa y la licencia de conducir del hombre.

También notaron que Acuna-Agüero tenía una contusión en la parte superior del muslo izquierdo y lo que parecían ser cicatrices o marcas de quemaduras en su estómago, que coincidían con lo que la víctima les había dicho.

Al principio, Acuña-Agüero afirmó que el encuentro con el jornalero había sido inicialmente consensual y que su marido había observado desde otra habitación antes de entrar con un rifle y ordenarle a la víctima que volviera a tener relaciones sexuales con ella, esta vez a punta de pistola. Ella le dijo a la policía que no tenía idea de que Murrieta-Valenzuela había planeado enfrentar al hombre con un arma.

Pero cuando los detectives le dijeron que tenían pruebas en video de encuentros anteriores que sugerían lo contrario, ella admitió que había estado en el plan. El rifle solo tenía la intención de asustar a los hombres, no de lastimarlos, insistió ella.

Acuña-Agüero y Murrieta-Valenzuela enfrentan cargos por delitos graves de agresión sexual, agresión con agravantes y registro ilegal de una persona y se encuentran bajo una fianza de $ 250,000. A ambos se les asignaron abogados nombrados por el tribunal, a quienes no se pudo contactar para que comentara el miércoles por la noche.