“Estaban en mal estado, uno de ellos casi inconsciente”, dijo el capitán de la policía que los rescató cuando viajaba de paseo en su bote
“Estaban en mal estado, uno de ellos casi inconsciente”, dijo el capitán de la policía que los rescató cuando viajaba de paseo en su bote

Tres balseros cubanos, uno de ellos semi inconsciente, salvaron la vida el fin de semana gracias a un precario neumático inflado y a un capitán de la policía de los cayos del sur de la Florida y sus amigos, que ese día salieron de paseo a Dry Tortugas, más de 70 millas al oeste de Cayo Hueso.

Los tres hombres estaban a la deriva aferrados al neumático, fueron rescatados a 40 millas de tierra firme y aseguraron que llevaban cuatro días en el agua.

"Estaban en malas condiciones", le dijo a The Miami Herald el capitán Don Hiller, de la policía de los cayos, que estaba fuera de servicio. "Deshidratados y con severa exposición al sol. Uno de ellos se tiró en la cubierta y empezó a llorar".

El capitán de la policía de los cayos del sur de la Florida Don Hiller y sus amigos vieron un extraño punto negro en el horizonte, navegaron hacia allí y los rescataron
El capitán de la policía de los cayos del sur de la Florida Don Hiller y sus amigos vieron un extraño punto negro en el horizonte, navegaron hacia allí y los rescataron

Hubo que apurarse para ponerlos rápidamente en manos de paramédicos de la Guardia Costera en Cayo Hueso, explicó Hiller, porque se avecinaban tormentas.

Los paramédicos esperaron en la costa, les dieron los primeros auxilios de emergencia y los llevaron al Lower Keys Medical Center, del propio Cayo Hueso.

Dos de los hombres fueron dados de alta el lunes, pero el otro siguió en el hospital.

Lo primero que vio el capitán Hiller fue un extraño punto en el horizonte, según contó al diario. Uno de sus amigos iba en otro bote, y ambos decidieron tomar rumbo a la dirección del punto hasta que se acercaron lo suficiente para reconocerlos.

Antes de dejar la Casa Blanca, el presidente Obama derogó la política de "pies secos, pies mojados", que permitía a los balseros cubanos quedarse en Estados Unidos si de una forma u otra llegaban a tierra. Pero el hecho de haber sido llevados a un hospital podría ser el primer paso para que consigan regularizar su estatus migratorio.