El papa Francisco le dio el pésame a la reina Isabel II tras la muerte de su marido, el duque Felipe de Edimburgo

El Sumo Pontífice destacó del príncipe su “devoción por su matrimonio” con la soberana y por su familia, su “récord de servicio público” y su compromiso con “la educación y el progreso de las futuras generaciones”

El papa Francisco (EFE/Maurizio Brambatti/Archivo)
El papa Francisco (EFE/Maurizio Brambatti/Archivo)

El papa Francisco trasladó sus condolencias a la reina Isabel II de Inglaterra por la muerte de su marido, el duque de Edimburgo, de quien destacó su “récord de servicio público”, informó la Santa Sede en un comunicado.

El pontífice dio el pésame a la monarca en un telegrama enviado al Palacio de Buckingham en su nombre, como es habitual, por el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

Entristecido al saber de la muerte de su marido, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, su santidad el papa Francisco ofrece sus sentidas condolencias a su majestad y a los miembros de la Familia Real”, se lee en la misiva.

El pontífice destaca del príncipe su “devoción por su matrimonio” con la soberana y por su familia, su “récord de servicio público” y su compromiso con “la educación y el progreso de las futuras generaciones”. Y bendijo a todos los que han sufrido esta pérdida.

En abril de 2014, Francisco recibió en el Vaticano a la reina de Inglaterra, cabeza de la Iglesia anglicana, y a su marido, catorce años después del último viaje de estos a Roma, en el 2000 para reunirse con el entonces papa Juan Pablo II.

El duque de Edimburgo, el príncipe Felipe. EFE/EPA/KAREL PRINSLOO/Archivo
El duque de Edimburgo, el príncipe Felipe. EFE/EPA/KAREL PRINSLOO/Archivo

El príncipe Felipe murió este viernes a los 99 años. Había sido hospitalizado recientemente y sometido a una intervención cardíaca.

Con profundo dolor, su majestad, la Reina, anuncia la muerte de su amado esposo, su alteza real, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo”, afirmó un comunicado del Palacio de Buckingham. “Su alteza real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor”, precisó.

Indicó: “La Familia Real se une a las personas de todo el mundo para lamentar su pérdida”, y luego informó: “Se harán más anuncios a su debido tiempo”.

Los medios de comunicación británicos se hicieron eco de la noticia rápidamente y lo reflejaron en sus portadas. “Felipe ha muerto”; “El duque de Edimburgo murió a los 99 años” y “Buenas noches, Felipe” fueron algunos de los títulos que la prensa dedicó al anuncio del deceso. La BBC, cadena pública de televisión, interrumpió su programación habitual para informar con pesar el fallecimiento del Duque.

El príncipe Felipe murió tras haberse convertido en el consorte monárquico más longevo de la Corona británica, con más de 70 años junto a la reina Isabel II. Estuvo siempre a la sombra de su esposa, con gran lealtad y una propensión a mostrarse poco respetuoso de lo políticamente correcto. “Es mejor desaparecer que alcanzar la fecha de caducidad”, había dicho hace unos años con su particular sentido del humor.

La reina Isabel II de Inglaterra y su esposo, el duque de Edimburgo, en la Cámara de los Lores, en Londres (REUTERS/Oli Scarff/Archivo)
La reina Isabel II de Inglaterra y su esposo, el duque de Edimburgo, en la Cámara de los Lores, en Londres (REUTERS/Oli Scarff/Archivo)

Si su esposa, que llegó al trono en 1952, batió todos los récords de longevidad como monarca, Felipe fue el consorte que más años ostentó ese honor. Lo era desde 2009, cuando superó a Carlota, la esposa de Jorge III. “Es mi roca. Ha sido mi fuerza y mi sostén”, dijo una vez la Reina, poco proclive a hacer demostraciones de cariño en público.

En 2017 se retiró de las actividades públicas tras haber participado en más de 22.000 actos oficiales, pero su principal valor fue ser “el único hombre del mundo en tratar a la reina como un ser humano, de igual a igual”, explicó una vez Lord Charteris, ex secretario privado de la monarca.

Alto y tieso, siempre detrás de la reina, como exige el protocolo, Felipe asumió con mejor o peor disposición su papel de secundario.

Según admitió, le hicieron falta años de aprendizaje para encontrar su lugar a la sombra de Isabel II y en el corazón de los británicos, pero luego disfrutó de un alto índice de popularidad, al igual que su esposa.

SEGUIR LEYENDO: