Hay ciertos hábitos que contribuyen a empezar el día con el
Hay ciertos hábitos que contribuyen a empezar el día con el "pie derecho" de manera positiva

Dime que hábito tienes y te diré quién eres. Despertarse todas las mañanas y encarar un nuevo día para muchos puede ser un momento tenso que lleva su tiempo; para otros es algo casi mecánico que no requiere de mucho pensar; mientras que para algunos la decisión de afrontarlo de manera positiva es la única manera de desempeñarse bien en el resto del día y que los resultados sean más productivos.

“Las pequeñas acciones deben ser una misma conducta repetida durante 21 días como mínimo para que sean considerados un hábito. Estas pequeñas cosas, mínimo, se tienen que hacer entre tres semanas y dos meses; uno tiene que forzarse para transformarlo en hábito y que realmente funcione. No se puede sostener en el tiempo si no se repite la conducta”, explicó a Infobae la psicóloga y escritora Celia Antonini.

Para que un comportamiento se vuelva una rutina debe ser algo repetitivo de al menos 21 días
Para que un comportamiento se vuelva una rutina debe ser algo repetitivo de al menos 21 días

De este modo, para empezar bien el día, hay ciertos comportamientos que se pueden convertir en una rutina y luego en un hábito, en pos de encarar de manera positiva y con el “pie derecho” un día productivo. En este contexto, tres pasos para empezar bien el día vinculadas con el bienestar y la felicidad:

1. Preguntarse: ¿de qué estoy agradecido hoy?

Una investigación publicada en el Journal of Positive Psychology publicada en enero de 2018 vincula directamente la gratitud con la esperanza y la felicidad, mientras que otra investigación publicada en el Journal of Personality and Social Psychology del experto en gratitud Robert Emmons vincula la gratitud directamente con el bienestar.

Sentirse agradecido conecta a las personas con emociones relacionadas a la felicidad y al bienestar
Sentirse agradecido conecta a las personas con emociones relacionadas a la felicidad y al bienestar

“El conectarse con emociones positivas en el arranque del día hace que una persona se sienta mejor y encare de una manera distinta la situación”, comentó Antonini.

2. ¿A quién podría agradecer hoy?

“Las personas agradecidas tienden a estar satisfechas con lo que tienen y por tanto son menos susceptibles a emociones como la decepción, el arrepentimiento y la frustración”. La sentencia la profesó el filósofo Robert C. Roberts, catedrático de la Universidad de Baylor, quien centró toda su obra -es autor de cuatro libros- en la naturaleza y la interacción de las emociones, las virtudes y los vicios. Su teoría sobre la felicidad y los agradecidos es que son dichosos de disfrutar la vida y sus pequeñas cosas en vez de elevar la vara de las expectativas.

Sentir gratitud está relacionado directamente con emociones positivas. Expresarlas eleva aún más el estado de ánimo de cada persona. “El agradecimiento hace que uno se conecte con emociones positivas y se relaciona con una sensación de bienestar. De este modo, conectarse con emociones en el arranque del día hace que una persona se sienta mejor”, enfatizó Antonini.

3. Destinar la energía a lo que realmente importa

El mal humor a menudo se forma y/o se mantiene frente a un comienzo del día desenfocado y contraproducente. Por eso, la claridad y el enfoque requieren de energía mental, lo que significa que esa energía se destine al lugar indicado y que no impacte en otros momentos del día.

SEGUÍ LEYENDO