Para los que van y vienen a Colombia desde Maracaibo, en Venezuela, traficando todo tipo de mercancías, la gasolina es un asunto capital: no tiene sentido abastecerse allá, porque es mucho más cara y se pierde la inversión.

Las “mariposas” venden gasolina en los poco más de 60 millas entre Maracaibo y el punto fronterizo de Paraguachón, el umbral de territorio colombiano. Foto: EFE
Las “mariposas” venden gasolina en los poco más de 60 millas entre Maracaibo y el punto fronterizo de Paraguachón, el umbral de territorio colombiano. Foto: EFE

En Zulia están los precios subsidiados por el gobierno de Maduro, pero las restricciones sólo permiten comprar gasolina tres veces a la semana, y hay colas.

Ahí están las "mariposas" para resolver el problema.

Las mujeres conocidas como “mariposas” venden también “aceite quemado”, el lubricante descartado en talleres o robado en parqueaderos. Foto: AFP
Las mujeres conocidas como “mariposas” venden también “aceite quemado”, el lubricante descartado en talleres o robado en parqueaderos. Foto: AFP

Porque con lo que vale un litro de gasolina en Colombia, aproximadamente un dólar estadounidense, se llenan cientos de tanques de combustible del lado de allá de la frontera.

"Es otra modalidad del bachaqueo", le dijo a Infobae el ex ejecutivo de PDVSA Horacio Medina. "También le dicen el rebusque, y ocurre con las medicinas, con todo".

Las mariposas están llenando un vacío de mercado: cubren con provisiones del combustible las poco más de 60 millas que separan a Maracaibo del punto de Paraguachón, en la frontera colombiana.

El punto fronterizo de Paraguachón, umbral de territorio colombiano en la ruta que nace en Maracaibo.
El punto fronterizo de Paraguachón, umbral de territorio colombiano en la ruta que nace en Maracaibo.

Les dicen "mariposas" porque en su mayoría son mujeres y aletean los brazos para llamar la atención de los conductores con su oferta.

A medida que el conductor se va acercando a la frontera, más caro venden el recipiente con cinco litros de gasolina, que ellas llaman "el punto".

El precio inicial en Maracaibo o cerca de Maracaibo es de 160.000 bolívares, equivalentes a cinco centavos de dólar estadounidense.  En San Rafael de El Moján y en Mara ya se encarece: 320.000 bolívares, que son 11 centavos de dólar, informa la agencia EFE.

Los conductores a veces venden todo el combustible antes de salir porque saben que en la ruta de Maracaibo a Paraguachón van a encontrar las “mariposas”. Foto: EFE
Los conductores a veces venden todo el combustible antes de salir porque saben que en la ruta de Maracaibo a Paraguachón van a encontrar las “mariposas”. Foto: EFE

También venden "aceite quemado", el lubricante de motor descartado en los talleres de mecánica o robado en los parqueaderos.

"A un amigo le pasó hace dos meses y de puro milagro no se le fundió el motor", cuenta Medina. "Después de haber estacionado salió, vio el bombillo del aceite encendido y fue a revisar.  Le habían sacado el tornillo de abajo del block para robarle el aceite".

Si el ladrón tiene la suerte de que su víctima le puso aceite al auto hace poco, puede vender el "aceite quemado" caro; si no, tendrá que darlo barato, pero en cualquier caso saca algo, explica el experto venezolano.

Pero el subsidio de gasolina en Venezuela está en peligro para los que no entren por el aro del madurismo.

El gobernante acaba de anunciar que todo el que esté registrado en el Censo Nacional de Transporte y tenga el carnet de la patria recibirá un subsidio directo de la gasolina.

Pero "el que no se registre en el censo nacional de transporte queda por fuera de esta nueva política de protección", según lo cita el diario El Universal de Caracas porque, dice, hay que "integrar y proteger a todas las personas que tengan un vehículo automotor".

De momento, las "mariposas" siguen volando.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: