Descubrieron cuál era la clave de la antigua “puerta romana al infierno” que mataba a sus víctimas con su lago mortal

Los científicos detectaron que emanaba una nube concentrada de dióxido de carbono letal para todo el que la aspiraba. Se creía que era el portal de acceso al “inframundo” y era utilizado para sacrificios rituales de animales

Ilustración de cómo se veía la cueva en tiempos del imperio romano. (Francesco D'Andria/University of Salento)
Ilustración de cómo se veía la cueva en tiempos del imperio romano. (Francesco D'Andria/University of Salento)

Una cueva milenaria que los antiguos romanos creían que era la puerta al inframundo era utilizada como epicentro de sacrificios a los dioses. Según cuentan los escritos de la época, allí morían todos los animales que entraban, guiados por sacerdotes eunucos que parecían gozar del beneplácito de los dioses, pues ellos resultaban ilesos.

Milenios después, los científicos creen que han descubierto por qué: una nube concentrada de dióxido de carbono que sale de un lago a la entrada de la cueva asfixia a quienes lo respiran.

La cueva data de hace 2.200 años y fue redescubierta por arqueólogos de la Universidad de Salento en 2011.

Estaba ubicada en una ciudad llamada Hierápolis en la antigua Frigia, ahora Turquía, y se usaba para sacrificios de toros y otros animales conducidos a través del Plutonio, o Puerta de Plutón (para los romanos, el dios clásico del inframundo).

Mientras los sacerdotes llevaban a los toros a la arena, la gente podía sentarse en asientos elevados y ver cómo los vapores que emanaban de la puerta llevaban a los animales a la muerte.

Este espacio está lleno de un vapor tan brumoso y denso que apenas se puede ver el suelo. Cualquier animal que pase dentro se encuentra con la muerte instantánea. Tiré gorriones e inmediatamente dieron su último aliento y cayeron”, escribió el historiador griego Estrabón (64 a. C. - 24 d.C.).

Aspecto actual de las ruinas del templo. Crédito: (Francesco D'Andria/University of Salento)
Aspecto actual de las ruinas del templo. Crédito: (Francesco D'Andria/University of Salento)

Fue este fenómeno el que alertó al equipo de arqueología sobre la ubicación de la cueva. Los pájaros que volaban demasiado cerca de la entrada de la cueva se asfixiaron y cayeron muertos, lo que demuestra que, miles de años después, sigue siendo tan mortal como siempre.

La culpable es la actividad sísmica bajo tierra, según el vulcanólogo Hardy Pfanz de la Universidad de Duisburg-Essen en Alemania, quien dirigió la investigación sobre el gas de filtración de la cueva en 2018. Una fisura que corre en las profundidades de la región emite grandes cantidades de dióxido de carbono volcánico.

El equipo tomó medidas de los niveles de dióxido de carbono en la arena conectada a la cueva y descubrió que el gas, un poco más pesado que el aire, formaba un ‘lago’ que se elevaba 40 centímetros (15,75 pulgadas) por encima del suelo de la arena.

Este gas es disipado por el Sol durante el día pero es más letal al amanecer después de una noche de acumulación. La concentración alcanza más del 50 por ciento en el fondo del lago, llegando a alrededor del 35 por ciento a los 10 centímetros, lo que incluso podría matar a un humano, pero, por encima de los 40 centímetros, la concentración cae rápidamente.

Durante el día, todavía hay algo de dióxido de carbono que se extiende unos 5 centímetros, evidenciado por los escarabajos muertos encontrados por el equipo de investigación en el piso de la arena. Y dentro de la cueva, estimaron que los niveles de CO2 oscilaron entre el 86 y el 91 por ciento en todo momento, ya que ni el sol ni el viento pueden entrar.

El equipo señala en su documento que había un fuerte elemento turístico en las propiedades de la cueva. A los turistas se les podían vender animales pequeños y pájaros que podían arrojar al suelo de la arena para ser sacrificados, y en los días festivos, los sacerdotes sacrificaban animales más grandes.

“Mientras el toro estaba de pie dentro del lago de gas, con la boca y las fosas nasales a una altura de entre 60 y 90 cm, los sacerdotes grandes y adultos (galli) siempre se mantenían erguidos dentro del lago, cuidando que su nariz y boca estuvieran muy por encima del nivel tóxico del aliento de muerte hadeano”, escribió el equipo.

“Se informa que a veces usaban piedras para ser más grandes”.

Los espectadores verían toros grandes y fuertes sucumbir a los humos en cuestión de minutos, mientras que los sacerdotes permanecían fuertes y sanos, un testimonio del poder de los dioses o los sacerdotes, supuestamente.

Sin embargo, los investigadores creen que los sacerdotes eran muy conscientes de las propiedades de la gruta y su arena, y probablemente llevaron a cabo grandes sacrificios al amanecer o al anochecer en días tranquilos para obtener el máximo efecto.

Una inscripción en el sitio en honor a los dioses del inframundo Plutón y Kore. Crédito: (Francesco D'Andria/University of Salento)
Una inscripción en el sitio en honor a los dioses del inframundo Plutón y Kore. Crédito: (Francesco D'Andria/University of Salento)

También podrían haber metido la cabeza dentro o entrar en la cueva misma en las ceremonias del mediodía para demostrar su propia potencia, conteniendo la respiración para sobrevivir.

Pero la presencia de lámparas de aceite también sugiere que los sacerdotes se acercaban a la cueva por la noche, según el investigador que la encontró, Francesco D’Andria.

Independientemente de cómo llevaran a cabo sus ceremonias, el descubrimiento podría ayudar a revelar la ubicación de otros campos semajantes mediante el estudio de la actividad sísmica.

SEGUIR LEYENDO