Australia afirmó que las represalias comerciales de China tuvieron un impacto “modesto” en la economía

El tesorero Josh Frydenberg declaró que los productos australianos encontraron nuevos destinos, pero advirtió que las empresas locales deben prepararse para nuevas tensiones con Beijing

El tesorero australiano, Josh Frydenberg (Reuters)
El tesorero australiano, Josh Frydenberg (Reuters)

Australia debe diversificar su economía para depender menos de China, su mayor socio comercial, dijo este lunes el tesorero Josh Frydenberg, al tiempo que advirtió a las empresas que se preparen para las nuevas tensiones con el régimen de Beijing.

Las relaciones de Australia con China se complicaron después de que Canberra prohibiera a Huawei su red de banda ancha 5G en 2018 y se enfriaron aún más después de que el gobierno pidiera una investigación independiente sobre los orígenes del COVID-19. Beijing respondió imponiendo aranceles a productos básicos australianos, como la cebada, el vino y las uvas.

No es ningún secreto que China ha intentado recientemente apuntar a la economía de Australia”, dijo Frydenberg en un discurso en Canberra, quien consideró que las acciones fueron una “presión política”.

No estoy minimizando el impacto de las acciones de China. Han perjudicado a industrias y regiones concretas, de forma significativa en algunos casos. Sin embargo, el impacto general en nuestra economía ha sido, hasta la fecha, relativamente modesto”, dijo Frydenberg en la Universidad Nacional de Australia. “Esto es quizá sorprendente para muchos”.

Aunque el comercio entre China y Australia cayó en unos 5.400 millones de dólares australianos (4.000 millones de dólares) en el primer semestre de 2021, en comparación con el año anterior, Frydenberg dijo que esa pérdida se había compensado en su mayor parte con un aumento de 4.400 millones de dólares australianos (3.270 millones de dólares) con el resto del mundo.

“El carbón australiano, que de otro modo habría ido a parar a China, ha encontrado compradores en otros mercados, como India, Corea del Sur y Taiwán”, dijo, y añadió que la cebada australiana había encontrado un nuevo mercado en lugares como Arabia Saudita. El gobierno chino impuso aranceles de hasta el 80% a la cebada australiana en mayo de 2020. Frydenberg dijo que Australia también tenía relaciones lucrativas con Estados Unidos, Japón y Corea del Sur. Dijo que China ocupaba el sexto lugar en cuanto a inversión extranjera directa en Australia.

El tesorero y parlamentario por el Partido Liberal dijo que, aunque sigue esperando una “relación constructiva” con China en la que ambos países se beneficien, advirtió a las empresas australianas que deben ser conscientes de que “el mundo ha cambiado”.

El presidente chino Xi Jinping (REUTERS/Jason Lee/)
El presidente chino Xi Jinping (REUTERS/Jason Lee/)

Frydenberg dijo que las empresas deben buscar nuevos mercados, que se han abierto como resultado de los recientes acuerdos de libre comercio: “El aumento de la competencia estratégica es la nueva realidad a la que nos enfrentamos, ahora y probablemente en el futuro”.

La economía australiana, de 2 billones de dólares australianos, corre el riesgo de entrar en su segunda recesión en otros tantos años, ya que sus mayores estados se encuentran en prolongados cierres de COVID-19.

A pesar de las tensiones diplomáticas, las exportaciones a China alcanzaron la cifra récord de 19.400 millones de dólares australianos en los 12 meses anteriores al 31 de julio, un 72% más que en el periodo anterior, gracias a la fuerte demanda de mineral de hierro.

(Con información de Reuters)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR