La basura espacial está bloqueando nuestra visión de las estrellas, advierten los científicos

Existen unas 9.300 toneladas de objetos espaciales que orbitan alrededor de la Tierra, incluidos satélites fuera de servicio y fragmentos de cohetes, que aumentan el brillo general del cielo nocturno en más del 10% y dificultan nuestra visión del cosmos

La basura espacial podría oscurecer las vistas astronómicas, como las brillantes nubes de estrellas a lo largo del disco de la Vía Láctea, en cualquier lugar del mundo ESA
La basura espacial podría oscurecer las vistas astronómicas, como las brillantes nubes de estrellas a lo largo del disco de la Vía Láctea, en cualquier lugar del mundo ESA

El cielo nocturno se está llenando cada vez más de satélites brillantes y basura espacial que representan una amenaza significativa para nuestra visión del cosmos, así como para la investigación astronómica, advierte un nuevo estudio.

Un grupo de investigadores internacionales encontraron que las más de 9.300 toneladas (8.440 toneladas métricas) de objetos espaciales que orbitan alrededor de la Tierra, incluidos satélites inoperantes y fragmentos de etapas de cohetes gastadas, aumentan el brillo general del cielo nocturno en más del 10% en grandes partes del planeta.

Tal aumento significaría que grandes extensiones del planeta se consideran contaminadas por la luz, lo que hace cada vez más difícil para los astrónomos tomar medidas precisas y aumenta la probabilidad de que se pierdan por completo descubrimientos importantes, dijeron los investigadores en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Sociedad.

Un grupo de investigadores internacionales encontraron que las más de 9.300 toneladas de objetos espaciales que orbitan alrededor de la Tierra aumentan el brillo general del cielo nocturno en más del 10% en grandes partes del planeta (Getty)
Un grupo de investigadores internacionales encontraron que las más de 9.300 toneladas de objetos espaciales que orbitan alrededor de la Tierra aumentan el brillo general del cielo nocturno en más del 10% en grandes partes del planeta (Getty)

Esperábamos que el aumento del brillo del cielo fuera marginal, si lo hubiera, pero nuestras primeras estimaciones teóricas han resultado extremadamente sorprendentes y, por lo tanto, nos animaron a informar nuestros resultados con prontitud”, afirmó el autor principal del estudio, Miroslav Kocifaj, investigador principal de la Academia de Ciencias de Eslovaquia. Los investigadores calcularon el cambio de brillo mediante el desarrollo de un modelo que tiene en cuenta el tamaño y el brillo promedio de cada pieza de escombros.

Según los investigadores, los satélites y la basura espacial arruinan las imágenes astronómicas al dispersar la luz solar reflejada, produciendo rayas brillantes que son indistinguibles de los objetos de interés astrofísico, y a menudo más brillantes que, lo que dificulta, si no imposible, obtener una imagen clara.

Los investigadores encontraron que este efecto es más pronunciado cuando se observa el cosmos con detectores de baja resolución, como el ojo humano, lo que resulta en un brillo difuso en todo el cielo nocturno. Los telescopios con alta resolución angular y alta sensibilidad también pueden tener parte de sus imágenes arruinadas por la contaminación lumínica, aunque es probable que puedan convertir la luz reflejada en la basura en manchas. Sin embargo, esto podría oscurecer las vistas astronómicas, como las brillantes nubes de estrellas a lo largo del disco de la Vía Láctea, en cualquier lugar del mundo donde se encuentren los observadores de estrellas.

La basura espacial se contabiliza en más de 40.000 fragmentos de desechos espaciales y es un riesgo para los satélites que se encuentran operando (Foto: Twitter)
La basura espacial se contabiliza en más de 40.000 fragmentos de desechos espaciales y es un riesgo para los satélites que se encuentran operando (Foto: Twitter)

“A diferencia de la contaminación lumínica terrestre, este tipo de luz artificial en el cielo nocturno se puede ver en una gran parte de la superficie de la Tierra. Los astrónomos construyen observatorios lejos de las luces de la ciudad para buscar cielos oscuros, pero esta forma de contaminación lumínica tiene un alcance geográfico mucho mayor”, explicó el coautor del estudio, John Barentine, director de políticas públicas de la Asociación Internacional de Cielo Oscuro en la declaración.

Y el cielo nocturno podría volverse aún más chatarra y brillante, especialmente con la instalación en curso de “megaconstelaciones”, grandes conjuntos de satélites comerciales que tienen como objetivo proporcionar acceso global a Internet. Al menos 12 operadores, incluidos Amazon, SpaceX y OneWeb, tienen planes de lanzar nuevos satélites de megaconstelaciones o expandir las redes existentes. Starlink, de SpaceX, tiene actualmente 1.200 satélites en órbita, pero la compañía tiene la intención de aumentar su flota a 42.000 en las próximas décadas, unas 14 veces la cantidad de satélites operativos en órbita en la actualidad. El cielo cada vez más poblado también aumenta la probabilidad de que los satélites choquen entre sí y con otros objetos, creando escombros más brillantes.

Soluciones posibles

Una solución al problema, propuesta por la Agencia Espacial Europea (ESA) en diciembre de 2019, es el lanzamiento en 2025 de un robot de cuatro brazos para agarrar elementos individuales de basura espacial. La ESA espera utilizar la misión como prueba para una operación de mayor alcance por parte de una flota de robots limpiadores. Mientras tanto, el director general de la ESA, Johann-Dietrich Wörner, ha pedido nuevas reglas para que las empresas y agencias que lanzan satélites sean responsables de ordenar su basura.

Un equipo de científicos australianos incluso propuso destruir la basura del espacio con un láser. Los investigadores esperan que su artículo genere conciencia sobre los efectos perjudiciales de un cielo nocturno lleno de basura. “Nuestros resultados implican que muchas más personas, además de los astrónomos, pueden perder el acceso a los cielos nocturnos prístinos”, concluyó Barentine.

SEGUIR LEYENDO: