Chelsea Manning (AP)
Chelsea Manning (AP)

El soldado Manning, quien cumple una condena de 35 años de cárcel por haber filtrado miles documentos clasificados de la inteligencia militar de Estados Unidos a la organización WikiLeaks, finalmente accederá a la cirugía de cambio de sexo.

Poco después de su sentencia, el entonces Bradley Manning anunció que empezaría a vivir como una mujer, informó la BBC Mundo. Su condición es conocida como disforia de género, en la que la identidad sexual de la persona no coincide con el sexo asignado al nacer.

En 2015, las autoridades de la prisión aprobaron un tratamiento hormonal. Posteriormente, los psicólogos recomendaron que recibiera cirugía de transición de género, comúnmente conocida como cambio de sexo.

Pero en julio de este año, ante la falta de respuestas, se conoció que Chelsea Manning había intentado suicidarse. Sus abogados dijeron que el motivo era la negativa del Gobierno de ofrecerle el tratamiento adecuado.

“Afortunadamente, el Gobierno reconoció su obligación constitucional”

Y el viernes pasado, Manning inició una huelga de hambre por las mismas razones, que luego interrumpió cuando el Ejército accedió a darle la cirugía, según la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés).

"Un día monumental"

"Este es un día monumental para Chelsea, que ahora puede gozar de algo de paz sabiendo que pronto tendrá el cuidado médico crítico que necesita", declaró Chase Stangio, abogado de la ACLU.

Bradley Manning
Bradley Manning

"Afortunadamente, el Gobierno reconoció su obligación constitucional", añadió.

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos ya había levantado el veto a las personas transgénero en sus filas.

Sin embargo, ningún recluso ha recibido tratamiento quirúrgico para cambio de sexo mientras está en prisión, señaló la ACLU.

Chelsea, que fue arrestada como Bradley Manning, se encuentra en una cárcel militar exclusivamente masculina en Fort Leavenworth, Kansas, cumpliendo la sentencia de 35 años.

En 2013, un tribunal militar la encontró culpable de pasar más de 700.000 archivos secretos a la organización "soplona" WikiLeaks, cuando trabajaba como analista de inteligencia en Irak.

Los archivos filtrados incluyen documentos, videos, cables diplomáticos e informes del campo de batalla.

Entre los archivos que más llamaron la atención, se encuentra el video tomado por un helicóptero Apache de Estados Unidos, en 2007, que dispara un misil contra insurgentes iraquíes sospechosos que mató a más de una decena de personas, incluyendo dos empleados de la agencia noticiosa Reuters.

En su momento, el caso Manning fue considerado la más grande brecha en la seguridad de material clasificado en la historia de Estados Unidos.