El OIEA informó que el régimen de Irán puso en marcha centrifugadoras avanzadas en Natanz, un nuevo incumplimiento del acuerdo nuclear

El instrumento firmado en Viena en 2015 no permite a Teherán usar herramientas de esa naturaleza, recordó el organismo de las Naciones Unidas, que días atrás había remarcado que la cantidad de uranio desarrollada supera ahora en 12 veces el límite autorizado

La planta de Natanz se encuentra ubicada en el centro de Irán (EFE/Abedin Taherkenarh)
La planta de Natanz se encuentra ubicada en el centro de Irán (EFE/Abedin Taherkenarh)

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó este miércoles que el régimen de Irán comenzó a poner en funcionamiento las “centrifugadoras avanzadas” que habían sido desplazadas a un sector subterráneo de la planta de Natanz, el principal centro de enriquecimiento de uranio.

De conformidad con el acuerdo nuclear firmado en Viena en 2015, Teherán no está autorizado a utilizar centrifugadoras, el método más usual para el enriquecimiento de uranio, tan perfeccionadas.

En un informe publicado la semana pasada, el organismo de las Naciones Unidas informó sobre la mudanza de las centrifugadoras tras una explosión en otra instalación, calificada de “sabotaje” por la República Islámica.

Desde mayo de 2019, Irán fue abandonando gradualmente sus compromisos en respuesta a la retirada estadounidense del acuerdo firmado en Viena, en 2015, y al restablecimiento de las sanciones por parte de la administración del presidente Donald Trump.

Según el último informe del OIEA, la cantidad de uranio levemente enriquecido supera ahora en 12 veces el límite autorizado. El acuerdo permite a Teherán seguir usando 5.060 centrifugadoras de primera generación, de una capacidad menor, aunque limita el almacenamiento del uranio enriquecido a un máximo 300 kilos.

Fue después de leer este documento que Donald Trump habría sondeado a altos funcionarios estadounidenses sobre la posibilidad de “actuar” contra un sitio nuclear iraní, probablemente Natanz, según informó el diario The New York Times esta semana.

Rafael Grossi, titular del OIEA (EFE/EPA/Omer Messinger)
Rafael Grossi, titular del OIEA (EFE/EPA/Omer Messinger)

Los asistentes a la reunión, entre ellos el vicepresidente, Mike Pence; el secretario de Estado; Mike Pompeo; el nuevo secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, y el jefe del Estado Mayor, general Mark Milley, disuadieron al presidente de efectuar un ataque militar ante el riesgo de que degenerara rápidamente en un conflicto más amplio, afirmó el periódico neoyorquino.

Tras estas informaciones, el portavoz del régimen iraní, Ali Rabií, dijo que cualquier acción militar contra su país sería recibida con “una respuesta aplastante”.

Cuando se le preguntó sobre el tema, el titular del OIEA, Rafael Grossi, se negó a especular sobre cualquier posible escenario: “No hemos recibido ninguna información”.

El jefe del OIEA también volvió a visitar el lugar sospechoso del distrito de Turquzabad en Teherán, denunciado en el pasado por el gobierno israelí como escenario de actividades atómicas secretas.

El organismo pidió recientemente “una explicación completa y rápida a Irán sobre la presencia de partículas de uranio antropogénico (resultantes de actividades humanas)”. “Lo que nos dicen, desde un punto de vista técnico, no se sostiene”, explicó Rafael Grossi. “Tienen que explicarnos por qué encontramos lo que encontramos”.

El régimen iraní sigue incumpliendo el acuerdo nuclear
El régimen iraní sigue incumpliendo el acuerdo nuclear

“De lo contrario tenemos que preocuparnos sobre el contenido y el alcance de lo que nos cuentan (los iraníes)”, advirtió el argentino.

La delegación norteamericana criticó en el pleno de la Junta como “absolutamente inaceptable” que Irán no haya resuelto en casi dos años el origen de estas trazas fisibles.

Por su parte, Irán confirmó que comenzó a inyectar gas en una cadena de centrifugadoras avanzadas. El representante persa ante el OIEA, Kazem Gharibabadi, señaló que la agencia internacional verificó hace cuatro días ese paso dado por Teherán.

“Irán comenzó a introducir (gas hexafluoruro de uranio) UF6 en la cascada recientemente instalada de 174 centrifugadoras IR-2m en la planta de enriquecimiento de combustible en Natanz”, escribió Gharibabadi en su cuenta de Twitter.

Las centrifugadoras son el método más usual para enriquecer uranio en estado gaseoso (el hexafluoruro). Funcionan separando los isótopos de U235, presentes sólo en menos del 1% del uranio natural y necesarios para una fisión sustentable, del más masivo U238. El uranio levemente enriquecido es aquel al que se le ha elevado su presencia de U235 a un porcentaje entre el 2 y el 5% y es utilizado en las centrales nucleares; los motores de propulsión, como los usados por submarinos, requieren de un uranio enriquecido al 20% y las armas nucleares precisan un enriquecimiento superior al 80%. Por esta razón los estándarse de no proliferación limitan un enriquecimiento superior.

Conforme a lo establecido en el acuerdo nuclear, Irán utilizaba hasta ahora solamente las centrifugadoras IR-1, de primera generación, para enriquecer uranio a un nivel máximo de 3,67% de U235.

En su último informe sobre Irán, emitido la semana pasada, los inspectores de la ONU explicaron que los iraníes han comenzado con la instalación de una cascada de centrifugadoras del tipo IR-4, más moderna aún, aunque todavía no las de tipo IR-6.

Una imagen satelital de la planta de Natanz (Maxar Technologies/via REUTERS)
Una imagen satelital de la planta de Natanz (Maxar Technologies/via REUTERS)

Según recientes cálculos del Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional (ISIS) de Washington, las tres cascadas con máquinas del tipo IR2m, IR-4 e IR-6 aumentarían la capacidad iraní de enriquecimiento de uranio en casi un 50 %.

El mismo instituto estima en un análisis sobre el último informe del OIEA, que Irán necesitaría ahora menos de seis meses para hacerse con suficiente uranio enriquecido para dos bombas.

Las autoridades iraníes esperan que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, regrese al acuerdo nuclear -auspiciado bajo el gobierno de Barack Obama- y levante la política de “presión máxima” impuesta por Trump.

Al respecto, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, dijo hoy en una entrevista a un diario estatal que Estados Unidos puede con facilidad volver al pacto nuclear pero “no está en posición de poner condiciones”. “Si Estados Unidos cumple con sus obligaciones en virtud de la resolución 2231 (de la ONU), nosotros cumpliremos con nuestros compromisos del JCPOA”, aseveró.

Con información de AFP y EFE

Seguir leyendo:

El número dos de Al Qaeda fue abatido en Irán

Cómo es el complejo nuclear de Irán, tras el anuncio de ampliación del stock de uranio enriquecido


MAS NOTICIAS