Jeff Bezos anunció que se comenzó con la instalación de un reloj que durará 10 mil años. Se trata de un ambicioso proyecto que busca representar "el pensamiento a largo plazo", como escribió el dueño de Amazon en su cuenta de Twitter.

El reloj, que tendrá 150 metros de altura, será mecánico y estará impulsado por los ciclos térmicos. Estará bajo tierra: se emplazará en el interior de una cordillera de Sierra Diablo, en Estados Unidos.

Bezos es uno de los principales inversores en este proyecto, en el que se involucró hace más de siete años. Pero la iniciativa surgió mucho antes que eso: hacia fines de 1989, de la mano de Danny Hillis, matemático del MIT y prolífico inventor (tiene más de 300 patentes).

Jeff Bezos es el principal inversor de este proyecto
Jeff Bezos es el principal inversor de este proyecto

"Quise hacer un símbolo del futuro, algo que nos diera una sensación de conexión", dice Hillis en uno de los videos donde se explican detalles sobre el proyecto. Bezos, quien comparte esta visión, no dudó en sumarse a esta aventura.

El creador de Amazon, según escribió en el sitio dedicado a esta iniciativa, cree que gracias a los continuos avances tecnológicos, no solo se generan cada vez logros más impresionantes, sino que también crece la magnitud de los problemas. De ahí que sea necesario apostar al "pensamiento a largo plazo". El reloj, con toda su enormidad, estará ahí, recordándole a la humanidad justamente esto.

La primera publicación sobre este tema salió en 1995, pero en ese momento era apenas un concepto. Desde entonces, Hillis y su equipo construyeron prototipos y crearon la Long Now Foundation, una agrupación abocada a desarrollar el reloj y promocionar el pensamiento a largo plazo.

La idea recién se pudo llevar a cabo cuando Bezos hizo una inversión de 42 millones de dólares, en 2011. Ahora llegó el momento de instalar el gigante bajo tierra.

Las campanadas del reloj son producidas en base a un algoritmo que produce secuencias aleatorias de notas musicales.

El rejo tendrá 150 metros de alto
El rejo tendrá 150 metros de alto

El reloj está programado para sonar una vez al año y las agujas internas girarán por completo una vez cada cien años. Además, cuando se cumpla un milenio, una parte central del mecanismo saldrá al exterior.

Por otra parte, en el sitio donde se ubique esta obra también habrá cinco cinco salas conmemorativas, cada una de las cuales incluirá un tipo de animación mecánica diferente.

La sala dedicada al primer aniversario tendrá un modelo del sistema solar. Habrá también otras animaciones para cuando se cumplan los 10, 100, 1.000 y 10.000 años.

Este reloj de larga duración es una forma de dejar un legado y de recordarle a la humanidad que el paso del tiempo deja sus huellas. "Soy optimista respecto del futuro, no porque crea que vayamos a tener problemas pequeños, sino porque nuestra capacidad (como humanos) para lidiar con esos problemas es increíble", reflexionó Hillis.

LEA MÁS: