Abrazar a nuestros perros mejora significativamente nuestro bienestar, advierte un estudio

Lo develó una evaluación de 284 estudiantes universitarios que encontró que abrazar a los perros mejora el estado de ánimo. Las caricias también se relacionaron con menores niveles de estrés, nostalgia y soledad

Una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica-Okanagan sugiere que tener un perro como mascota puede mejorar el bienestar mental (AFP)
Una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica-Okanagan sugiere que tener un perro como mascota puede mejorar el bienestar mental (AFP)

Una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica-Okanagan sugiere que tener un perro como mascota puede mejorar el bienestar mental.

La evaluación de 284 estudiantes universitarios encontró que abrazar a los perros mejora el estado de ánimo. Las caricias también se relacionaron con menores niveles estrés, nostalgia y soledad en los estudiantes.

John Tyler-Binfet, un profesor asociado en la UBC-Okanagan, dirigió la investigación en varios tipos de interacciones con los perros de terapia y su impacto en el estado de ánimo de una persona. “Sabemos que pasar tiempo con perros de terapia es beneficioso, pero no sabíamos por qué”, dijo Binfet en un comunicado .

Los investigadores estudiaron la interacción canina táctil y no táctil, así como las interacciones con el dueño del perro en lugar de directamente con el perro. Los estudiantes informaron sobre su bienestar antes y después de la interacción, cuánta conexión social sentían con el perro y si experimentaron algún tipo de estrés durante sus interacciones.

El contacto físico con un perro, que incluía masaje en la barriga, raspaduras en las orejas y caricias en la nariz, proporcionó a los estudiantes un impulso de humor mayor que otras interacciones, encontraron los investigadores (REUTERS)
El contacto físico con un perro, que incluía masaje en la barriga, raspaduras en las orejas y caricias en la nariz, proporcionó a los estudiantes un impulso de humor mayor que otras interacciones, encontraron los investigadores (REUTERS)

El contacto físico con un perro, que incluía masaje en la barriga, raspaduras en las orejas y caricias en la nariz, proporcionó a los estudiantes un impulso de humor mayor que otras interacciones, encontraron los investigadores.

“Los resultados indican que los participantes en todas las condiciones experimentaron un mejor bienestar en varias medidas; sin embargo, solo aquellos en la condición de contacto directo informaron mejoras significativas en todas las medidas de bienestar”, concluye el estudio.

Binfet espera que más escuelas brinden acceso a perros de servicio a medida que los estudiantes regresan a los campus universitarios.

“A medida que los estudiantes potencialmente regresen a clases presenciales en sus campus universitarios este otoño y busquen formas de controlar su estrés, los animo a aprovechar el programa de visitas de perros de terapia que se ofrece. Y una vez allí, asegúrese de hacer tiempo para un abrazo canino “, aseveró Binfet en el comunicado. “Esa es una forma segura de reducir el estrés”.

El último experimento, detallado en la revista Anthrozoös, sigue a un estudio de mayo de 2021 de la Universidad Estatal de Washington (REUTERS)
El último experimento, detallado en la revista Anthrozoös, sigue a un estudio de mayo de 2021 de la Universidad Estatal de Washington (REUTERS)

Investigaciones anteriores del departamento encontraron que después de una sola sesión sin cita previa, los estudiantes que participaron en la terapia con perros informaron una reducción significativa del estrés y un aumento de los niveles de felicidad y energía que duraron al menos 10 horas.

Binfet agregó que era importante tener en cuenta la proporción de perros por estudiantes, sin embargo, para que todos los participantes puedan disfrutar de los beneficios del tacto.

El último experimento, detallado en la revista Anthrozoös, sigue a un estudio de mayo de 2021 de la Universidad Estatal de Washington.

Esta investigación encontró que los programas de manejo del estrés que se enfocaban en perros de terapia no solo reducían la ansiedad de los estudiantes, sino que también mejoraban sus habilidades de pensamiento ejecutivo.

Después de completar un programa de cuatro semanas con terapia animal, los estudiantes habían mejorado sus habilidades cognitivas, en comparación con otros que estaban inscritos en talleres de manejo del estrés que no involucraban animales. El aumento en el poder del cerebro persistió durante al menos cuatro semanas, según su análisis, publicado en la revista AERA Open de la Asociación Estadounidense de Investigación Educativa.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR