El político de 75 años acompaña a Mugabe desde los inicios de la República de Zimbabwe y es famoso por su crueldad
El político de 75 años acompaña a Mugabe desde los inicios de la República de Zimbabwe y es famoso por su crueldad

Emmerson Mnangagwa huyó de Zimbabwe a principios de noviembre tras ser destituido como vicepresidente por el dictador Robert Mugabe, una movida que se cree estuvo digitada por la esposa del mandatario, Grace, para convertirse en sucesora del régimen.

Pero el ejército y el partido gobernante Zanu-PF se movilizaron la semana pasada para derrocar al presidente Mugabe, tras una temporada de 37 años en el poder, y luego de detenerlo y con amenazas de impeachment de parte del parlamento forzaron su renuncia.

Mnangawa entonces retornó triunfalmente a Zimbabwe, en el sur de África, fue recibido por una multitud y juró este viernes como el nuevo presidente del país africano.

¿Pero quién es este hombre alguna vez cercano a Mugabe y apodado el "cocodrilo"?

Mnangagwa junto a Grace Mugabe, esposa del dictador y principal rival en política hasta ahora (Reuters)
Mnangagwa junto a Grace Mugabe, esposa del dictador y principal rival en política hasta ahora (Reuters)

La lucha, Mugabe y el "equipo Lacoste"

El político de 75 años nació en 1942 y se destacó en la guerra civil que significó el fin de Rhodesia, controlada por una minoría blanca, y el surgimiento de la República de Zimbabwe y el gobierno de Mugabe en 1980.

Fue detenido 1965 por el gobierno de Rhodesia y en la cárcel comenzó a estudiar abogacía, tras lo cual tomó contacto con Mugabe, también detenido pero en rápido ascenso político.

Desde entonces ha sido un colaborador cercano del ex presidente, combatió en la guerra y ocupó luego los cargos de ministro de Seguridad, Justicia, Finanzas y Defensa, siempre manteniendo fuertes lazos  con las Fuerzas Armadas.

Por su rol en cuestiones de seguridad, su astucia y su crueldad, se hizo conocido como "el cocodrilo", aunque hay quienes sostienen que el seudónimo proviene del grupo militante del mismo nombre que fundó en los inicios de la guerra civil, que duró entre 1964 y 1979.

Sus colaboradores personales son conocidos como el "Equipo Lacoste", por la marca de ropa francesa que comparte el símbolo de un cocodrilo, destacó un reciente artículo de Sky News.

Robert Mugabe, el nonagenario dictador que estuvo 37 años al frente de Zimbabwe (Reuters)
Robert Mugabe, el nonagenario dictador que estuvo 37 años al frente de Zimbabwe (Reuters)

La masacre de los ndebele

Mnangagwa está sospechado de ordenar la masacre de Gukurahundi sobre civiles de la etnia ndebele, considerados disidentes por parte de los shona, mayoritarios, debido a su apoyo al ex aliado y entonces rival de Mugabe, Joshua Nkomo.

Entre 1983 y 1984 se cree que al menos 1.200 ndebele fueron asesinados, según datos de la Cruz Roja, aunque una comisión de la Iglesia Católica pone el estimado entre 2.000 y 8.000 masacrados, y autoridades locales de la etnia denuncian entre 20.000 y 30.000 muertos en sus filas.

Esta matanza fue llevada a cabo por la Quinta Brigada del Ejército Nacional de Zimbabwe, entrenada y equipada por Corea del Norte tras un acuerdo firmado en 1980 entre Mugabe y el entonces líder norcoreano, Kim Il Sung.

Seguidores de Mnangagwa esperan su llegada a la capital Harare. El cocodrilo es el símbolo del ex vicepresidente, conocida por su astucia y crueldad (Reuters)
Seguidores de Mnangagwa esperan su llegada a la capital Harare. El cocodrilo es el símbolo del ex vicepresidente, conocida por su astucia y crueldad (Reuters)

Pero Mnangagwa siempre negó las acusaciones indicando que la masacre fue cometida por decisión de los oficiales de la Quinta Brigada, que respondía a Mugabe, y no suya, de acuerdo al periódico británico The Independent.

La lealtad a Mugabe

De cualquier manera su lealtad hacia Mugabe, hasta ahora, fue total y ayudó al dictador en sus peores momentos comandando las campañas de represión a disidentes, y generando a la par una gran fortuna personal presuntamente basada en el comercio de diamantes.

Pero la relación con su mentor no fue siempre fácil.

En 2007 un grupo de militares intentó un frustrado golpe de Estado contra Mugabe, alegando que ofrecerían la presidencia a Mnangagwa de tener éxito, aunque éste lo negó y calificó al plan de "estúpido".

Mugabe da un discurso en 1984, en los inicios de su gobierno al mando de Zimbabwe (AFP
Mugabe da un discurso en 1984, en los inicios de su gobierno al mando de Zimbabwe (AFP

"Su historial es lamentable"

A principios de la década de 2000 su nombre apareció en una lista de sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea por su bloqueo al desarrollo democrático en Zimbabwe y su explotación ilegal de recursos naturales del Congo, según indicó el think tank Atlantic Council.

A pesar de todo Mnangagwa es visto como una figura pragmática con la capacidad de trabajar en conjunto con las diferentes fuerzas en Zimbabwe, y antes de asumir ya hizo llamados a la comunidad internacional para asistir en la complicada situación económica del país.

"Su historial es lamentable", dijo el ex secretario de Exteriores del Reino Unido, Malcolm Rifkind, a Sky. "Pero una transición pacífica sería un avance. Si espera tener éxito debe persuadir a la comunidad internacional a que lo ayude en materia financiera y comercial, pero también debe mostrar que está dispuesto a incluir a la oposición", agregó.

Tropas del ejército de Zimbabwe ocupan las calles un día antes de la jura de Mnangagwa como presidente. El político fue siempre el vínculo de Mugabe con las fuerzas armadas (AFP)
Tropas del ejército de Zimbabwe ocupan las calles un día antes de la jura de Mnangagwa como presidente. El político fue siempre el vínculo de Mugabe con las fuerzas armadas (AFP)

La "nueva democracia"

"Asistimos al inicio de una nueva democracia", lanzó por su parte Mnangagwa ante cientos de personas reunidas el miércoles delante de la sede del partido gobernante, el Zanu-PF, tras lo cual llamó a "todos los zimbabuenses a trabajar juntos", prometiendo ser "el servidor del pueblo" y asegurando que quiere "el crecimiento de nuestra economía y empleos".

Al respecto un editorial en el periódico zimbabwense NewsDay recomendó el jueves a Mnangagwa que busque un gobierno de coalición ya que "fue parte del fallido régimen hasta hace dos semanas y podría no ser el hombre indicado para el cargo, dados los errores políticos y económicos del pasado".

"Deberá hacer milagros para rechazar estas críticas y revivir una economía hundida", agregó.

LEA MÁS: