El Reino Unido pidió que Occidente aprenda las lecciones de Ucrania y las aplique al caso de Taiwán

Las tensiones entre la isla y China han aumentado en los últimos años a partir de la intensificación de actividades militares ordenadas por el régimen de Xi Jinping

La secretaria de Asuntos Exteriores británica Liz Truss asiste a una conferencia de prensa con el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu (no visto) en Ankara, Turquía, el 23 de junio de 2022.
La secretaria de Asuntos Exteriores británica Liz Truss asiste a una conferencia de prensa con el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu (no visto) en Ankara, Turquía, el 23 de junio de 2022.

Occidente debe aprender se sus errores al no disuadir de la invasión de Rusia a Ucrania y debe aplicar esos aprendizajes hoy día para “proteger la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”, dijo el jueves la ministra de Asuntos Exteriores británica Liz Truss, mientras Pekín protestaba. Las tensiones entre Taiwán y China, quien reclama la isla como su propio territorio por más de que ya se encuentra democráticamente gobernada, han aumentado en los últimos años debido a que China intensifica las actividades militares cerca de Taiwán con el fin de presionar a que acepten el dominio chino.

Truss dijo que es Occidente y en particular los países de la región del Indopacífico, quienes deben asegurarse de que Taiwán sea defendido. “Necesitamos aprender las lecciones de Ucrania, que era que podríamos habernos asegurado de que Ucrania tuviera la capacidad defensiva antes”, dijo Truss a la radio LBC. “Y eso habría hecho más para disuadir (al presidente ruso Vladimir) Putin de invadir, la llamada disuasión por negación, y ese es un enfoque similar al enfoque que necesitamos adoptar para otras naciones soberanas, incluido Taiwán”.

Mientras tanto en Pekín, el Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que China habría presentado una queja oficial ante Gran Bretaña por los comentarios de Truss sobre la situación con Taiwán. “La falta de sentido común y la arrogancia de sus comentarios son sorprendentes”, dijo el portavoz del ministerio Zhao Lijian en una sesión informativa regular el jueves. “Esperamos que no haga comentarios tan irresponsables en el futuro”.

El destructor estadounidense USS Kidd y el guardacostas Munro transitan por el estrecho de Taiwán (U.S. Navy/Handout via REUTERS)
El destructor estadounidense USS Kidd y el guardacostas Munro transitan por el estrecho de Taiwán (U.S. Navy/Handout via REUTERS)

En la reunión de la OTAN en España el día anterior, en una sesión de panel, Truss habría dicho que China estaba “extendiendo su influencia a través de la coerción económica y construyendo un ejército capaz”. Añadió; “existe un riesgo de que saquen la idea equivocada, lo que resulta en un error de cálculo catastrófico, como invadir Taiwán”.

A partir de estos comentarios se le pidió a Zhao Lijian que comentara sobre lo que había dicho Truss y Zhao simplemente reiteró la posición de que Taiwán es parte de China, su asunto interno, y agregando que ninguna fuerza externa tiene derecho a interferir.

El jueves, Truss evitó preguntas sobre si estaba sugiriendo que Gran Bretaña debería armar a Taiwán, diciendo solamente: “También tenemos que asegurarnos de que juntos, el mundo libre esté asegurando que Taiwán tenga la capacidad de defensa que necesita”. Gran Bretaña debería seguir construyendo lazos comerciales con China, pero evitar depender estratégicamente de ella, añadió. “Por supuesto, deberíamos seguir comerciando con China. Pero debemos tener cuidado de no depender estratégicamente de China”. A lo que Zhao respondió, que el uso de la ideología y los pequeños círculos para separar artificialmente las cadenas de suministro del mundo no tendría éxito.

Gran Bretaña y al menos seis naciones más han estado ayudando a Taiwán frente a las presiones chinas a través de un programa secreto donde el objetivo es construir submarinos para Taiwán, según una investigación que desarrolló Reuters el año pasado.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR