EEUU condenó el desvío forzoso de un avión comercial a Bielorrusia para detener a un opositor y exigió su liberación inmediata

El dictador Lukashenko hizo aterrizar en Minsk un vuelo de Ryanair que iba de Grecia a Lituania para arrestar periodista Roman Protasevich, que informó activamente sobre las protestas y represión del año pasado

 Alexander Lukashenko, el dictador de Bielorrusia
Alexander Lukashenko, el dictador de Bielorrusia

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, “condenó enérgicamente” al gobierno de Bielorrusia por interceptar y hacer aterrizar en Minsk un vuelo de la aerolínea Ryanair en el que viajaba un activista opositor y que iba de Grecia a Lituania.

Estados Unidos “condena enérgicamente el desvío forzoso de un vuelo entre dos estados miembros de la UE y la posterior deportación y arresto del periodista Roman Protasevich en Minsk. Exigimos su liberación inmediata”, dijo Blinken en un comunicado.

“Este impactante acto perpetrado por el régimen de Lukashenko puso en peligro la vida de más de 120 pasajeros, incluidos ciudadanos estadounidenses”.

“Informes iniciales que sugieren la participación de los servicios de seguridad bielorrusos y el uso de aviones militares bielorrusos para escoltar el avión son profundamente preocupantes y requieren una investigación completa”, señaló.

La televisión estatal bielorrusa informó que Roman Protasevich, un bloguero opositor de 26 años exiliado en Polonia, había sido detenido en Minsk después que el vuelo FR4978 fuera desviado de su ruta Atenas-Vilna, aparentemente por motivos de seguridad.

Tras aterrizar en Vilna varias horas después de lo programado, sin Protasevich, algunos pasajeros describieron haber visto al bloguero nervioso mientras el vuelo se desviaba hacia Bielorrusia.

El bloguero y activista de la oposición Roman Protasevich, arrestado tras el desvío del vuelo . Imagen tomada el 10 de abril de 2017. REUTERS/Stringer
El bloguero y activista de la oposición Roman Protasevich, arrestado tras el desvío del vuelo . Imagen tomada el 10 de abril de 2017. REUTERS/Stringer

El aeropuerto de Minsk emitió un comunicado anteriormente diciendo que el avión debió hacer un aterrizaje de emergencia a las 12H15 luego de un alerta de bomba.

El servicio de prensa del presidente, Alexander Lukashenko, dijo en Telegram que había dado la orden de desviar el vuelo y que un caza Mig-29 acompañara al aparato.

Blinken agregó que Estados Unidos está “con el pueblo bielorruso en sus aspiraciones de un futuro libre, democrático y próspero y apoya su llamado para que el régimen respete los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

Los mandatarios de la Unión Europea (UE), que urgió a Minsk a permitir que “todos los pasajeros” pudieran continuar su viaje, abordarán el incidente y “posibles sanciones” durante una cumbre el lunes, indicó un portavoz del Consejo Europeo.

Varios países del bloque como Alemania, y Lituania denunciaron los hechos, que el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, calificó de “terrorismo de Estado” y para los que pidió “sanciones inmediatas”.

Francia convocó al embajador bielorruso en París. Y el Reino Unido, que ya no forma parte de la UE, también advirtió al presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, que se expone a “graves consecuencias”.

La OTAN, por su parte, pidió una “investigación internacional” por este “incidente grave y peligroso”, indicó su secretario general, Jens Stoltenberg.

Lukashenko se enfrentó en 2020 a un histórico movimiento de protestas que reunieron durante varias semanas a decenas de miles de personas en Minsk y otras ciudades de este país de unos 9,5 millones de habitantes. Pero la movilización fue perdiendo fuelle ante las detenciones masivas, la violencia policial que ha dejado al menos cuatro muertos, el continuo acoso judicial y las fuertes condenas a prisión a activistas y periodistas.

En noviembre, los servicios de seguridad bielorrusos (KGB), herederos del período soviético, incluyeron a Protasevich, de 26 años, y al fundador de Nexta, Stepan Putilo, en una lista de “individuos implicados en actividades terroristas”.

El año pasado miles de personas se manifestaron durante semanas por el fraude electoral en las presidenciales
El año pasado miles de personas se manifestaron durante semanas por el fraude electoral en las presidenciales

El actual redactor jefe de Nexta, Tadeusz Giczan, aseguró que agentes del KGB bielorruso estaban a bordo del aparato. “Cuando el avión entró en el espacio aéreo bielorruso, los agentes del KGB originaron una pelea con el personal de Ryanair”, asegurando que había una bomba a bordo, según Giczan.

Una portavoz de los aeropuertos lituanos dijo a la AFP que recibió como primera explicación por parte del aeropuerto de Minsk un conflicto entre pasajeros y la tripulación. Según las imágenes del sitio web especializado flightradar24, el Boeing fue interceptado justo antes de la frontera con Lituania, país de la UE.

El medio Nexta, fundado en 2015, desempeñó un papel clave en la reciente ola de protestas contra la reelección en 2020 de Lukashenko, en el poder desde 1994, difundiendo consignas y compartiendo fotos y videos de las manifestaciones y de la represión.

La opositora bielorrusa en el exilio en Lituania, Svetlana Tijanóvskaya, condenó inmediatamente la detención de Protasevich y aseguró que el activista se enfrentaba a la “pena de muerte”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR