El rey Maha Vajiralongkorn o Rama X. (People Picture/Shutterstock)
El rey Maha Vajiralongkorn o Rama X. (People Picture/Shutterstock)

BANGKOK — Las denuncias han recorrido los palacios dorados de Tailandia con la extravagancia retórica de una obra de Shakespeare.

La consorte oficial del rey fue acusada de tratar de robarle protagonismo a la reina y “afectar a la nación”, por lo que le retiraron sus títulos nobiliarios tras menos de tres meses de haber comenzado a ejercer el cargo.

Un gran chambelán fue destituido por haber cometido “actos muy inmorales” que supuestamente incluyeron obligar a una amante a someterse a un aborto.

Además, la semana pasada, cuatro cortesanos más, dos de los cuales fueron descritos como pajes de habitación, fueron despedidos por haber tenido “comportamientos extremadamente malvados”.

Suthida Tidjai y el rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn.
Suthida Tidjai y el rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn.

Hace casi medio año, el rey Maha Vajiralongkorn fue coronado durante un espectáculo fastuoso que culminó cuando le pusieron una corona de siete kilos en la cabeza. Desde entonces, el rey de 67 años formó una corte cuyas intrigas a menudo terminan en las páginas de la Gaceta Real del Gobierno de Tailandia, donde normalmente se publican asuntos más anodinos.

Los detalles explosivos de las purgas del palacio contrastan drásticamente con la postura reservada del mandato de siete décadas del rey Bhumibol Adulyadej, su padre. Antes de morir en 2016, Bhumibol fue el soberano más longevo del mundo. No salió de Tailandia durante décadas y a menudo se le fotografiaba en campos de arroz o fábricas con sus súbditos.

Vajiralongkorn pasa gran parte de su tiempo en Alemania y ha continuado la tradición de comulgar con los tailandeses comunes y corrientes, por lo menos según se observa en las fotografías que se han publicado. El rey ha tomado medidas de alto perfil que parecen haber reafirmado su autoridad.

El año pasado, asumió la supervisión de la Oficina de Propiedad de la Corona, cuya fortuna —se cree que es de más de 30.000 millones de dólares—, lo convierte en uno de los soberanos más adinerados del mundo.

Maha Vajiralongkorn. (Tim Rooke/Shutterstock)
Maha Vajiralongkorn. (Tim Rooke/Shutterstock)

En febrero, acabó con la candidatura política de su hermana mayor, Ubolratana Rajakanya Sirivadhana Barnavadi, y dijo que su intento de contender al cargo de primera ministra era “muy inapropiado”.

El mes pasado, ordenó que dos unidades de infantería en Bangkok, la capital, se mudaran de un comando militar normal al de su Ejército real.

“Esta toma directa de control es algo que no hemos visto desde el término de la monarquía absoluta en 1932”, dijo Tamara Loos, presidenta del Departamento de Historia de la Universidad de Cornell y experta en tradiciones monárquicas tailandesas. “Es un paso hacia algo que es muy distinto de la manera en que su padre operaba tras bambalinas”.

El anuncio reciente de que cuatro miembros del palacio serían despojados de sus títulos nobiliarios y militares fue la noticia culminante en una semana de caos, que comenzó cuando despidieron a la acompañante oficial del rey.

El 21 de octubre, un anuncio de la Gaceta Real del Gobierno Tailandés señaló que Sineenatra Wongvajirabhakdi había sido despojada de su título de noble consorte real. La acusaron de “ingratitud” y de complotar contra la reina Suthida Vajiralongkorn Na Ayudhya, la cuarta esposa del rey.

Los actos de Sineenatra “provocaron que el personal del palacio real se comportara de manera discordante”, señaló el comunicado oficial.

Sineenatra, graduada de la escuela universitaria de enfermería, había ejercido su puesto oficial, que es distinto de ser la esposa del rey, durante solo unas cuantas semanas. El título de noble consorte real no se había usado desde que Tailandia abolió la monarquía absoluta y la poligamia hace más de ocho décadas.

Dos días después de que Sineenatra fue despojada de su título, varios cortesanos más, entre ellos un representante superior del rey en muchas ceremonias, una enfermera y un veterinario de la división real canina fueron despedidos debido a lo que se definió como una “conducta extremadamente malvada de usar sus puestos en el gobierno para obtener beneficios personales”.

Se usaron frases similares la semana pasada para describir las supuestas fechorías de cuatro personas más. Dos de los cortesanos fueron acusados de adulterio, lo cual se consideró “una ofensa a los principios del personal del palacio real”.

“Es difícil imaginar que este sea el lenguaje de una gaceta del gobierno”, comentó Loos. “Se parece más a un tabloide”.

El rey, que es conocido en algunos pronunciamientos oficiales como “el señor sagrado que nos gobierna a todos” se ha casado cuatro veces. Su primera esposa, que también es su prima hermana, portó el título de princesa incluso tras su divorcio en 1991. Tuvieron una hija.

Su segunda esposa, con quien tuvo cinco hijos mientras aún estaba casado con la primera, era actriz. Ella y sus cuatro hijos viven en el extranjero, pero su hija, Sirivannavari Nariratana, lleva a cabo deberes reales en Tailandia.

Sirivannavari, diseñadora de modas, protagonizó los encabezados el año pasado después de que una conductora tailandesa que había criticado un vestido que diseñó fue amenazada con cargos penales.

Tailandia tiene leyes estrictas en contra de las críticas a la familia real. Los ofensores pueden ser sentenciados hasta a quince años en prisión por cada cargo de lesa majestad. Debido a que cualquiera puede presentar las quejas, no solo la policía, los grupos de defensa de los derechos humanos dicen que la ley, que tiene como objetivo proteger la monarquía, se ha tergiversado para reprimir la disidencia política.

Shutterstock
Shutterstock

Quizá por eso no es de sorprender que varios académicos y comentaristas políticos en Tailandia no hayan querido opinar sobre la serie de despidos registrados en la Gaceta Real del Gobierno Tailandés.

La tercera esposa del rey, Srirasmi Suwadee, era considerada princesa hasta que ella y por lo menos nueve de sus familiares fueron expulsados hace cinco años después de que el palacio señaló que habían usado sus conexiones reales para aumentar ilegalmente su riqueza. Los padres de Srirasmi fueron encarcelados por cargos de lesa majestad.

La pareja tuvo un hijo, Dipangkorn Rasmijoti, considerado el heredero natural del trono.

El matrimonio del rey con su cuarta esposa, la reina Suthida, ex azafata, se hizo público en mayo, tres días antes de que lo coronaran.

El 28 de julio, cuando se celebró el cumpleaños del rey, nombró a Sineenatra como su noble consorte real.

La Oficina de la Residencia Real más tarde publicó fotografías de ambos, entre ellas imágenes de Sineenatra piloteando un avión mientras llevaba puesto un sostén deportivo con estampado militar y otra en la que se le observa con un caniche blanco en brazos que llevaba puesto lo que parecía un mameluco negro de cuero.

El rey ha tenido varios caniches, y a uno de ellos se le otorgó el rango militar de comandante en jefe de la fuerza aérea.

Varias mujeres asociadas con el rey también han ostentado altos puestos miliares. La reina Suthida fue nombrada generala del cuerpo de guardaespaldas del rey, mientras que Sineenatra era generala mayor antes de su debacle.

*Copyright: c. 2019 The New York Times Company