Hazel, el único huracán categoría 4 que ha tocado Carolina del Norte, fue tan devastador que retiraron su nombre de la lista para futuras tormentas en el hemisferio norte.

Las Carolinas tienen memorias nefastas de huracanes categoría 4.  Hazel entró en Carolina del Norte el 15 de octubre de 1954.  En Carolina del Sur los recuerdos están más frescos: Hugo tocó tierra la madrugada del 22 de septiembre de 1989.

La mañana de aquel 15 de octubre de 1954 había 357 cabañas en Long Beach, Carolina del Norte. Al día siguiente quedaban en pie sólo cinco, y las cinco tenían daños severos.

Las olas eran de cuatro metros de altura.

Carolina del Norte tras el azote de Hazel (Foto: Art Newton/Cortesía Punk Spencer)
Carolina del Norte tras el azote de Hazel (Foto: Art Newton/Cortesía Punk Spencer)

En ese estado, el huracán mató a 19 personas, dejó 200 heridos, destruyó 15 mil casas y dañó otras 39 mil.  Pero antes de disiparse luego de su errático recorrido hasta Canadá, donde se fundió con una tormenta invernal, Hazel había dejado sin vida a 600, incluyendo 400 en Haití.

La diferencia fundamental y más preocupante entre Hazel y Florence es que Hazel atravesó Carolina del Norte en seis horas, y Florence, de acuerdo con los pronósticos, estará moviéndose tan lentamente después que toque tierra que se espera que permanezca en el estado entre viernes y domingo.

Parecerá increíble, pero sólo 12 horas después de haber tocado tierra, Hazel había llegado a Buffalo, Nueva York.

Los daños para Carolina del Norte se calcularon entonces en USD 136 millones, que hoy serían el equivalente a unos USD 10 mil millones.

Una de las fotos más difundidas de los danos causados por Hugo en Carolina del Sur
Una de las fotos más difundidas de los danos causados por Hugo en Carolina del Sur

En el caso de Carolina del Sur, cuando Hugo entró por el norte de Charleston, en Isla de Palmas, tenía vientos sostenidos de más de 225 kilómetros por hora, y rachas de 257 kilómetros por hora.

La devastación también fue colosal: 27 muertos, y cerca de 100 mil personas quedaron sin hogar.

Para tener una idea de cómo se han agravado las cosas en poco tiempo, sirven los datos del desastre que Hugo dejó a su paso.  En aquel momento, con daños totales de USD 7 mil millones en Estados Unidos y Puerto Rico, quedó registrado como la tormenta más costosa de la historia para este país.

Hoy Hugo aparece con el número 17 en esa lista.

Las casas de las zonas costeras de las Carolinas se construyen en terrenos más altos y con materiales más fuertes, pero eso no las hace resistentes a grandes huracanes, le dijo hace ya más de una década al Canal 5 WRAL-TV de Raleigh el historiador de huracanes Jay Barnes.

Y ahora viven más personas en las mismas áreas.

HAZEL EN CAROLINA DEL NORTE

HUGO EN CAROLINA DEL SUR

MÁS SOBRE ESTE TEMA: