Científicos crearon óvulos a partir de sangre humana por primera vez

Imagen: Science
Imagen: Science

Es el primer paso para poder producir óvulos humanos utilizando los tejidos corporales o la sangre de otras personas.

Estados Unidos – Científicos en Japón utilizaron sangre humana para crear con éxito óvulos humanos sin maduración en un laboratorio por primera vez, según una nueva investigación publicada en Science. El trabajo es un gran avance en la investigación de células madre y puede abrir el camino a los bebés que pueden crearse en un laboratorio utilizando los tejidos del cuerpo o la sangre de sus familiares.

Mitinori Saitou, un biólogo de la Universidad de Kioto que contribuyó a esta investigación pionera, logró producir óvulos y espermatozoides de ratón de células madre en 2012 y los utilizó para producir crías sanas de ratón. Es la primera vez que se crean óvulos a partir de células madre embrionarias.

Esta imagen muestra el crecimiento de óvulos en un ovario artificial, cultivado en laboratorio, de 7 días a 77 días. Imagen: Science
Esta imagen muestra el crecimiento de óvulos en un ovario artificial, cultivado en laboratorio, de 7 días a 77 días. Imagen: Science

Cuando Saitou y sus colegas produjeron por primera vez óvulos artificiales de ratón, estos crecieron hasta la madurez dentro de un ovario de ratón simulado construido a partir del tejido de ratones fetales. Como este tejido sería casi imposible de obtener de los humanos, los investigadores tuvieron que descubrir una forma diferente de crear un ovario artificial.

Para producir óvulos humanos sin maduración, Saitou y sus colegas usaron células sanguíneas humanas para crear células madre pluripotentes inducidas, que son notables por su capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula. Estas células se inyectaron después en pequeños ovarios artificiales que se cultivaron en el laboratorio utilizando células embrionarias derivadas de ratones.

Los óvulos producidos por Saitou y sus colegas no cuentan con la maduración suficiente para ser fertilizados y mucho menos para convertirse en un niño humano. Aún así, abren la puerta para bebés hechos con el material genético de familiares, vivos o muertos. También podrían proporcionar una forma para que las personas infértiles o las parejas del mismo sexo produzcan un niño hecho a partir de su propio ADN.

Según los investigadores, el siguiente paso es aplicar un proceso similar a la producción de esperma humano y crear óvulos que sean lo suficientemente maduros para ser fertilizados. Esto no solo requerirá mucha más investigación, sino que la creación de óvulos humanos viables en un laboratorio será increíblemente controvertida.

Por ejemplo, podría abrir la puerta a la clonación de personas que podrían no haber dado su consentimiento. Por ejemplo, Ronald Green, un especialista en bioética en Dartmouth, planteó a NPR un caso hipotético: "una mujer podría querer tener el bebé de George Clooney y su peluquero podría comenzar a vender sus folículos capilares en línea. Así que de repente podríamos ver muchos hijos de George Clooney sin su consentimiento".

Por otra parte, muchos científicos temen que el proceso de reproducción humana no se entienda por completo y que los óvulos cultivados en laboratorio puedan producir bebés con enfermedades genéticas muy graves.

La investigación con células madre en Estados Unidos y en muchos otros países ha perdido impulso debido a inquietudes éticas en las últimas décadas. Los problemas a los que Green hace referencia tendrán que abordarse a medida que esta tecnología se vuelva más sofisticada.

Publicado originalmente en VICE.com