El dictador venezolano Nicolás Maduro aseguró este viernes que el Gobierno colombiano, junto con el Comando Sur de Estados Unidos, planea “maniobras de provocación” en la frontera entre ambos países para “desviar la atención” de las protestas que tienen lugar en el país vecino.

En consecuencia, ordenó a las Fuerzas Armadas ponerse en “situación” de alerta para “defender el la soberanía y el derecho a la paz de Venezuela”.

Tengo información de primer orden de que se pretende un conjunto de provocaciones para un conflicto armado en la frontera para desviar la atención de la rebelión de los colombianos y colombianas contra Iván Duque. Lo denuncio y le digo a las Fuerzas Armadas como comandante en jefe: preparaos para defender la soberanía y el derecho a la paz de Venezuela", expresó en una alocución durante lo que el régimen denomina como “viernes trababajador”.

Maduro sobre Colombia

Y fustigó: “Si algún día la oligarquía y el imperialismo se atreve a hacerme algo, y yo no apareciera, la clase obrera debe declarar una huelga indefinida, irse a la calle e ir por ellos”.

En otro pasaje de su discurso, Maduro anunció que entregará 13.000 fusiles a los colectivos -grupos paramilitares que responden a la dictadura- de la región oeste de Guayana. “Mientras más armados, mejor estaremos para defender la patria del imperialismo norteamericano y la oligarquía colombiana”, expresó.

En septiembre de este año, el régimen de Maduro movilizó a las Fuerzas Armadas a la frontera con Colombia. Allí realizó ejercicios militares y puso en marcha un sistema de misiles entre el 10 y el 28 de septiembre, lo que llevó a su vecino a ponerse en alerta máxima.

Miembros del régimen ya habían proferido amenazas similares en los últimos días. El pasado jueves, el líder de los colectivos, Freddy Bernal, dijo que “Nuestros aviones Sukhoi tienen la capacidad de bombardear el Palacio de Nariño y regresar en tres minutos"

En una entrevista con el periódico ABC, Bernal criticó al gobierno colombiano, dijo que lo que ocurrió en Bolivia no va a suceder en Venezuela y repudió a los funcionarios que se pasaron al bando de Juan Guaidó, presidente encargado del país petrolero.

 Freddy Bernal
Freddy Bernal

“Ellos (el gobierno de Colombia) pensaban que si nos amenazaban, nos intimidarían, que nos íbamos a esconder, pero cuando movimos a la frontera 10 mil hombres y mujeres, cuando activamos todos nuestros mecanismos de defensa, a los milicianos, cuando le movimos nuestros aviones Sukhoi, que tienen la capacidad de salir de la base ubicada en la ciudad de Barquisimeto, bombardear el Palacio de Nariño (sede del gobierno colombiano) y regresar a su base en solo tres minutos, lo pensaron mejor”, manifestó al diario español.

En contraste con las declaraciones de los cabecillas del régimen, los opositores a la dictadura denunciaron la existencia de un informe de fuentes de inteligencia venezolanas acerca de una cumbre entre altos mandos del chavismo y representantes de grupo paramilitares y políticos de Iberoamérica, cuyo objetivo era “causar desestabilización en la región”.

La cumbre tuvo lugar en una importante base militar en Caracas. Por parte del régimen de Maduro participaron el número dos del chavismo y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello; su hermano José David Cabello; la vicepresidenta Delcy Rodríguez; su hermano, Jorge Rodríguez; el jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), Iván Hernández Dala, y el comisario mayor Carlos Calderón Chirinos, entre otros.

Según el informe, los invitados fueron: el venezolano Valentín Santana, líder de la agrupación venezolana Colectivo La Piedrita, una de las más violentas del país; José Subero, dirigente del Colectivo Trabaja con VS; el chileno Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco-Malleco, y el colombiano Hernán D. Velásquez Saldarriaga, alias «El Paisa Montero», líder del grupo disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“El objetivo de la reunión era potenciar algunas de las protestas que ya existían, y cambiar el foco de interés en el continente para que la atención deje de estar puesta en Venezuela”, explicó al diario español Iván Simonovis, ex jefe de la policía de Caracas, quien el pasado mes de junio escapó de su arresto domiciliario tras 15 años en prisión.

Más sobre este tema: