Cinco formas de ayudar a tu perro a vivir una vida más larga y saludable

Muchas de las cosas que los humanos pueden hacer para ser más saludables y tener una vida más larga también pueden funcionar para los perros

Si bien no podemos cambiar la genética de nuestros perros, hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar su salud (REUTERS)
Si bien no podemos cambiar la genética de nuestros perros, hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar su salud (REUTERS)

Como sabrá cualquiera que haya vivido con un perro, a menudo parece que no tenemos suficiente tiempo con nuestros amigos peludos. La mayoría de los perros solo viven entre diez y catorce años en promedio. Aunque algunos pueden vivir naturalmente más tiempo, otros pueden estar predispuestos a ciertas enfermedades que pueden limitar su esperanza de vida.

Pero lo que mucha gente no sabe es que los humanos y los perros comparten muchas similitudes genéticas, incluida una predisposición al cáncer relacionado con la edad. Esto significa que muchas de las cosas que los humanos pueden hacer para ser más saludables y tener una vida más larga también pueden funcionar para los perros.

Cinco cosas que puedes hacer para alargar la vida de tu perro

1. Cuidar su peso

Un factor que se relaciona repetidamente con la longevidad en una variedad de especies es mantener un peso corporal saludable. Eso significa asegurarse de que los perros no carguen con exceso de peso y controlar su ingesta de calorías con cuidado. Un peso corporal magro y saludable no solo será mejor para su perro a largo plazo, sino que también puede ayudar a limitar el impacto de ciertas afecciones de salud, como la osteoartritis.

De manera más general, una buena nutrición puede estar relacionada con un proceso de envejecimiento saludable, lo que sugiere que lo que le damos a nuestros perros puede ser tan importante como la cantidad que les suministramos. La “buena” nutrición variará para cada perro, pero asegurarse de buscar alimentos que sean seguros, sabrosos y que proporcionen todos los nutrientes que nuestro perro necesita, es clave.

Lo que le damos a nuestros perros como alimento puede ser tan importante como la cantidad que les suministramos (Getty Images)
Lo que le damos a nuestros perros como alimento puede ser tan importante como la cantidad que les suministramos (Getty Images)

2. Dar muchos paseos

El ejercicio tiene muchos beneficios fisiológicos y psicológicos, tanto para nuestros perros como para nosotros. La actividad física puede ayudar a controlar el peso corporal de un perro y también se asocia con efectos anti-envejecimiento en otras especies genéticamente similares.

Si bien el ejercicio por sí solo no aumentará la vida útil de un perro, podría ayudar a protegerlo del exceso de peso corporal. Y, de hecho, la investigación sugiere que los paseos de perros “felices” conducen a perros y personas felices.

3. Enseñarle nuevos trucos

El envejecimiento no es solo físico. Mantener la mente activa de su perro también es útil. Contrariamente al adagio popular, podemos enseñarles nuevos trucos a los perros viejos y, como resultado, mantener su cerebro y cuerpo más jóvenes.

Compartir experiencias positivas y divertidas con un perro, incluido jugar con él, es excelente para consolidar el vínculo (REUTERS)
Compartir experiencias positivas y divertidas con un perro, incluido jugar con él, es excelente para consolidar el vínculo (REUTERS)

4. Vinculación

Como muchos animales de compañía, los perros desarrollan un vínculo claro con sus cuidadores. El vínculo humano-perro probablemente proporciona compañía y, a menudo, los amantes de los perros los describen como un miembro de la familia.

Un vínculo estable entre el cuidador y el perro puede ayudar a mantener una relación feliz y mutuamente beneficiosa. También puede ayudar a reconocer cambios sutiles en el comportamiento o el movimiento de un perro que podrían indicar posibles preocupaciones.

Cuando existe compatibilidad entre el cuidador y el perro, esto conduce a una mejor relación, e incluso a beneficios para los propietarios también, incluido el alivio del estrés y el ejercicio. Compartir experiencias positivas y divertidas con un perro, incluido jugar con él, es excelente para consolidar el vínculo.

5. No saltarse las visitas al veterinario

La medicina veterinaria moderna ha experimentado mejoras sustanciales en la prevención y el manejo de problemas de salud en perros. Los programas exitosos de vacunación y manejo de parásitos han reducido efectivamente la incidencia de enfermedades tanto en perros como en humanos, incluida la toxocariasis, que puede transmitirse de las heces de los perros a los humanos, y la rabia, que puede transmitirse de perro a perro o de perro a humano.

Tener una buena relación con su veterinario nos permitirá adaptar los tratamientos y discutir las necesidades de nuestros perro. Los controles de salud regulares también pueden ser útiles para identificar cualquier problema potencial en una etapa tratable, como problemas dentales u osteoartritis, que pueden causar dolor e impactar negativamente el bienestar del perro.

Al final del día, es una combinación de la genética de nuestro perro y el entorno en el que vive lo que afecta su longevidad. Entonces, si bien no podemos cambiar su genética, hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar su salud que pueden ayudarlos a vivir una vida más larga y saludable.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR