Los perros podrían aprender palabras como lo hacen los bebés

Científicos húngaros detectaron que pueden hacer cálculos complejos para determinar dónde termina una palabra y comienza la otra. Los detalles del hallazgo

Los perros reaccionan de manera diferente a las palabras que escuchan con frecuencia (Getty)
Los perros reaccionan de manera diferente a las palabras que escuchan con frecuencia (Getty)

Aquella idea de que algunos animales tienen cierta capacidad de aprendizaje que les permitiría comunicarse con los humanos es un dilema que se sigue investigando. Ahora, científicos acaban de confirmar que los perros pueden aprender palabras individuales utilizando recursos cerebrales similares a los de los niños. Investigadores de la Universidad Eötvös Loránd descubrieron que el cerebro de los canes realizan cálculos estadísticos complejos para determinar si es probable que las sílabas formen una palabra o no, según expresan en su reciente publicación en la revista especializada Cell.

Los niños pequeños pueden detectar nuevas palabras en un flujo de habla mucho antes de que comprendan lo que realmente significan. Cuando escuchan a alguien hablar, hacen cálculos complejos para determinar dónde finaliza una palabra y comienza otra, lo que los científicos denominan límites de los términos.

Sin embargo, sigue siendo un misterio si otros mamíferos pueden realizar estos intrincados cálculos para extraer palabras del habla. Ahora, investigadores en Hungría han descubierto que el mejor amigo del hombre hace precisamente eso.

Científicos acaban de confirmar que los perros pueden aprender palabras individuales utilizando recursos cerebrales similares a los de los niños (Getty)
Científicos acaban de confirmar que los perros pueden aprender palabras individuales utilizando recursos cerebrales similares a los de los niños (Getty)

“Lo que produce que el habla sea especial es que su procesamiento eficiente requiere cálculos complejos -indica la autora principal del estudio, Marianna Boros, perteneciente al grupo de investigación en Neuroetología de la Comunicación Lendület de la Academia de Ciencias de Hungría de la Universidad Eötvös Loránd, localizada en Budapest. Así es exactamente como los humanos, incluso los bebés de 8 meses, resuelven la aparentemente difícil tarea de la segmentación de palabras. Calculan estadísticas complejas sobre la probabilidad de que una sílaba siga a la otra”.

Los perros reaccionan de manera diferente a las palabras que escuchan con frecuencia. Los investigadores probaron las capacidades cerebrales de los perros midiendo su actividad eléctrica utilizando un electroencefalograma (EEG). “Los perros son las primeras especies de animales domesticadas y probablemente con las que hablamos con más frecuencia -añade explica Boros-. Aún así, sabemos muy poco sobre los procesos neuronales subyacentes a sus capacidades de aprendizaje de palabras”.

Lo que entienden

Investigadores de la Universidad Eötvös Loránd, en Hungría, descubrieron que el cerebro de los canes realizan cálculos estadísticos complejos para determinar si es probable que las sílabas formen una palabra o no (Dpa)
Investigadores de la Universidad Eötvös Loránd, en Hungría, descubrieron que el cerebro de los canes realizan cálculos estadísticos complejos para determinar si es probable que las sílabas formen una palabra o no (Dpa)

El cerebro de cada perro respondió de manera diferente a diferentes palabras y cuando los investigadores emparejaron sílabas. “Curiosamente, vimos diferencias en las ondas cerebrales de los perros para palabras frecuentes en comparación con otras raras -agrega la coautora Lilla Magyari-. Pero aún más sorprendente es que también vimos diferencias de ondas cerebrales para las sílabas que siempre ocurrían juntas en comparación con las que solo se presentaban ocasionalmente, incluso si las frecuencias totales eran las mismas”.

Los escaneos demuestran que los perros realizan un seguimiento de estadísticas complejas, como las posibilidades de emparejar dos sílabas, así como cálculos más simples. “Esto nunca antes se había visto en otros mamíferos no humanos -continúa el Dr. Magyari-. Es exactamente el tipo de estadísticas complejas que los bebés humanos usan para extraer palabras del habla continua”.

Los investigadores también escanearon los cerebros de los perros con una máquina de resonancia magnética funcional para ver si estaban usando regiones cerebrales similares a las de los humanos. Para ello, los expertos entrenaron a los cachorros para que se quedaran quietos mientras los autores del estudio tomaban las medidas.

El equipo de investigadores aún no determinó cómo surgieron en los perros estos mecanismos cerebrales análogos a los humanos para el aprendizaje de palabras (Getty Images)
El equipo de investigadores aún no determinó cómo surgieron en los perros estos mecanismos cerebrales análogos a los humanos para el aprendizaje de palabras (Getty Images)

“Sabemos que en los seres humanos tanto las regiones cerebrales relacionadas con el aprendizaje como con el lenguaje participan en este proceso -informa Boros-. Y encontramos la misma dualidad en los perros”. Tanto las regiones cerebrales especializadas como las generalistas de un perro parecen desempeñar un papel en el proceso de aprendizaje del habla, pero los patrones de actividad cerebral también son diferentes. La región del cerebro generalista, los llamados ganglios basales, respondió más fuerte a un flujo de voz aleatorio (donde no se podían detectar palabras usando estadísticas de sílabas) que a uno de voz estructurado (donde las palabras eran fáciles de detectar con solo calcular las estadísticas de sílabas).

La región cerebral especializada, la llamada corteza auditiva, que en los seres humanos juega un papel clave en el aprendizaje estadístico del habla, mostró un patrón diferente, relatan los científicos. Así a actividad cerebral aumenta con el tiempo para el flujo de voz estructurado, pero no para el flujo de voz aleatorio. “Creemos que este aumento de actividad es el rastro que el aprendizaje de palabras deja en la corteza auditiva”, agrega Boros.

Los científicos están trabajando en más investigaciones para determinar cómo los perros han adquirido estas habilidades similares a las humanas. El equipo aún no sabe cómo surgieron en los perros estos mecanismos cerebrales análogos a los humanos para el aprendizaje de palabras.

“¿Reflejan las habilidades que se desarrollaron al vivir en un entorno rico en idiomas durante los miles de años de domesticación, o representan la capacidad de un mamífero ancestral? -se pregunta Attila Andics. otro de los participantes de la investigación. Vemos que al estudiar el procesamiento del habla en perros, incluso mejores razas con diferentes habilidades de comunicación y otras especies que viven cerca de los humanos, podemos rastrear los orígenes de las especializaciones humanas para la percepción del habla”.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR