¿Qué pueden decirnos los cocodrilos y otros tetrápodos sobre la longevidad?

Más de 100 científicos examinaron datos de 77 especies de reptiles y anfibios, y descubrieron que aquellos con defensas biológicas, podían desarrollar una vida útil prolongada

Si bien todos los organismos vivos envejecen y mueren, no todas las criaturas siguen el mismo patrón de debilitamiento y deterioro hasta la vejez y la muerte
Si bien todos los organismos vivos envejecen y mueren, no todas las criaturas siguen el mismo patrón de debilitamiento y deterioro hasta la vejez y la muerte

Los cocodrilos, las salamandras y las tortugas podrían tener el secreto para que los humanos vivan hasta los 150 años, según esperan los expertos. Durante décadas, los científicos han luchado en su búsqueda para encontrar una poción antienvejecimiento. Los experimentos con animales de sangre fría como las tortugas, que se sabe que viven más que otros animales de su tamaño, podrían cambiar nuestra suerte.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan tienen la esperanza de descubrir “rasgos” que también pueden ser utilizados en humanos. Sin embargo, el equipo aún tiene que identificar cualquier objetivo potencial de longevidad y cualquier descubrimiento significativo aún podría tardar años.

La investigadora principal y bióloga, la profesora Anne Bronikowski, dijo: “Comprender el panorama comparativo del envejecimiento en los animales puede revelar rasgos flexibles que pueden resultar objetivos dignos para el estudio biomédico relacionado con el envejecimiento humano”.

Por su parte, el coautor, el profesor David Miller, de la Universidad Estatal de Pensilvania, agregó: “Si podemos entender qué permite que algunos animales envejezcan más lentamente, podemos comprender mejor el envejecimiento en los humanos”. Además, explicó que en teoría, puede ayudar a informar estrategias de conservación para especies amenazadas o en peligro de extinción.

“Si podemos entender qué permite que algunos animales envejezcan más lentamente, podemos comprender mejor el envejecimiento en los humanos” (Getty Images)
“Si podemos entender qué permite que algunos animales envejezcan más lentamente, podemos comprender mejor el envejecimiento en los humanos” (Getty Images)

En el trabajo, publicado en la revista Science, los expertos observaron 77 especies diferentes de reptiles y anfibios en hábitats ubicados en todo el mundo. Algunos mostraron signos de “envejecimiento insignificante”. Si bien todos los organismos vivos envejecen y mueren, no todas las criaturas siguen el mismo patrón de debilitamiento y deterioro hasta la vejez y la muerte.

“Envejecimiento insignificante significa que si la probabilidad de que un animal muera en un año es del 1 por ciento a los 10 años, si está vivo a los 100 años, la probabilidad de morir sigue siendo del 1 por ciento”, detalló Miller. “Por el contrario -continuó-, en las mujeres adultas de los Estados Unidos, el riesgo de morir en un año es de aproximadamente 1 en 2500 a los 10 años y de 1 en 24 a los 80 años. Cuando una especie exhibe una senescencia (deterioro) insignificante, el envejecimiento simplemente no ocurre”.

Los investigadores atribuyeron esto, en gran parte, a que las tortugas tenían caparazones duros para protegerlas de ser comidas. Los cocodrilos están protegidos por sus gruesas escamas, mientras que las salamandras pueden volver a caer sobre su piel venenosa. Ninguno de estos, obviamente, se aplica a los humanos. Sin embargo, los científicos creen que otras respuestas sobre cómo pueden desafiar el envejecimiento podrían estar al acecho en lo más profundo de sus cuerpos.

Debido a que las criaturas de sangre fría extraen energía del medio ambiente, a diferencia de los mamíferos como los humanos, que necesitan quemar calorías para mantenerse calientes, no necesitan comer tanto, lo que les da un metabolismo más lento (REUTERS)
Debido a que las criaturas de sangre fría extraen energía del medio ambiente, a diferencia de los mamíferos como los humanos, que necesitan quemar calorías para mantenerse calientes, no necesitan comer tanto, lo que les da un metabolismo más lento (REUTERS)

Los hallazgos también ayudan a mejorar el consenso científico anterior que vinculaba la larga vida útil de algunos reptiles con su metabolismo más lento. Debido a que las criaturas de sangre fría extraen energía del medio ambiente, a diferencia de los mamíferos como los humanos, que necesitan quemar calorías para mantenerse calientes, no necesitan comer tanto, lo que les da un metabolismo más lento.

Anteriormente se pensaba que esta era la clave para que algunos reptiles pudieran vivir hasta 190 años. Sin embargo, el nuevo análisis encontró que no había vínculo entre un metabolismo más lento y una vida más larga al comparar sus 77 especies con criaturas de sangre caliente de tamaño similar.

El animal terrestre más antiguo del mundo es actualmente una tortuga gigante en las Seychelles llamada Jonathan, que tiene 190 años. Los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales muestran que la esperanza de vida al nacer en el Reino Unido es de 79 años para los hombres y poco menos de 83 años para las mujeres. Pero la esperanza de vida de 150 años, que antes se consideraba un sueño lejano, ahora se está acercando a la realidad, según algunos científicos.

En marzo, este año, los principales expertos en envejecimiento dijeron que los niños nacidos en 2070 podrían vivir hasta los 150 años gracias a los avances en la tecnología de envejecimiento inverso. Esta declaración siguió a un estudio pionero a principios de ese mes que logró revertir de manera segura el proceso de envejecimiento en ratones de edad avanzada.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR