En plena tensión mundial, Vladimir Putin y Nicolás Maduro hablaron para estrechar sus vínculos

El mandatario ruso y el dictador chavista conversaron telefónicamente y reafirmaron su voluntad de una mayor cooperación “a diversos niveles”. El Kremlin no descarta la posibilidad de desplegar misiles en Venezuela

El presidente ruso Vladimir Putin sostuvo este jueves una conversación telefónica con el líder chavista Nicolás Maduro, en la que ambos mandatarios reafirmaron la voluntad de estrechar la cooperación entre Moscú y Caracas.

Acordaron activar los contactos ruso-venezolanos a diversos niveles”, informó el Kremlin, al señalar que Putin expresó su “apoyo invariable a los esfuerzos de las autoridades venezolanas dirigidos a fortalecer la soberanía y garantizar el desarrollo económico y social del país”.

Los mandatarios debatieron temas actuales de las relaciones entre ambos países, así como el avance de los proyectos conjuntos en las esferas del comercio, la economía y la energía.

Además, Putin y Maduro confirmaron la intención de “mantener la estrecha coordinación” ante los organismos internacionales “en correspondencia con los principios de asociación estratégica que rigen las relaciones de los dos Estados”.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin (Sputnik/Aleksey Nikolskyi/Kremlin via REUTERS)
El presidente de Rusia, Vladimir Putin (Sputnik/Aleksey Nikolskyi/Kremlin via REUTERS)

“Se subrayó la importancia de continuar la cooperación en la lucha contra el coronavirus, incluyendo los suministros de vacunas rusas a Venezuela”, añadió el Kremlin.

El reporte de Moscú no mencionó la polémica de los últimos días referida a la posible instalación de bases rusas en territorio de Venezuela y Cuba.

La posibilidad, en tono de amenaza, fue pronunciada días atrás por el vicecanciller ruso Sergei Ryabkov, uno de los más altos diplomáticos del gobierno de Putin y quien encabezó la delegación de su país en las conversaciones del lunes en Ginebra. Él afirmó que no se puede descartar un despliegue militar de Rusia en Cuba y Venezuela si aumentan las tensiones con Estados Unidos.

Hablando en una entrevista con la televisión rusa RTVI, Ryabkov señaló que “todo depende de la acción de nuestros homólogos estadounidenses”, y señaló que Vladimir Putin advirtió que su país podría tomar medidas técnico-militares si Estados Unidos actúa para “provocar” a Rusia y aumentar la presión militar sobre el país.

Ryabkov dijo que Estados Unidos y la OTAN han rechazado la demanda clave de Rusia de garantías que impidan la expansión de la alianza a Ucrania y otras naciones ex soviéticas, y agregó que la marcada diferencia en los enfoques genera dudas sobre la posibilidad de continuar las conversaciones.

Tropas ucranianas se congresan cerca de lanzadores de proyectiles BM-21 "Grad"  durante ejercicios militares en la región de  Kherson, Ucrania- Enero 19, 2022
Tropas ucranianas se congresan cerca de lanzadores de proyectiles BM-21 "Grad" durante ejercicios militares en la región de Kherson, Ucrania- Enero 19, 2022

Mientras tanto, Rusia mantiene la presión militar en la frontera con Ucrania con el despliegue de nuevas tropas en Bielorrusia y el anuncio de las mayores maniobras navales de su historia, en víspera de una nueva ronda de negociaciones entre Moscú y Washington sobre la seguridad en Europa.

Unidades de infantería de marina llegaron hoy con su armamento habitual y su equipamiento invernal a Minsk donde fueron recibidas “con pan y sal, y el sonido de una orquesta militar”, según informó el Ministerio de Defensa.

El Kremlin respondió a las advertencias del presidente de EEUU, Joe Biden, sobre que una posible invasión de Ucrania sería un “desastre” para Rusia, con la movilización de más tropas en ejercicios a gran escala.

Moscú, que concentra más de cien mil soldados en la frontera ucraniana y podría “duplicar” esa cifra en “muy poco tiempo”, según Washington, mantiene que los ejercicios en su territorio o el de su aliado no son sinónimo de una escalada militar.

Soldados rusos desfilando durante una celebración en el campo de Carabobo
Soldados rusos desfilando durante una celebración en el campo de Carabobo

Rusia es uno de los mayores aliados políticos y comerciales del régimen de Nicolás Maduro, en el poder desde 2013.

Los lazos entre los dos países se estrecharon durante el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez y se mantienen en la Administración de Maduro, incluso cuando, en 2019, muchos países de la comunidad internacional le retiraron el reconocimiento como presidente, tras ser reelegido en unas polémicas elecciones un año antes.

Estados Unidos monitorea la presencia rusa en Venezuela desde hace tiempo. En agosto del 2020, el almirante Craig Faller, entonces comandante del Comando Sur de las Fuerzas Armadas -cuya órbita de influencia incluye al país caribeño- dijo que “la influencia rusa es la principal fuerza manteniendo a Nicolás Maduro en el poder”.

“Veo con alarma lo que Rusia está haciendo con Venezuela en términos de personal desplegado y en la diseminación de desinformación”, agregó durante una conferencia sobre América Latina del think tank Atlantic Council.

(Con información de AFP, EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR