El mes no ayuda en la Isla de Guernsey, en la que se vive un invierno frío, ventoso y con lluvias. Situada en e Canal de la Mancha, la capital St. Peter Port es considerada como una de las ciudades portuarias más atractivas de Europa.

El invierno azota a Guernsey. Una estación en la que los días son largos, fríos, mojados y con mucho viento, característica que se mantiene durante todo el año. Según informa el sitio climatológico "Weatherspark", este período suele durar cuatro meses, desde el 30 de noviembre al 1 de abril, fechas en donde la temperatura ronda en 11°C.

La temporada de más precipitaciones en la isla se une al frío. Tormentas que pueden prolongarse entre cuatro y cinco meses desde octubre hasta marzo con probabilidades de más del 29 % de que llueva cada día.