Sophia Weaver padecía un raro síndrome denominado Rett(Foto: Intagram – Natalie Wevaer)
Sophia Weaver padecía un raro síndrome denominado Rett(Foto: Intagram – Natalie Wevaer)

Una niña con daño cerebral, que fue atacada en redes sociales debido a sus deformidades en el rostro, murió a los 10 años de edad.

Sophia Weaver vivía con sus padres y sus hermanos en Carolina del Norte, Estados Unidos y desde su gestación se le detectó el síndrome de Rett, un raro trastorno genético neurológico y del desarrollo, que afectó la formación de su cerebro provocando la disminución del lenguaje y la respiración.

De acuerdo con lo publicado por el medio Independent, el caso de la pequeña Sophia adquirió mayor relevancia después de que sufriera acoso en redes sociales, luego de que un usuario publicara una imagen de la menor, durante sus  visitas a los hospitales, pues a su corta edad fue sometida a 20 cirugías que le permitieran seguir viviendo.

En sus 10 año a la menos se le realizaron 20 cirugías (Foto: Intagram – Natalie Wevaer)

"Está bien pensar que todos los niños son importantes, sin embargo, muchos de ellos no hacen la prueba de amnio. (Debe ser una prueba obligatoria y si resulta negativa y la mujer no quiere abortar, entonces todos las facturas acumuladas después de eso están en ella y el padre ", escribió el usuario de Twitter.

Ante los hechos la madre de Sophia, Natalie Weaver, señaló la falta de acción de Twitter.

Consternada y muy indignada, la madre de la pequeña recriminó la poca acción de la red social, pero sobre todo no reconocer en sus políticas el odio en contra de las personas con discapacidad.

Después de la polémica que surgió en las red social, en donde diversos usuarios defendieron la postura de la madre, la plataforma eliminó el tuit y el cartel, sin embargo los ataques en contra de la familia Weaver continuaron.

Sophia fue una niña muy querida por sus padres (Foto: Intagram – Natalie Wevaer)
Sophia fue una niña muy querida por sus padres (Foto: Intagram – Natalie Wevaer)

La dolorosa experiencia que vivió la familia provocó que los padres de Sophia decidieran abrir una fundación para ayudar a familias que se encuentran en situaciones similares, además de buscar defender a los niños con discapacidades en memoria de su hija.

"Una vez que nos liberemos de este dolor devastador continuaremos ayudando a otros en su memoria", dijo Natalie Weaver en una publicación de Instagram el pasado viernes.