Otro golpe para la reina Isabel II: condenaron a prisión a un pariente cercano por agresión sexual en un castillo ancestral

Simon Bowes-Lyon, conde de Strathmore y primo de la monarca, pasará 10 meses tras las rejas por atacar a una mujer en Escocia

La reina Isabel II de Inglaterra (EFE)
La reina Isabel II de Inglaterra (EFE)

Simon Bowes-Lyon, conde de Strathmore, fue condenado a 10 meses de prisión por agresión sexual. El primo hermano de la reina Isabel II de Inglaterra había admitido haber abusado a una mujer de 26 años en febrero del año pasado en un dormitorio del castillo de Glamis, Escocia, donde creció la difunta madre de la monarca británica y Shakespeare se inspiró para escribir “Macbeth”.

Bowes-Lyon, de 34 años, se declaró culpable del violento ataque sexual, diciendo que estaba “muy avergonzado de mis acciones, que han causado tanto pesar a una invitada en mi casa. No creí que fuera capaz de comportarme como lo hice, pero tengo que aceptarlo y asumir la responsabilidad”.

Fue condenado el martes en la Corte Regional de Dundee.

Su víctima, que no fue identificada por razones legales, relató que Bowes-Lyon entró a su habitación a la fuerza y la manoseó mientras intentaba quitarle el camisón para abusar sexualmente de ella en un ataque que duró más de 20 minutos.

Ella finalmente se las arregló para sacarlo de la habitación y pudo pedir ayuda a otros huéspedes. Pese a todo, Bowes-Lyon intentó entrar en la habitación de nuevo y otro hombre tuvo que acudir de nuevo en su ayuda. Esa persona declaró que la víctima estaba “muy afectada” tras el incidente y que cuando fue a pedir explicaciones al acusado, este ya se había dormido. La mujer abandonó el castillo a la mañana siguiente y denunció lo ocurrido ante la policía.

Simon Bowes-Lyon, conde de Strathmore,  abusó de una joven en su castillo, ubicado en la localidad escocesa de Glamis, en febrero de 2020 (AP)
Simon Bowes-Lyon, conde de Strathmore, abusó de una joven en su castillo, ubicado en la localidad escocesa de Glamis, en febrero de 2020 (AP)

El aristócrata emitió entonces un comunicado disculpándose por sus acciones asegurando que estaba “profundamente avergonzado” y que “el alcohol no es excusa” para justificar su comportamiento.

Bowes-Lyon también ha sido incluido en el registro de delincuentes sexuales.

Se enfrentaba hasta una pena máxima de cinco años, pero obtuvo una pena más leve después de que su abogado, John Scott, le recordara al tribunal que el conde había mostrado un “remordimiento genuino”. “No desea ser tratado mejor que nadie, pero tampoco debería ser tratado peor”, dijo el letrado en defensa de su cliente.

Conocido en Inglaterra por su afición a los autos de lujo y por sus escapadas con más de una estrella de televisión, Bowes-Lyon fue elegido uno de los solteros más cotizados del país por la revista Tatler en 2019. Su familia es dueña del castillo de Glamis, cerca de Dundee, en el centro de Escocia, hogar de la difunta madre de la reina y es donde nació la hermana de Isabel, la princesa Margarita. El joven heredó una parte de la propiedad de 40 millones de libras de su padre.

El hecho es otro dolor de cabeza para la longeva monarca. No hay que olvidar que su hijo, el príncipe Andrés, está todavía a la espera de saber si tendrá que rendir explicaciones a la Justicia de los Estados Unidos en el caso Epstein. Hace meses que desde el Palacio de Buckingham se decidió apartar de la actividad al hijo preferido de la reina. Ha desaparecido completamente de la vida oficial.

La detención de la mano derecha de Epstein, Ghislaine Maxwell abrió una nueva vía de cara a las investigaciones del FBI. Está previsto que el próximo mes de junio se celebre su juicio. Las autoridades han asegurado en varias ocasiones que han tratado de ponerse en contacto con el equipo legal del príncipe Andrés pero él se niega a cooperar pese a decir lo contrario ante los medios de comunicación.

SEGUIR LEYENDO: