Según un estudio, los dinosaurios prosperaron en el frío del antiguo Ártico

Una investigación publicada en la revista Current Biology pone fin a la idea de que los antiguos reptiles sólo vivían en climas más cálidos

17-05-2021 Los primeros linajes de mamíferos como este gran Gobiconodon de Mongolia superaron a los antepasados de los mamíferos modernos en la época de los dinosaurios.
POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA
CORBIN RAINBOLT
17-05-2021 Los primeros linajes de mamíferos como este gran Gobiconodon de Mongolia superaron a los antepasados de los mamíferos modernos en la época de los dinosaurios. POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA CORBIN RAINBOLT

Las especies de dinosaurios grandes y pequeñas hicieron del Ártico su hogar durante todo el año y probablemente desarrollaron estrategias para sobrevivir al invierno, como la hibernación o el cultivo de plumas aislantes, según un nuevo estudio.

La investigación, publicada en la revista Current Biology, es el resultado de más de una década de minuciosas excavaciones de fósiles, y pone fin a la idea de que los antiguos reptiles sólo vivían en climas más cálidos.

“Un par de estos nuevos yacimientos que hemos encontrado en los últimos años han revelado algo inesperado, y es que están mostrando huesos y dientes de bebé”, dijo a la AFP el autor principal, Patrick Druckenmiller, del Museo del Norte de la Universidad de Alaska. “Eso es sorprendente porque demuestra que estos dinosaurios no sólo vivían en el Ártico, sino que eran capaces de reproducirse en el Ártico”.

Los investigadores descubrieron por primera vez restos de dinosaurios en las gélidas latitudes polares en la década de 1950, regiones que en su día se consideraron demasiado hostiles para la vida de los reptiles.

Los investigadores descubrieron por primera vez restos de dinosaurios en las gélidas latitudes polares en la década de 1950 (reuters)
Los investigadores descubrieron por primera vez restos de dinosaurios en las gélidas latitudes polares en la década de 1950 (reuters)

Esto dio lugar a dos hipótesis contrapuestas: o bien los dinosaurios eran residentes polares permanentes, o bien emigraban al Ártico y a la Antártida para aprovechar los recursos cálidos estacionalmente abundantes, y posiblemente para reproducirse.

El nuevo estudio es el primero en mostrar pruebas inequívocas de que al menos siete especies de dinosaurios eran capaces de anidar en latitudes extremadamente altas, en este caso la Formación Prince Creek del Cretácico Superior, que se encuentra a 80-85 grados norte.

Las especies descubiertas incluyen dinosaurios con pico de pato llamados hadrosaurios, dinosaurios con cuernos como los ceratopsianos y carnívoros como el tiranosaurio.

El equipo está seguro de que los diminutos dientes y huesos que encontraron, algunos de los cuales sólo tienen unos pocos milímetros de diámetro, pertenecen a dinosaurios que acababan de nacer o que murieron justo antes de nacer, debido a sus marcas distintivas.

“Tienen un tipo de textura superficial muy específica y peculiar: está muy vascularizada y los huesos están creciendo rápidamente, tienen muchos vasos sanguíneos que fluyen hacia ellos”, explicó Druckenmiller.

El nuevo estudio es el primero en mostrar pruebas inequívocas de que al menos siete especies de dinosaurios eran capaces de anidar en latitudes extremadamente altas, en este caso la Formación Prince Creek del Cretácico Superior, que se encuentra a 80-85 grados norte (REUTERS)
El nuevo estudio es el primero en mostrar pruebas inequívocas de que al menos siete especies de dinosaurios eran capaces de anidar en latitudes extremadamente altas, en este caso la Formación Prince Creek del Cretácico Superior, que se encuentra a 80-85 grados norte (REUTERS)

A diferencia de algunos mamíferos, como el caribú, que dan a luz a crías que pueden recorrer largas distancias casi de inmediato, incluso los dinosaurios más grandes tenían crías diminutas que habrían sido incapaces de realizar viajes migratorios de miles de kilómetros.

Teniendo en cuenta lo que se sabe sobre cómo algunas especies incubaban sus huevos hasta bien entrado el verano, las crías de dinosaurio no habrían tenido tiempo de madurar y estar listas para un largo viaje antes de que llegara el invierno, sostiene el equipo.

Estrategias de invierno

El Ártico era más cálido en el Cretácico Superior que en la actualidad, pero las condiciones seguían siendo muy difíciles. La temperatura media anual era de unos 6 grados Celsius (40 grados Fahrenheit), pero habría habido unos cuatro meses de oscuridad invernal con temperaturas bajo cero y nevadas ocasionales.

“Ahora entendemos que probablemente la mayoría de los grupos de dinosaurios carnívoros que encontramos allí arriba tenían plumas”, dijo Druckenmiller. “Se puede pensar en ello como su propia parka de plumas, para ayudarles a sobrevivir al invierno”.

La investigación actual no aporta pruebas tan sólidas de que los herbívoros tuvieran plumas, pero el equipo cree que los herbívoros más pequeños podrían haber cavado bajo tierra e hibernado.

Algunas especies incubaban sus huevos hasta bien entrado el verano, las crías de dinosaurio no habrían tenido tiempo de madurar y estar listas para un largo viaje antes de que llegara el invierno (National Geographic)
Algunas especies incubaban sus huevos hasta bien entrado el verano, las crías de dinosaurio no habrían tenido tiempo de madurar y estar listas para un largo viaje antes de que llegara el invierno (National Geographic)

Los vegetarianos más grandes, que tenían más grasa de reserva, podrían haber recurrido a la búsqueda de ramas y cortezas de baja calidad para pasar el invierno.

Además, el hecho de residir todo el año en el Ártico es otra pista que apunta a que los dinosaurios eran de sangre caliente, como han sugerido otras investigaciones recientes, y está en consonancia con la idea de que se sitúan en el punto evolutivo entre los reptiles de sangre fría y las aves de sangre caliente.

“Pensamos en los dinosaurios en este tipo de entornos tropicales, pero el mundo entero no era así”, dijo Druckenmiller, añadiendo que los descubrimientos del Ártico crearon una “prueba natural” de su fisiología.

La capacidad de los dinosaurios para sobrevivir al invierno ártico es la “prueba más convincente hasta la fecha” de que pueden añadirse a la lista de especies capaces de termorregularse, concluyó el coautor Gregory Erickson, de la Universidad Estatal de Florida.

SEGUIR LEYENDO: