Un conocido pastor evangélico de Venezuela anunció este domingo que se lanzará a la arena política para competir por la presidencia, presentándose como una alternativa al continuismo del régimen de Nicolás Maduro y la candidatura que eventualmente acuerde presentar la oposición.

Tal vez impulsado por el éxito del cantante evangélico Fabricio Alvarado, que lidera las encuestas para el ballotage en Costa Rica, Javier Bertucci, líder de la asociación "El Evangelio Cambia", adelantó el domingo que su postulación oficial para las elecciones presidenciales se hará en Caracas el miércoles.

"El clamor de un pueblo ha subido al cielo, no solamente de un pueblo cristiano sino un pueblo con hambre, creo que es algo orgánico, algo que Dios quiere hacer", dijo el precandidato que deberá formalizar su aspiración dentro de una semana ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Bertucci planea recorrer dos veces Venezuela antes de los comicios, capacitar a 200.000 personas que trabajarán como testigos en todos los centros electorales y aseguró que su equipo de campaña no comprará ni un solo voto sino que dejará "que Dios mueva los corazones".

El paraíso equivocado

Aunque su figura está cimentada en los valores que promueve, el nombre del otrora empresario figura en las investigaciones sobre los Panamá Papers, por supuestamente usar paraísos fiscales.

Según la información difundida en el portal Armando.info en 2016, Bertucci está vinculado a una empresa panameña de importación de alimentos, señalamientos que negó en una rueda de prensa.

Plataforma religiosa

"Quiero hacer esta nación grande, quiero poner en esta nación a Jesús y eso nunca lo voy a negar porque Jesús dignifica el corazón de cualquier creyente, dignifica el núcleo de toda familia y dignificará a este país", dijo el pastor en un acto religioso en el estado central de Carabobo.

"Jesús cambió la historia, también nosotros lo haremos. Hoy comienza una carrera que vamos a ganar", agregó.

Resolver la crisis

Bertucci aseguró que la crisis económica local se puede resolver "muy rápido" y que está dispuesto a pedir ayuda a otras naciones para enfrentarla, pero enfatizó que en lo que trabajará duro de ganar los comicios es en "los valores", lo que fue aplaudido por ciento de sus seguidores religiosos, algunos de los cuales estaban al borde del llanto.

Además, habló de generar "una transición pensada" en el país "sin hacer sectarismos ni divisiones".

Para los próximos días se espera que la oposición decida si participa o no en las votaciones, en medio de algunas diferencias entre sus partidos, debido a lo que denuncia como una falta de garantías electorales, escaso tiempo para organizar el proceso y una parcialización del árbitro electoral hacia el régimen chavista.

LEA MÁS: