Italia: dueños de restaurantes y hoteles desafían las restricciones por el COVID-19 y vuelven a abrir

Un grupo de comerciantes se preparaba este miércoles para violar las prohibiciones del gobierno y exigir más ayuda económica por la pandemia. En el país del sur de Europa la actividad gastronómica está suspendida hasta al menos el 30 de abril

La gente enfrenta a la policía mientras los dueños de restaurantes se manifiestan por las restricciones de la pandemia de COVID-19 a las empresas, en Roma, Italia, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Yara Nardi
La gente enfrenta a la policía mientras los dueños de restaurantes se manifiestan por las restricciones de la pandemia de COVID-19 a las empresas, en Roma, Italia, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Yara Nardi

En Italia, el movimiento “Io Apro” (“Yo abro”) de los comerciantes está cobrando fuerza. Después de manifestarse el martes desde Milán hasta Palermo, los propietarios de restaurantes y bares, cuya actividad está suspendida al menos hasta el 30 de abril, continuarán su movilización. A partir del miércoles 7 de abril, muchos de ellos reabrirán sus establecimientos para instar al gobierno a que les conceda más ayudas económicas y alivie las restricciones.

En el corazón de Roma, frente a la Cámara de Diputados, se reunieron un centenar de manifestantes para reclamar libertad y trabajo. En la protesta se respiraba una sensación de exasperación que podría ser el preludio de revueltas cada vez más violentas contra las autoridades políticas.

Los propietarios de restaurantes chocan con la policía por las restricciones de COVID-19 a las empresas, en Roma, Italia, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Yara Nardi
Los propietarios de restaurantes chocan con la policía por las restricciones de COVID-19 a las empresas, en Roma, Italia, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Yara Nardi

Giancarlo es el propietario de un hotel y un restaurante situados cerca de la Fontana di Trevi. Sus establecimientos, cuya clientela es en un 93% extranjera, llevan más de un año cerrados: “¡Nos dan migajas! Tengo un hotel por el que pago 500.000 euros al año y he recibido 50.000 euros de ayuda. Había planeado reabrir en abril. Draghi y sus amigos dijeron “no”. Los “todopoderosos” quieren matar de hambre a Italia para comprar nuestras empresas a precio bajo. Este virus es una comedia”.

Los propietarios de restaurantes se pelean con la policía por las restricciones de COVID-19 a las empresas, en Roma, Italia, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Yara Nardi
Los propietarios de restaurantes se pelean con la policía por las restricciones de COVID-19 a las empresas, en Roma, Italia, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Yara Nardi

Elena, propietaria de un pequeño restaurante ecológico, es una de las comerciantes que, bajo el liderazgo del movimiento “Io Apro” (“Yo abro”), violará las prohibiciones del gobierno, a partir de este miércoles. “El año pasado obtuvimos dos subvenciones de 600 euros. Desde entonces, no hemos recibido nada. Así que vamos a reabrir. Tienen que escucharnos”, afirma Elena.

Según las estimaciones de las asociaciones del sector, a día de hoy, el 30% de los hoteleros italianos están en riesgo de quiebra.

Nota publicada originalmente en RFI.

SEGUIR LEYENDO: