Juan Guaidó denunció el aterrizaje en Venezuela del avión del líder rebelde libio Jalifa Haftar

Si bien no detalló si el mariscal estaba a bordo de la aeronave que arribó a Caracas, el presidente interino de Venezuela reiteró que la dictadura de Nicolás Maduro sigue buscando “generar inestabilidad” en América Latina

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela (EFE/Wladimir Torres)
Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela (EFE/Wladimir Torres)

El avión del líder del Ejército Nacional Libio (LNA) y hombre fuerte del este de Libia, el mariscal Jalifa Hafter, aterrizó el domingo en Venezuela, según denunció este lunes el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en una sesión convocada por la Organización de Estados Americanos (OEA).

“El día de ayer aterrizó el avión del rebelde libio Jalifa Hafter”, aseguró de forma lacónica y sin dar más datos Guaidó, durante un Diálogo Legislativo de los distintos parlamentos americanos promovido por la OEA.

Posteriormente, su equipo agregó en un comunicado que “este domingo, 7 de junio, arribó a Venezuela el jefe del autoproclamado Ejército Nacional Libio (LNA), Jalifa Haftar”, si bien Guaidó durante su intervención no matizó si en el avión viajaba el mariscal.

El pasado 3 de junio, el diario The Wall Street Journal informó que Estados Unidos y otros países están investigando los lazos entre Haftar y la dictadura de Maduro, y un presunto viaje que realizó a Caracas el rebelde libio semanas atrás. "Estados Unidos también ha comenzado a analizar un viaje que el Sr. Haftar pudo haber hecho a Caracas en lo que algunos funcionarios dicen que fue un esfuerzo para negociar acuerdos de petróleo y combustible. Venezuela, que está sujeta a amplias sanciones de Estados Unidos, está luchando por vender su petróleo crudo e importar la gasolina y otros productos derivados del petróleo que necesita para abastecer al país”, señala el artículo del periódico neyorquino.

Pese a que Guaidó no se refirió más al caso, aseguró que América Latina “siempre ha estado muy alejada” de conflictos como el libio que, consideró, no son propios de la región.

Aseguran que el avión del rebelde libio Jalifa Haftar aterrizó el domingo por la noche en Caracas (Abdullah DOMA / AFP)
Aseguran que el avión del rebelde libio Jalifa Haftar aterrizó el domingo por la noche en Caracas (Abdullah DOMA / AFP)

“Hemos visto cómo, desde Venezuela, se ha pretendido sabotear procesos en otros países, no solamente cuando se financiaron algunas campañas sino cuando trataron de perjudicar los procesos de protestas que se puede dar en cualquiera de nuestros países”, sostuvo.

Guaidó sostuvo que el objetivo del régimen de Nicolás Maduro es el de “generar inestabilidad”, por lo que hizo hincapié en que mientras un país de América Latina “sufra una dictadura”, como la que ejerce el líder chavista “con capacidad de generar daños, vamos a ver cómo se puede afectar a todos los países en la región”.

El opositor aseguró que la dictadura venezolana promueve el “financiamiento directo e indirecto del terrorismo producto del oro de la sangre”, como denomina a la extracción de ese mineral de manera ilegal y del que considera que se han beneficiado, entre otros, la guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las FARC.

Antes de referirse al caso de Hafter, sostuvo que la presencia del régimen de Irán se ha incrementado en la región, puesto que desde ese país han volado 17 aviones hasta Venezuela.

Rusia y sus aliados apoyan a Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido y del Parlamento electo en el este del Libia, mientras que Turquía es el pilar que sustenta al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), impuesto en 2016 por la ONU en Trípoli.

Guaidó sostuvo que la dictadura de Maduro busca generar "inestabilidad" en América Latina (REUTERS/Manaure Quintero)
Guaidó sostuvo que la dictadura de Maduro busca generar "inestabilidad" en América Latina (REUTERS/Manaure Quintero)

Precisamente, las milicias a las órdenes del GNA aseguraron este mismo lunes que mantendrán su ofensiva hasta que recuperen el control total de la ciudad de Sirte, en la costa norte de Libia, y el oasis de Al Jufrah, la principal base avanzada en el oeste de las fuerzas bajo el mando del mariscal.

La ciudad, que quedó prácticamente destruida tras la ofensiva que en 2016 puso fin a un año bajo control de la rama libia de la organización terrorista del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), es escenario desde hace dos días de intensos duelos artilleros ente las fuerzas del GNA, apoyadas por las milicias de Misrata y mercenarios sirios reclutados por Turquía, y las fuerzas bajo el mando de Hafter (LNA).

La decisión del GNA de proseguir con las operaciones bélicas deja sin efecto la propuesta de alto el fuego lanzada la semana pasada por el presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, uno de los principales apoyos de Hafter -junto a Jordania, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Francia, Sudán y Rusia-, la tercera iniciativa de tregua que fracasa en los últimos seis meses.

El fin de semana el ministro de Interior del GNA, Fathi Bashaga, principal interlocutor con Ankara y oriundo de la ciudad-estado de Misrata, antigua colonia otomana, sugirió que el Gobierno reconocido por la Naciones Unidas no era proclive a frenar la tendencia militar victoriosa iniciada hace tres semanas.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El inexplicable origen del poder y el dinero del capitán Sequea, el hombre que comandó la Operación Gedeón

Venezuela: el desafío ineludible para Occidente

Nicolás Maduro pierde otro de los pocos aliados que tenía en la región

El coronavirus no detiene la guerra en Libia: Rusia y Turquía luchan por el control del petróleo


MAS NOTICIAS