Las mujeres con sofocos y sudores nocturnos tienen un riesgo mayor de sufrir enfermedad cardiovascular

Al revisar los datos de 23.365 mujeres, expertos de Australia descubrieron que la enfermedad cardiovascular es un 70% más probable en las mujeres posmenopáusicas con los síntomas

Una investigación reveló que las mujeres que sufren sofocos y sudores nocturnos tienen un riesgo mucho mayor de sufrir ataques cardíacos, angina y derrames cerebrales (Shutterstock)
Una investigación reveló que las mujeres que sufren sofocos y sudores nocturnos tienen un riesgo mucho mayor de sufrir ataques cardíacos, angina y derrames cerebrales (Shutterstock)

Investigadores australianos determinaron que las mujeres que sufren sofocos y sudores nocturnos tienen un riesgo mucho mayor de sufrir ataques cardíacos, angina y accidentes cerebrovasculares.

El dato surgió luego de que los científicos revisen los datos de 23.365 mujeres. Allí descubrieron que las personas de cualquier edad que experimentan sofocos o sudores nocturnos -síntomas vasomotores- tienen más probabilidades de sufrir ataques cardiovasculares no fatales.

Sin embargo, el equipo también descubrió que la enfermedad cardiovascular es un 70% más probable en mujeres posmenopáusicas con los síntomas. Mientras tanto, observaron que el hecho de experimentar síntomas vasomotores antes de la menopausia aumenta el riesgo de una mujer de sufrir problemas cardiovasculares en un 40 %.

Los hallazgos completos del estudio fueron publicados en el American Journal of Obstetrics and Gynecology.

Según el estudio llevado a cabo en Australia, los sofocos y sudores nocturnos generarían un riesgo mayor de ataques cardíacos, angina y derrames cerebrales en mujeres (Shutterstock)
Según el estudio llevado a cabo en Australia, los sofocos y sudores nocturnos generarían un riesgo mayor de ataques cardíacos, angina y derrames cerebrales en mujeres (Shutterstock)

Según el experto en salud pública Dongshan Zhu, de la Universidad de Queensland, quien dirigió el estudio, “hasta ahora, no estaba claro si los síntomas vasomotores están asociados con la enfermedad cardiovascular, pero ahora sabemos que es cierto”.

"Además, los síntomas vasomotores antes de la menopausia aumentan la probabilidad de que una mujer tenga eventos cardiovasculares en un 40 por ciento".

El equipo también descubrió que el riesgo de eventos cardiovasculares estaba más relacionado con la gravedad de los sofocos y los sudores nocturnos que con su frecuencia o duración.

"Descubrimos que las mujeres con síntomas vasomotores severos tenían más del doble de probabilidades de experimentar un evento cardiovascular no mortal en comparación con las mujeres que no tenían síntomas", agregó Zhu.

Los sofocos están relacionados con una sensación repentina de calor, por lo general más intensa sobre la cara, el cuello y el pecho, y sudoración profusa, comúnmente debido a la menopausia (Shutterstock)
Los sofocos están relacionados con una sensación repentina de calor, por lo general más intensa sobre la cara, el cuello y el pecho, y sudoración profusa, comúnmente debido a la menopausia (Shutterstock)

Para la investigación, los investigadores utilizaron datos de InterLACE, una importante colaboración de 25 estudios de más de 500.000 mujeres de todo el mundo.

Los hallazgos podrían tener importantes implicaciones clínicas, de acuerdo a la autora y epidemióloga Gita Mishra, de la Universidad de Queensland.

"Esta investigación ayuda a identificar a las mujeres que corren un mayor riesgo de desarrollar eventos cardiovasculares y que pueden necesitar una estrecha vigilancia en la práctica clínica", sintetizó.

¿Qué se sabe?

La mayoría de las mujeres experimentarán sofocos cuando pasen por la menopausia. A menudo se describen como una sensación repentina de calor que parece provenir de la nada y se extiende por todo el cuerpo.

También puede experimentar sudoración, palpitaciones y enrojecimiento de la cara.

Algunas mujeres solo tienen sofocos ocasionales que realmente no les molestan, mientras que otras pueden tener muchos días y les resultan incómodas, perjudiciales y embarazosas. Los sofocos pueden comenzar unos meses o años antes de que se detengan sus períodos (antes de comenzar la menopausia) y generalmente continúan durante varios años después de su último período.

La menopausa casi siempre es un evento natural que ocurre normalmente entre las edades de 45 y 55 años. Después de la menopausia, una mujer ya no puede quedar embarazada (Shutterstock)
La menopausa casi siempre es un evento natural que ocurre normalmente entre las edades de 45 y 55 años. Después de la menopausia, una mujer ya no puede quedar embarazada (Shutterstock)

Causas de los sofocos

Los sofocos generalmente afectan a las mujeres que se acercan a la menopausia y se cree que son causadas por cambios en sus niveles hormonales que afectan el control de la temperatura de su cuerpo.

Pueden ocurrir sin previo aviso durante todo el día y la noche, pero también pueden desencadenarse por:

-Comer alimentos picantes

-Cafeína y alcohol

-Fumar

-Vestir ropa gruesa

-Una temperatura elevada

-Sentirse estresado o ansioso

-Tratamiento para ciertos tipos de cáncer (esto puede afectar tanto a hombres como a mujeres)

-Ciertos medicamentos

-Algunas condiciones de salud, como una tiroides hiperactiva, diabetes y tuberculosis

Según Mayo Clinic los sofocos son sensaciones repentinas de calor, que suelen ser más intensas en el rostro, el cuello y el pecho
Según Mayo Clinic los sofocos son sensaciones repentinas de calor, que suelen ser más intensas en el rostro, el cuello y el pecho

¿Cómo se siente un sofoco?

Las mujeres a menudo describen un sofoco como una sensación de calor intenso que se extiende rápidamente por todo el cuerpo y la cara.

Suele durar varios minutos. Otros dicen que el calor es similar a la sensación de estar debajo de una cama solar, o sentirse como un horno.

SEGUÍ LEYENDO:

La menopausia sale del clóset: ya da menos calor hablar del tema y se quiebra el mito de “la loca”

¿Qué hacer para lidiar con los sofocos durante la menopausia?

MAS NOTICIAS