La dictadura de Paul Kagame declaró culpable por terrorismo al héroe de la película “Hotel Ruanda”

Un tribunal de Kigali condenó a Paul Rusesabagina, de 67 años, de formar y financiar al Frente de Liberación Nacional, considerado brazo armado de su partido, el Movimiento de Ruanda por el Cambio Democrático. Su familia denuncia que es una persecución política

Paul Rusesabagina
Paul Rusesabagina

Paul Rusesabagina, ex director del hotel Mille Collines cuya historia inspiró la película “Hotel Ruanda” sobre el genocidio en Ruanda y que se convirtió en un feroz crítico contra el régimen de ese país, fue declarado culpable de “terrorismo”, anunció este lunes el tribunal de Kigali.

Fundó una organización terrorista y contribuyó económicamente a actividades terroristas”, señaló la jueza Beatrice Mukamurenzi sobre el caso de Rusesabagina por su presunto apoyo al Frente de Liberación Nacional (FLN), un grupo rebelde acusado de llevar a cabo ataques mortales en 2018 y 2019 en el país africano.

El tribunal tiene que anunciar aún la condena que le corresponde.

Rusesabagina, quien usó su prestigio para denunciar al gobernante ruandés Paul Kagame como dictador, fue detenido en agosto de 2020 cuando un avión que él creía que iba a Burundi aterrizó en Kigali. Su familia asegura que Rusesabagina fue secuestrado y subraya que los nueve cargos en su contra, incluido terrorismo, son una venganza del gobierno por sus críticas.

Rusesabagina habla con un guardia en la corte (Reuters)
Rusesabagina habla con un guardia en la corte (Reuters)

Por su parte, Kagame ha rechazado las críticas sobre el caso, diciendo que Rusesabagina estaba detenido no por su fama sino por las vidas perdidas “debido a sus acciones”.

El juicio contra Rusesabagina y otros 20 comenzó en febrero, pero el acusado, que tiene nacionalidad belga y residencia en Estados Unidos, ha boicoteado el proceso desde marzo, al señalar al tribunal de “arbitrariedad y falta de independencia”.

Estados Unidos, que otorgó a Rusesabagina la Medalla Presidencial de la Libertad en 2005, el Parlamento Europeo y Bélgica han expresado su preocupación sobre la legitimidad del juicio.

George W. Bush condecora a Rusesabagina por su protección de ciudadanos en el genocidio de Ruanda (Reuters)
George W. Bush condecora a Rusesabagina por su protección de ciudadanos en el genocidio de Ruanda (Reuters)

Testimonios contradictorios

Rusesabagina era el antiguo director del Hotel des Mille Collines de Kigali, donde alojó a cientos de huéspedes durante el genocidio que dejó 800.000 muertos, en su mayoría de etnia tutsi.

Una década más tarde, el actor estadounidense Don Cheadle interpretó a Rusesabagina, un hutu moderado, en la superproducción nominada al Oscar que llevó su historia a un público internacional.

Rusesabagina pronto se desilusionó con el nuevo gobierno dominado por los tutsis y dirigido por Kagame, el líder rebelde convertido en presidente cuyas fuerzas pusieron fin a los asesinatos masivos. Acusó a Kagame de tendencias autoritarias y abandonó Ruanda en 1996, viviendo en Bélgica y luego en Estados Unidos.

En el extranjero, utilizó su plataforma global para hacer una cruzada por el cambio político en Kigali, y desarrolló estrechos vínculos con los grupos de la oposición en el exilio.

El gobierno de Kagame acusó a Rusesabagina de apoyar al Frente de Liberación Nacional (FLN), un grupo rebelde al que se le atribuyen los atentados de 2018 y 2019 en los que murieron nueve personas. Rusesabagina negó cualquier implicación en los ataques, pero fue uno de los fundadores del Movimiento Ruandés por el Cambio Democrático (MRCD), un grupo opositor del que el FLN es considerado el brazo armado.

(Reuters)
(Reuters)

“El MRCD-FLN cometió actos de terror. El MRCD no puede separarse de los actos militares” del FLN, dijo el juez Mukamurenzi. Los fiscales dijeron en junio que Rusesabagina “alentó y dio poder a los combatientes para que cometieran esos actos terroristas”.

Pero sus coacusados dieron testimonios contradictorios sobre el nivel de implicación de Rusesabagina con el FLN y sus combatientes.

Su familia, que ha hecho campaña en todo el mundo por su liberación, afirma que Rusesabagina es un preso político y acusa a las autoridades ruandesas de torturarlo bajo custodia.

La Fundación Hotel Rwanda, que apoya a Rusesabagina, afirmó en un comunicado a principios de este mes que se trataba de un “juicio espectáculo” y que el gobierno no había aportado ninguna prueba creíble contra él.

Mientras tanto, en julio, una investigación de los medios de comunicación afirmaba que la hija de Rusesabagina, Carine Kanimba, había sido espiada con el programa malicioso Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO. Los investigadores confirmaron que un teléfono móvil perteneciente a Kanimba, de doble nacionalidad belga y estadounidense, había sido comprometido en múltiples ocasiones.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR