Los perros nacen para ser el mejor amigo del hombre, advierte la ciencia

Un grupo de investigadores de la Universidad de Arizona encontró que los cachorros nacen con habilidades sociales “parecidas a las de los humanos”, que les permiten comunicarse con las personas desde una edad temprana

Incluso antes de que los cachorros hayan abandonado la camada, pueden escuchar a las personas, advierte la investigación (REUTERS)
Incluso antes de que los cachorros hayan abandonado la camada, pueden escuchar a las personas, advierte la investigación (REUTERS)

Pueden ser conocidos como los mejores amigos del hombre, pero parece que los perros tienen una pequeña ventaja cuando se trata de vincularse con los humanos.

Un nuevo estudio encontró que los cachorros nacen con habilidades sociales “parecidas a las de los humanos” que les permiten comunicarse con las personas desde una edad temprana, en lugar de aprender a hacerlo más adelante en la vida.

Incluso antes de que los cachorros hayan abandonado la camada, pueden escuchar a las personas siguiendo señales como los gestos de señalar, encontraron los investigadores, pero lleva un poco más de tiempo antes de que puedan comunicarse.

“Hubo evidencia de que este tipo de habilidades sociales estaban presentes en la edad adulta, pero aquí encontramos evidencia de que los cachorros, algo así como los humanos, están preparados biológicamente para interactuar de estas formas sociales”, dijo la autora principal del estudio, la doctora Emily Bray, de la Universidad de Arizona.

En el estudio, los perros demostraron que son hábiles desde el principio cuando se trata de comunicaciones sociales que se basan en gestos y contacto visual (REUTERS)
En el estudio, los perros demostraron que son hábiles desde el principio cuando se trata de comunicaciones sociales que se basan en gestos y contacto visual (REUTERS)

La genética explicó más del 40 por ciento de la variación en las habilidades de los cachorros para seguir los gestos humanos que señalan, así como la variación en el tiempo que permanecieron en contacto visual con los humanos durante una tarea diseñada para medir su interés en las personas.

La doctora Bray y su equipo observaron cómo 375 cachorros de ocho semanas, que tenían poca interacción previa con los humanos, se desempeñaban en una serie de tareas diseñadas para medir sus habilidades de comunicación social.

Incluyeron 98 perros labradores retriever, 23 perros golden retrievers y 254 cruzas de labradores golden de 117 camadas diferentes. Todos tenían una historia de crianza extremadamente similar y un pedigrí conocido que se remontaba a varias generaciones.

En una de las pruebas, los cachorros pudieron encontrar una golosina escondida debajo de una de las dos tazas volcadas cuando un investigador lo señaló. También pudieron hacerlo incluso cuando el olor estaba enmascarado, lo que se hizo para garantizar que los cachorros no solo siguieran sus narices.

En otra tarea, los investigadores iniciaron la interacción hablando con los cachorros en un “habla dirigida por perros” usando una voz aguda. Luego midieron cuánto tiempo el cachorro mantuvo una mirada fija en el humano. Todos los perros tuvieron éxito en al menos una tarea, demostrando que son hábiles desde el principio cuando se trata de comunicaciones sociales que se basan en gestos y contacto visual.

Si bien los cachorros pueden nacer sabiendo cómo responder a la comunicación iniciada por humanos, la capacidad de iniciar la comunicación por sí mismos puede llegar más tarde (REUTERS)
Si bien los cachorros pueden nacer sabiendo cómo responder a la comunicación iniciada por humanos, la capacidad de iniciar la comunicación por sí mismos puede llegar más tarde (REUTERS)

En las pruebas de control, cuando no estaban dirigidos, los cachorros no buscaban respuestas en las personas cuando la comida estaba encerrada en un recipiente. Eso sugiere que, si bien los cachorros pueden nacer sabiendo cómo responder a la comunicación iniciada por humanos, la capacidad de iniciar la comunicación por sí mismos puede llegar más tarde, dijeron los investigadores.

Estudios anteriores descubrieron que los cerebros de los perros procesan el lenguaje de manera similar a los humanos, con el lado derecho procesan la emoción y con el izquierdo el significado. Fue solo cuando ambos lados del cerebro estuvieron de acuerdo en escuchar elogios que el perro estaba realmente feliz.

Bray dijo: “Demostramos que los cachorros corresponderán a la mirada social humana y utilizarán con éxito la información proporcionada por un ser humano en un contexto social desde una edad muy temprana y antes de una amplia experiencia con humanos”.

Por ejemplo, incluso antes de que los cachorros dejen a sus compañeros de camada para vivir uno a uno con sus criadores voluntarios, la mayoría de ellos pueden encontrar comida escondida siguiendo un punto humano hasta la ubicación indicada. “Todos estos hallazgos sugieren que los perros están preparados biológicamente para comunicarse con los humanos”, añadió la experta.

Y concluyó: “Desde una edad temprana, los perros muestran habilidades sociales similares a las de los humanos, que tienen un fuerte componente genético, lo que significa que estas habilidades tienen un gran potencial para someterse a selección. Por lo tanto, nuestros hallazgos podrían apuntar a una parte importante de la historia de la domesticación, en el sentido de que los animales con una propensión a comunicarse con nuestra propia especie podrían haber sido seleccionados en las poblaciones de lobos que dieron origen a los perros”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR